El efecto Pigmalión: Conviértete en el apoyo de alguien

efecto pigmalión

¿Alguna vez has sentido que una persona confía en ti más de lo que tú mismo  haces?

Esa persona que te anima a seguir adelante, a que confíes en tus capacidades de superación, en tu habilidad para seguir aprendiendo y enfrentándote a retos y hace que saques lo mejor de ti mismo. Si ahora mismo tienes alguna persona en mente… ¡enhorabuena! Tienes un Pigmalión.

El efecto Pigmalión

El efecto Pigmalión es un fenómeno que tiene su base en la “profecía autocumplida”, esto quiere decir que en función de las expectativas que tengas de una persona, tu manera de actuar y dirigirte a esa persona será de una manera u otra.

Lo que esperas de los demás (tanto positivo, como negativo) hace que te comportes de diferente manera en tu relación con esa persona. Por ejemplo, si estás convencido de que tu pareja puede aprobar las oposiciones, le animarás y le dirás cosas como: “Ánimo, tu puedes conseguirlo, confía en ti, te estás preparando para esto y puedes lograrlo” y además le ayudarás haciendo la cena, arreglando la casa o yendo a la compra para que no pierda el tiempo ni se distraiga de sus estudios.

Por el contrario si no confías en que pueda conseguirlo, no le darás tantos mensajes de apoyo ni te preocuparás por descargarle del trabajo de la casa. Por tanto, tus expectativas y la confianza que tengas en tu pareja contribuirán en cierta medida a su éxito o fracaso. Si esperas algo bueno, si confías en esa persona, le motivarás hacia el éxito y conseguirás infundirle seguridad y confianza.

Es muy posible que en alguna ocasión hayas tenido ese apoyo y motivación en tu vida. Intenta recordar quién te ha dado apoyo y ánimo, quién ha confiado en ti y gracias a quién en algún momento te has esforzado y has trabajado para conseguir lo que te has propuesto. Puede que hayan sido tus padres, tus hermanos, algún profesor, un amigo… Puede que te hayan dado la confianza que necesitabas sin que hayas sido consciente de ello (si ha sido así, es un buen momento para darle las gracias )

Conviértete en el efecto Pigmalión de alguien

De igual forma tú puedes convertirte en el efecto Pigmalión de las personas que te rodean. De tus hijos, amigos, compañeros de trabajo, etc. Para lograrlo puedes animar, apoyar y reforzar a los tuyos para que consigan sus metas. No se trata de dar falsas esperanzas, decir lo que la persona quiere escuchar o generar expectativas que no son reales.

Consiste en demostrar que confías en sus capacidades y en su esfuerzo para conseguir lo que se propone, que el camino puede ser difícil pero que el trabajo merece la pena y si no se intenta no hay recompensa. Piensa en qué situación se encuentra esa persona y en qué puedes decir o hacer tú para motivarle.

Y si no salen las cosas como se esperaba no hay por qué tirar la toalla, se puede seguir intentando, se pueden buscar otras alternativas o caminos, pero siempre estarás detrás para ayudarle y animarle. Es muy posible que esta persona no sea capaz de ver su propio potencial, que se haya metido en la espiral del “no puedo” y gracias a tus palabras de ánimo, sinceras y realistas le infundas el valor que necesita para seguir intentándolo.

Te animo a convertirte en el efecto Pigmalión de alguien, no sólo por el efecto positivo que vas a tener en esa persona y en su vida. Sino porque va a contribuir a mejorar esa relación y además el bienestar que vas a sentir al saber que estás ayudando a una persona que aprecias es un sentimiento que bien merece el esfuerzo.

Photo Credit: Amigas en el bosque via Shutterstock

The following two tabs change content below.
Pilar García
Licenciada en Psicología, especialista en Psicología Social y Clínica con consulta en el centro de Madrid.

Comentarios

  1. Miky dice

    …es tan difícil en algunas ocasiones…llevo luchando unos meses pero no he tirado toalla, aun tengo la fe de que voy a conseguir a que esa persona tome la dirección correcta, pero a la vez me doy cuenta que para un problema delicado necesitas ayuda del especialista y mucha paciencia….

  2. Eduardo dice

    Creo que está bien apoyar a alguien y demostrarle que confías en el o ella pero cada quién es responsable de sus propios asuntos. Que apoye a alguien no quiere decir que le ayudaré con sus responsabilidades por que pues estaria creyendo que no puede cumplir con todo eso. Uno como persona tiene sus propios deberes y cada uno debe ser independiente y saber resolverlo todo por su propia cuenta , no depender de que alguien mas le ayude. El estar ahi atendiendo a alguien y desatendiendose uno mismo saber resolver la vida propia , todo esto genera una codependencia.

  3. Nohelia dice

    Gracias por la informacion, es algo que he venido haciendo desde hace mucho tiempo, y que a la vez ,me deja una sensacion de alegria, ademas del respeto que me expresan, me llena de satisfaccion saber que puedo sacar lo mejor de los demas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *