La diferencia entre que te quieran y te valoren

quieran

A menudo se confunde el amor con la valoración. “Si no están orgullosos de mi, ya no me quieren” es una creencia que aparece sobre todo en la infancia. Creer que tus padres van a dejar de quererte porque les has decepcionado haciendo algo que no debías, (por ejemplo sacando una mala nota) sitúa al niño en un lugar muy precario, ya que siente que tiene que esforzarse para obtener afecto de sus seres queridos.

Ocurre a menudo que los padres, sin ser ellos conscientes, dan mensajes ambiguos en los que mezclan el cariño con el orgullo, por ejemplo mostrando su afecto unicamente después de que su hijo logre un objetivo “¡Qué bien que hayas sacado un sobresaliente, cuánto te quiero!”

Una de las tareas educativas de los padres, es la de guiar a los hijos en lo que está bien y lo que está mal, transmitiéndoles valores y actitudes que dependerán en gran medida de sus prioridades. Cuando un niño hace algo bien conviene reforzar su comportamiento con ánimo y elogio “¡Qué bien has jugado al fútbol, lo has hecho genial!”, porque esto le va motivar para seguir esforzándose.

El problema viene cuando los padres expresan su afecto sólo cuando el niño hace algo bien y por el contrario se lo retiran cuando no cumple con sus expectativas “No me hables, no quiero saber nada más de ti. Me ha molestado que no hayas recogido tu habitación”. Mensajes de este tipo, pueden dar lugar a malos entendidos, haciendo creer al niño que tiene que ganarse a pulso el afecto de los demás.

Es importante no mezclar lo que uno hace con lo que uno es. Lo primero tiene que ver con tu desempeño y lo segundo con aspectos mucho más profundos e invariables (quién tú eres globalmente).

A pesar de dicha confusión, los padres suelen ser las personas que más quieren de forma incondicional, el vínculo entre ellos y sus hijos es tan fuerte que no exige mucho para que se dé el afecto. Cuando se les plantea por qué quieren a sus hijos, la mayoría da la mejor respuesta a esta pregunta: sienten que quieren a sus hijos porque sí.

Pero ocurre que a veces son torpes a la hora de transmitirlo y lo expresan sólo cuándo su hijo les hace sentirse orgullosos porque ha sobresalido en algo y/o porque ha obtenido agrado social. Los niños crecen y pueden haber generalizado esa creencia en sus demás relaciones. Ya de adultos sienten que tienen que ser casi perfectos para obtener el cariño de los demás. Aparecen entonces síntomas de ansiedad relacionados con que uno no es como debería ser.

En su relación con el otro, la persona esconde partes de sí misma que considera problemáticas, como fallos, ignorancia, miedo, incertidumbre, vulnerabilidad, etc. Cuando inevitablemente alguien percibe esa debilidad, se dan diferentes reacciones, que se mueven entre la acogida y el rechazo. Lo primero ayuda a curar la herida emocional, porque la persona siente que no pasa nada, que a pesar de sus limitaciones la quieren igual. Lo segundo provoca cierto dolor, porque vuelven a tocar su herida, la cual escocerá más o menos en función de cómo se haya curado (¿sigue infectada o ya sólo queda una cicatriz?).

Aunque dicho mensaje tenga mayor calado emocional si procede de los padres en la infancia, no ocurre siempre así y dicha confusión puede generarse en otro tipo de interacciones significativas, como la relación de pareja o la amistad.

Relación de pareja

El enamoramiento se basa en un afecto más condicional, porque inicialmente te enamoras de una persona por sus características (personalidad, intereses, atractivo, etc.), pero más adelante suele ser el vínculo que se establece, el que mantiene ese amor. Si el vínculo está basado en actitudes sanas como el respeto, la complicidad o la naturalidad suele ser un amor fuerte, resistente a las imperfecciones.

Relación de amistad

Cómo en la pareja, la relación con amigos es más exigente en un principio, pero puede ganar profundidad si a lo largo del tiempo han predominado actitudes como la complicidad, la honestidad, el apoyo o la lealtad. Habrá diferentes tipos de amigos en función de lo que cada uno dé y reciba: están los conocidos; los amigos con los que compartes momentos pero sin llegar a implicarte del todo; y están los amigos que están a tu lado en tus momentos buenos, pero también dan el callo en los momentos malos.

No podemos olvidar que cada persona es un mundo y que por eso no todos quieren de la misma manera. Nuestra personalidad condicionará en gran parte nuestra forma de querer: si somos superficiales nos quedaremos sólo con el envoltorio, si somos generosos daremos mucho de nosotros mismos en la relación con el otro, si somos egoístas querremos buscando únicamente nuestro beneficio, si somos cobardes nos quedaremos siempre a medias, y si somos valientes superaremos límites al querer.

El amor es algo que uno siente, no algo que uno sepa, es necesario sentir que a uno le quieren, no basta con saberlo. El afecto se construye por un conjunto de actitudes como el respeto, el interés genuino por el otro, la escucha, la alegría, el apoyo, las muestras de afecto, la lealtad, etc.

El orgullo, ligado al sentimiento de valía, genera una sensación de satisfacción porque uno ha hecho bien algo y ha sido hábil, su esfuerzo ha dado frutos. Los dos sentimientos son positivos, pero muy distintos. Sin el primero, el segundo podría sentirse vacío y sin sentido.

Como decía el Principito, “Fue el tiempo que pasaste con tu rosa lo que la hizo tan importante”.

Artículo redactado por Aintzane Goikoetxea, Psicóloga en Madrid

Photo Credit: Pareja enamorada via Shutterstock

The following two tabs change content below.
Aintzane Goikoetxea
Psicóloga Sanitaria especializada en Terapia Gestalt. En mi experiencia profesional he trabajado dos años en un centro público de atención a familias en Alemania y en distintos centros privados de Madrid atendiendo a adultos y parejas.
Aintzane Goikoetxea

Últimos posts de Aintzane Goikoetxea (Ver todos)

Comentarios

  1. Ignacio Marina dice

    Un gran artículo que invita a la reflexión, ejercicio recomendable y poco practicado por muchas personas.
    Felicitaciones!!!

  2. SaraMN dice

    A veces son nuestros propios miedos e inseguridades los que nos llevan a necesitar sentirnos orgullosos de las personas a las que queremos, haciéndonos comportarnos erróneamente con ellas…

  3. Auroriculturista dice

    Me ha encantado pero el final aludiendo al principito lo convierte en sublime!
    Espero ansiosa el siguiente

  4. GOLDENRACKET86 dice

    Me ha gustado mucho el artículo, esta espléndidamente bien escrito y da mucho que pensar! Enhorabuena, Aintzane!

    • Gracia Blanco dice

      Me ha encantado! Ayuda a reflexionar sobre algo que puede condicionar toda nuestra vida y, una vez más, se pone de relieve el papel de los padres, esencial en todos los seres atendidos por ellos, así como que no todo el mundo lo hace bien. Siguiendo los modelos adquiridos, claro. Enhorabuena! Espero el próximo, con gran interés y curiosidad. Aunque tarde, nunca tanto que no nos ayuden!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *