Psicología del trabajo: Una profesión desconocida

Psicología del Trabajo

(A continuación podéis leer la transcripción de la interesante entrevista realizada en el programa de radio “Psicoqué” a Don Luís Carrasco, especialista en Psicología del trabajo)

Don Luis Carrasco es especialista en Psicología del trabajo. Ha trabajado como Técnico de Recursos Humanos para empresas de construcción, instaladoras, La ONCE, ha sido Director de Recursos Humanos de una empresa tan grande como la FNAC. Además es profesor de 4º y 5º de Psicología, concretamente las asignaturas de Psicología Comercial y consumo y de Gestión de Recursos Humanos. Luís, ¿Qué nos puedes contar de tu experiencia?

La verdad es que llevo ya bastantes años en esto. Fui de los primeros Psicólogos del Trabajo que nos pusimos a pelear en este mundillo y eso me ha permitido trabajar en todos los sitios que has dicho. No se trata de un mérito, sino más bien de una cuestión de edad.

En el año 82 terminé la carrera. En el 85 hice la especialidad en la escuela de Psicología y Psicotecnia y desde entonces me he estado dedicando a esto tan difícil y a la vez tan bonito y, en muchas ocasiones, tan desconocido como es la Psicología del Trabajo y de las Organizaciones

¿Nos podrías explicar qué es un Psicólogo del Trabajo y las Organizaciones?

Lo primero que te puedo decir es que tal vez no pueda explicártelo. Me explico. El Colegio de Psicólogos en algunos documentos sostiene que tal vez sea más fácil explicarlo por la cantidad de profesiones y funciones que podemos llevar a cabo, en lugar de con una definición pura y simple. Sin embargo si quieres esa definición también te la voy a dar.

Yo diría que un Psicólogo del Trabajo y de las Organizaciones es aquel psicólogo que trabaja para aumentar la eficiencia de las organizaciones y que sobre todo trabaja para que las personas que trabajan en ellas puedan crecer personal y profesionalmente de tal manera que se sientan ellos mejores, y a su vez, también hagan mejores a las organizaciones en las que trabajan.

Normalmente asociamos el concepto de Psicólogo del Trabajo al departamento de Recursos Humanos, pero me imagino que no será este el único papel que puede desempeñar en una empresa.

Exactamente. Es un error pensar que solamente se puede trabajar en Recursos Humanos. Además de trabajar en Recursos Humanos también trabajamos en muchas más cosas, por ejemplo,  podemos estar trabajando en temas de integración de personas, selección del personal, evaluación del personal, formación y desarrollo del personal, condiciones de trabajo, salud laboral, ergonomía, etc.

También podemos trabajar como consultores de la dirección o incluso como directores. Pero también trabajamos en cosas totalmente distintas como pueden ser temas de marketing, publicidad, comportamiento del consumidor, etc.

¿Es realmente necesaria la labor de un Psicólogo del Trabajo dentro de una empresa? ¿Se observa algún cambio significativo cuando se pasa de trabajar sin ellos a con ellos?

Yo personalmente creo que sí. Nos tenemos que dar cuenta que en los años 70 y 80 las direcciones de personal estaban dirigidas por economistas o abogados generalmente, con una concepción totalmente economicista o legal de lo que eran las relaciones con las personas de la empresa. Es a partir de aquellos años cuando comenzamos a aparecer nuevos psicólogos con una idea mucho más humanista y centrada en el trabajador.

Poco a poco fuimos convenciendo a las empresas de que hacer una selección de personal con unos parámetros científicos donde pudieramos ver los componentes psicológicos de las personas mejoraría no solo la calidad de las personas que trabajaran en la empresa, sino que además mejoraría la eficacia y la eficiencia de las empresas. Es importante hacer conocer a la gente que nosotros trabajamos para las empresas pero por las personas.

Sin embargo parece que hay ciertos mitos que sobreviven a esa época anterior en la que estas labores estaban desempeñadas por personas con una concepción más legal del trabajo. Como por ejemplo el hecho de ver al Psicólogo del Trabajo como una persona casi orientada al esclavismo, es decir, selecciona a las personas que son válidas y luego las exprime hasta conseguir que el producto de la empresa se incremente a pesar de perjudicar al trabajador.

Evidentemente se trata de un mito falso. Me alegro mucho de que plantees esta cuestión. Nosotros es verdad que miramos por la empresa porque es la empresa la que nos contrata y nos paga. Sin embargo, es falso que somos la cabeza de un engranaje que lo que va a hacer es esclavizar al trabajador. Todo lo contrario. Nosotros trabajamos para hacer crecer, personal y profesionalmente a cada una de las personas que trabajan en la empresa.

Como psicólogos sabemos lo importante que es el bienestar de una persona y además una persona satisfecha dará mejores resultados a la empresa. En la actualidad está comenzando a surgir una cultura empresarial en la que se interpreta que el verdadero valor de la empresa no se encuentra en el dinero o en las máquinas sino en las personas que componen la empresa. Ese es el verdadero valor diferencial entre unas empresas y otras. Hoy en día los productos que venden las empresas son semejantes, por ello decimos que lo que diferencia a unas empresas de otras son las personas.

Muchas empresas son conocidas ahora por lo bien que se trata al trabajador. Por ejemplo Google.

Efectivamente y además esto comienza a ser una tendencia.

Actualmente estamos viviendo una época de crisis. ¿Afecta esto a la figura del Psicólogo del Trabajo? ¿Han cambiado sus funciones?

Nuestro papel no ha cambiado. Lo que ha cambiado es nuestra ocupación. En estos momentos está habiendo en los puestos de Psicología del Trabajo y las Organizaciones más desempleo del que había antes. Sin embargo no existen datos fiables sobre el número de Psicólogos del Trabajo que están ocupados o no. Esto se debe a que en el colegio de psicólogos no nos tienen registrados ya que no es obligatoria la colegiación para que nosotros ejerzamos nuestro trabajo.

Sin embargo te puedo decir que hemos hecho un estudio de todas aquellas personas que estudiamos en el Colegio Cardenal Cisneros la especialidad de Psicología del Trabajo y les hemos preguntado a todos si estaban o no estaban trabajando. El resultado fue que el 100% de las personas que cursaron dicha especialidad se encuentran trabajando en la actualidad. Esto significa que en una época normal, económicamente hablando, no hay paro en la Psicología del Trabajo.

En estos momentos sin embargo sí que empieza a haber paro por cuestiones obvias. Si las empresas comienzan a restringir sus incorporaciones, comenzarán a sobrar los Psicólogos que nos dedicamos a la selección de personas. Aún así yo estoy completamente convencido que cuando reflote un poco la economía, todos estos compañeros volverán a tener trabajo.

En las empresas se realizan estudios de capacidad para mejorar el rendimiento de las personas en un área concreta. ¿Podrías darnos más información sobre esto?

Al igual que nuestros compañeros clínicos evaluan otros aspectos de las personas, nosotros evaluamos la capacidad que pueden tener un número determinado de personas de ocupar puestos de mayor responsabilidad. Esto nos permite establecer planes formativos para que el trabajador esté preparado cuando sea necesario cubrir puestos de mayor responsabilidad.

Cuando antiguamente las promociones internas se hacían de una forma no científica, el trabajador tenía un riesgo enorme porque si al final la promoción no salía bien no había manera de volver atrás. Si al trabajador se le ha dado un puesto en el que no funciona, a la empresa le duele mucho. Pero al trabajador le duele mucho más porque normalmente termina despedido. En la actualidad nosotros hemos establecido métodos para poder comunicar a la dirección de la empresa qué personas van a poder ocupar puestos de mayor categoría. Esto lo hacemos con un 99% de certidumbre.

De esta manera acertamos casi siempre y no hay despidos. Esto no significa que a las personas que no pueden subir de categoría profesional las estemos explotando. Sencillamente estamos salvaguardando su puesto de trabajo dejándole en aquel sitio donde mejor pueda rendir y sea más feliz. Cada uno de nosotros tiene un techo. Si superamos ese techo, posiblemente el estrés que nos produzca no poder superar las pruebas que se nos exijan en el puesto de trabajo derivaría en una enfermedad psíquica que probablemente sí que necesitaría ser tratada por nuestros compañeros los psicólogos clínicos. No hay cosa peor que exigir a alguien algo que está fuera de sus límites.

Como ejemplo de lo que hablas estaría el “síndrome del quemado” o “burnout”

Efectivamente. Este síndrome es típico de las personas que no se sienten a gusto con trabajo que están realizando. Una de nuestras metas es precisamente colocar en la empresa a personas que quieran realizar ese trabajo.

En estos tiempos de crisis cobra especial importancia el retener a los buenos trabajadores. ¿Cómo se trabaja la fidelización del talento en la empresa?

Antiguamente la única manera en que las empresas competían para retener a los buenos trabajadores era pagándoles más. Sin embargo no todo es dinero. Hay muchísimas cosas que se pueden hacer y, que de hecho, retienen más. Por ejemplo temas de conciliación familiar, flexibilización de horarios, cultura corporativa, trato a las personas, justicia interna en la empresa, etc.

Son temas que hacen que la persona se sienta integrante real de la empresa y que por lo tanto no oiga los cantos de sirena de empresas ajenas. La empresa pasa a ser considerada casi propiedad del propio trabajador y para ello se necesita un trabajo permanente y además precioso de hacer.

¿Cómo actúa el Psicólogo del Trabajo ante la necesidad de un despido?

Aquí me gustaría hacer una matización. El Psicólogo del Trabajo normalmente no actúa ante un despido. Los que actúan ante un despido son los Directores de Recursos Humanos o los Directores de Departamento. Los Psicólogos debemos enseñar a los distintos mandos cómo se debe tratar un punto tan difícil como es la comunicación de despido. Sin embargo cuando te toca hacerlo a ti porque ya tienes un puesto de responsabilidad, es uno de los tragos más difíciles. Aunque siempre hay que tener en cuenta una cosa.

Normalmente es un trago difícil cuando tienes que prescindir de un trabajador que funciona bien pero tienes despedirlo porque la empresa va mal. Entonces sí que es difícil. Aún así, en eso caso se pueden hacer muchas cosas, como por ejemplo establecer un compromiso de retorno si la empresa vuelve a ir bien. Cuando no debe temblar el pulso es cuando tienes que despedir a un trabajador porque no funciona. En definitiva se trata de un tema muy triste pero a mi me gustaría tranquilizar a la gente ya que son muy pocos los Psicólogos que tienen que hacer esto.

Muchas gracias por tu labor y por esta entrevista

Gracias a vosotros por permitirme mostrar a los compañeros lo que es el mundo de la Psicología del Trabajo y las Organizaciones porque en muchas ocasiones ni tan siquiera nosotros mismos conocemos lo que hacemos.

(Espero que os haya resultado interesante esta entrevista y ahora sepáis algo más de esa rama tan desconocida que es la Psicología del Trabajo y las Organizaciones)

Photo Credit: Entrevista de Trabajo via shutterstock

The following two tabs change content below.
Isidro Migallón
Creador y Director de contenidos de Psicocode. Especialista en Marketing Online. Estudiante de Psicología por la UNED. E-mail: info@psicocode.com
Isidro Migallón

Últimos posts de Isidro Migallón (Ver todos)

No hay comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *