Cómo evitar la compra compulsiva en rebajas

compra compulsiva

¡Rebajas! ¡Rebajas! La mayoría de las personas aprovechan las rebajas para darse algún que otro capricho o para comprar un determinado producto un poco más económico de lo habitual. Hay personas que compran en exceso de forma puntual, pero para otras, la compra sin control se prolonga durante todo el año. Eso quiere decir que cuando la actividad de comprar deja de ser una actividad lúdica o destinada a cubrir alguna necesidad puntual, puede que estemos ante un caso de adicción a las compras.

A este problema también se le llama “compra compulsiva”. La persona con este tipo de problema, rara vez reconoce que lo tenga. El tipo de comportamiento que define a estas personas se caracteriza por comprar de forma compulsiva movida por un impulso irrefrenable que no puede controlar y que le lleva a sentir una satisfacción inmediata con el artículo comprado, pero que dura muy poco.

Tales conductas ponen en grave riesgo la economía familiar. Son frecuentes las peleas familiares causadas por los gastos excesivos e inútiles. La persona que sufre este problema siente un profundo sentimiento de culpa que le produce mucha ansiedad. Ansiedad que intentará neutralizar, precisamente, con la actividad de comprar.

El adicto a las compras pierde el interés por el artículo comprado con la misma velocidad que lo adquirió. Pero, paradójicamente, es la actividad de comprar lo que da sentido a la vida de dicha persona. Las personas con este problema suelen esconder la mercancía comprada, acumulando productos sin estrenar o que resultan inútiles. Suelen mentir a los familiares sobre el origen de lo comprado y muchas veces, estas compras compulsivas, originan problemas económicos y de relación con la familia.

La compra compulsiva guarda ciertas semejanzas con los comportamientos adictivos: necesidad urgente e irreprimible de comprar, problemas familiares y laborales, graves pérdidas económicas, necesidad de comprar más productos o más caros para obtener las mismas sensaciones que al principio del problema, etc.

En el fondo de esta actividad patológica pueden subyacer problemas de ansiedad, depresión, sentimientos de soledad, insatisfacción con la vida, etc., que se deberán tratar en consulta con el psicólogo, de cara al restablecimiento de la vida normal del paciente. Estas personas dedican tanto tiempo a la actividad de comprar que han dejado de lado muchas de las actividades que hacían antes y que seguramente les satisfacían.

¿Cómo se podría solucionar un problema de este tipo?

  1. Es preciso que la persona adicta reconozca que tiene un problema.
  2. Evaluar si detrás de la compra compulsiva se encuentra algún problema de ansiedad o depresión, problemas de pareja, etc.
  3. Reducir los niveles de ansiedad mediante alguna técnica de relajación.
  4. Exposición gradual y controlada por el psicólogo, a la actividad de comprar, pero sin que se produzca la conducta de comprar por parte del sujeto. Es decir, se expondrá desde la simple contemplación de escaparates, hasta la entrada a sus tiendas favoritas, pero evitando la conducta de comprar. Todo ello encaminado a que se reduzcan los niveles de ansiedad y que la persona vaya adquiriendo un control progresivo sobre su conducta.
  5. Ayudar a que el sujeto verbalice de forma clara la conexión que existe entre su conducta de compra compulsiva y las consecuencias negativas para sí mismo y para los demás.
  6. Control del gasto mediante uso de dinero, en vez de tarjetas de crédito. Elaboración de una lista de la compra cada vez que se deba adquirir algún producto, etc.
  7. Enriquecimiento de la vida del paciente, encaminado a que ponga en marcha actividades positivas que sean reforzantes por sí mismas.

The following two tabs change content below.
Julián Illán
Psicólogo e ilustrador. Creador de la web de psicología donpsico.es
Julián Illán

Últimos posts de Julián Illán (Ver todos)

No hay comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *