Los hombres que más colaboran en casa tienen menos sexo

hombre colaborando

Me han llamado la atención los resultados de un estudio norteamericano llamado “Igualdad, tareas del hogar y frecuencia sexual en el matrimonio”.

Este estudio afirma que  los hombres que ayudan más con las tareas del hogar tradicionalmente atribuídas a las mujeres tienen una frecuencia inferior de relaciones sexuales frente a otros hombres cuya función en casa se limita a las reparaciones o arreglos domésticos.

He querido resaltar la palabra “tradicionalmente” para que mi comentario no sea tachado de machista. Nadie, ni siquiera la persona más feminista del mundo puede negar que ciertas tareas como planchar, hacer la compra o cocinar,  han sido tradicionalmente atribuídas a las mujeres.

Hoy por suerte las cosas comienzan a ser distintas y existe un mayor reparto de tareas. Sin ir más lejos en mi casa soy yo el que hace la compra y cocina.

Siguiendo con el estudio, los investigadores destacan la importancia de los roles de género en la frecuencia sexual del matrimonio. Los datos han sido obtenidos a partir de la Encuesta Nacional sobre Familias. Los datos de esta encuesta permitieron cruzar las cifras del número de contactos sexuales al mes y el número de horas de colaboración masculina en el hogar.

Tomando como media un reparto de tareas de un 35% para el hombre y un 65% para la mujer, el número de relaciones sexuales se establece en 4,1 al mes. A partir de aquí se da una relación inversa: conforme aumenta el porcentaje de colaboración del hombre en el hogar, desciende el número de relaciones sexuales.

Por ejemplo, si la división fuera totalmente equitativa con un 50% de colaboración para cada uno, el número de contactos sexuales al mes descendería hasta aproximadamente 3,7.

El siguiente gráfico muestra esta tendencia:

Explicación

Los resultados sugieren que las personas tenemos una especie de guión sexual preestablecido de manera inconsciente. Para que se active este guión es importante que tanto el hombre como la mujer se comporten de manera acorde a sus roles tradicionales (y vuelvo a remarcar la palabra tradicional).

Es decir, una mujer se sentirá más atraída al ver a su marido arreglar una puerta en lugar de verlo planchar. Esta atracción derivará en deseo sexual y finalmente en actividad sexual.

Sin embargo los investigadores lanzan una advertencia para aquellos hombres que ven todo esto como una excusa para ayudar todavía menos en casa. El objetivo del estudio no era identificar el grado de satisfacción de las mujeres con sus matrimonios. Sin duda esta variable también es muy importante. El hecho de ayudar en casa refuerza la cohesión y la confianza en la pareja.

Desde mi punto de vista pienso que con el paso de los años estos resultados tendrán cada vez menos validez. Es decir, cada vez habrá mayor igualdad en la pareja y los nuevos matrimonios habrán olvidado “la forma clásica” de ver atractivo al otro miembro de la pareja.

Si algún día tengo hijos nacerán en un hogar donde el padre hace la compra y cocina. La madre lava la ropa y plancha. Juntos limpian toda la casa y además los dos trabajan fuera. Si mis hijos nacen en este hogar, las diferencias clásicas y tradicionales dejarán de tener sentido para ellos. Serán simples curiosidades desfasadas que les llamarán la atención en las películas. De igual forma que ahora nos llama la atención ver una película antigua donde se fuma en los aviones.

Quien no tenga problemas con el inglés puede consultar las 50 páginas del estudio original

Photo Credit: Hombre lavavajillas via Shuterstock

The following two tabs change content below.
Isidro Migallón
Creador y Director de contenidos de Psicocode. Especialista en Marketing Online. Estudiante de Psicología por la UNED. E-mail: info@psicocode.com

Comentarios

  1. Nina dice

    Vamos a ver. Si una pareja con un reparto de tareas super desigual del 35-65 sólo tiene sexo una vez a la semana (4.1 veces/mes), entonces está claro! Lo que arruina el sexo no son laa tareas, es el matrimonio.

  2. Raquel dice

    Buenas tardes. En primer lugar, felicidades por la página; leo habitualmente todo lo que se publica en ella y me parece magnífica, se nota que hay mucha dedicación y lo agradezco sinceramente.

    En cuanto a este estudio, me gustaría mucho saber si los investigadores han tenido en cuenta como variable el hecho de que un hombre que colabora en las tareas del hogar y tiene un trabajo fuera de su casa, quizás se encuentre más cansado, lo que podría influir en la frecuencia en las relaciones sexuales.

    También me gustaría saber si tuvieron en cuenta cómo de satisfactoria encuentran los hombres y mujeres la realización de estas tareas domésticas: podría ser que esta influyese en el estado de ánimo y a su vez en el deseo.

    Por último, otra variable que me parece importante en este caso es conocer la opinión de los hombres y las mujeres participantes del estudio: ¿Creen ellos que estas tareas no tienen “sexo”, o aun repartiéndolas piensan que son tareas típicas de mujer?. Personalmente, lo que menos me atraería en el mundo sería ver a mi pareja (hombre) viendo la tele mientras yo recojo la mesa. Por eso me sorprende tanto la parte de: “una mujer se sentirá más atraída al ver a su marido arreglar una puerta en lugar de verlo planchar”. Tal vez lo que afecte, además de la percepción de la mujer, sea la del hombre.

    Espero que mi comentario pueda enriquecer el debate en un momento en el que la frase “un estudio norteamericano dice…” puede ser suficiente para que algunos (¡y algunas!) se justifiquen.

  3. Meri dice

    No es “ayudar” a la mujer, es compartir las tareas. A mi no me están ayudando porque esas tareas son cosa de dos y más si los dos trabajan y/o estudian.

  4. ana m. botifoll dice

    muy cierto si los dos trabajan hay que compartir las tareas (los tiempos cambian) porque el cansancio mata las pasiones y trae malas consecuencia hoy en dia el compartir es normal y no le quita a ningun hombre su rol,todo lo contrario podria asi compartir mas con su mujer y esta estar mas dispuesta y disfrutar mejor el sexo ambos.

  5. nidia dice

    ummmm esto lo unico que deja claro es que, el sexo disminuye por el cansancio y el estres que genera el oficio de la casa y los roles que nos tocan a las mujeres en la misma.

  6. Marina dice

    Uff.. este artículo no se lo pienso enseñar a mi pareja.
    Total por 0.4 puntitos de nada casi prefiero que planche…jia jia

  7. Elena dice

    Coincido con Loli me crié sin padre puede ser por eso por lo que las antiguas tradiciones en mi no hayan causado nada, yo veo un hombre que hace la comida y es que me encanta, sin embargo he visto a chicos viviendo con amigas que se pasan el día sentado y ella apurada haciendo y deshaciendo, tal vez Juan y Manuel debiera acabar de leer todo, no qiedarse con el primer parrofo y leer tu conclusión con la que coincido completamente. Tambien es verdad que hay formas y formas y hombres y hombres, antiguamente dudo que todos los hombres hicieran entrar en calor a sus mujeres arreglando el grifo de la ducha, no veo a Cantinflas dentro de esa escala aunque si cogemos a George Clony entra en esa escala y en todas practicamente, (uno hace reir otro seduce) voy que depende de como resuelvas la tarea no de la tarea en si, para que se entienda xD

  8. loly dice

    Pues a mi me parece muchìsmo más sexi un hombre que ayuda en casa, ademas de que así tenemos más tiempo para nuestros encuentros sexuales no hay nada que me ponga mas que verle en la cocina c0laborando conmigo y terminar jugando o algo más….. sobre la encimera.

  9. Manuel dice

    No se fíen un pelo lo que diga un psicólogo, un sociólogo o un antropólogo, porque ni sus propios estudiantes se creen que lo que estudian sea ciencia.

    • jenni dice

      Por favor Manuel, no compares a un psicólogo con un sociólogo o un antropólogo, estudian cosas comunes pero se dedican a cosas muy diferentes , ninguno es científico y los tres hacen grandes labores a la sociedad.

  10. Juann dice

    Siempre dándonos caña y llamándonos machistas para que ayudemos en las tareas, y cuando lo hacemos entonces ya somos unos calzonazos, perdemos el atractivo y se acabó el sexo.
    ¿Entonces qué hacemos??? ¡¡¡A ver si os aclaráis!!!!

    • jenni dice

      Ni caso, este estudio es una chorrada. Al final la única explicación será que los dos están cansados y que por eso tienen menos sexo, pero de ahí a decir a que si a la mujer le pone ver a un hombre arreglando una puerta, apaga y vámonos. Entonces de vivir en la selva y cazar leones, ¿estaríamos todo el día dándole al asunto? ¿o qué?

      • Pancho López dice

        ¡¡Exacto!! Esa es una de las razones por la que antes las familias tenían más hijos. Los hombres en su mayoría se dedicaban a labores propias a su género y lo mismo las mujeres, los roles estaban bien definidos. Las actuales ideas “progresistas” nos tienen confundidos tanto a mujeres como a hombres (si a caso bastante más a los hombres). Aunque todavía falta camino por recorrer hasta la igualdad, las mujeres gozan hoy de mayor libertad y ventajas que nunca antes en la historia, lo que coloca al género femenino en la posición de poder elegir qué quiere, cuándo y cómo lo quiere. Confiadas y fuertes para tomar decisiones y no necesitamos de un hombre para lograr nuestros objetivos; pero eso no significa que no quieran uno en su vida. Estos cambios que se han venido dando de manera cada vez más acelerada confunden principalmente al género masculino. Explico por qué. Muchos de los hombres que hoy se encuentran en edad madura, fueron criados en su infancia y adolescencia con el modelo del hombre “macho” y al decir macho no digo machista. El hombre macho era algo parecido al cantar del mio Cid, debía ser, fuerte, valiente, caballeroso, heroico, jamás tocar a una mujer ni con el pétalo de una rosa y tratar a su amada con el cuidado que se tiene con un delicado florero de cristal. Con modelos paternos clásicos muy bien definidos. Esos niños y luego jóvenes así crecieron, con eso muy dentro de psiquis primaria y oh sorpresa para cuando llegaron a adultos el mundo había cambiado. Todos esos concejos que papá y mamá le dieron a su niño parecen ahora inútiles. ¿O no? Es aquí donde entra la confusión del género masculino. ¿De su enseñanza básica qué sigue siendo útil y que no? El mundo cambia demasiado rápido y cosas que antes no tenían la menor relevancia ahora son temas de discusión. Lo que digo es que la mujer debe tener en cuenta que el hombre (en su mayoría) no tienen la adaptabilidad de ella al cambio y le debe dejar muy claro que se espera de él. Saludos.

  11. maria dice

    Deberían hacer otro estudio de como afecta a la vida sexual, no, mejor cuantas parejas se rompen por no saber convivir y compartir tareas en casa, seguro k tb tienen menos sexo por lo menos con su ex. A mi particularmente me permite tener mas sexo cuando repartimos las tareas, ya que de la otra forma, cuando llego a la cama o tengo un ratito de tranquilidad solo necesitaría descansar, además ver a mi pareja descansar mientras que yo trabajo no me despierta demasiado el apetito sexual, más bien se me despertarían las ganas de mandarlo a la m….
    Conclusión; si lo que excita es ver a mi pareja arreglando una puerta, lo coloco un disfraz de cerrajero y problema resuelto

    • jenni dice

      Tienes toda la razón, si es que el estudio se las trae.De todas formas, hoy día en EEUU siga existiendo la familia típica americana de los años 50, tipo modelo y eso parece que no cambia.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *