El efecto nocivo de la sociedad en las personas

efecto nocivo

¿Hasta dónde hemos llegado? Nos hemos convertido en ovejas dentro de un gran rebaño, que caminan juntas empujándose las unas a las otras directas al acantilado. Por simple inercia, por simple impulso, sin posibilidad de dar marcha atrás ni de manejar otras opciones posibles. Siguiendo un camino predestinado sin conocer el porqué, pero haciéndolo por el mero hecho de que los demás también lo hacen.

Este es el resumen de la vida del ser humano en la sociedad actual. Una sociedad que tira de él mediante una especie de inercia física y mental que lo conduce a hacer cosas “supuestamente” lógicas.

Recuerdo cuando le dije a mi familia que dejaría mi trabajo para dedicarme a lo que realmente deseaba hacer. Casi les da un infarto.

Me llamaron desde “loco”  hasta cosas peores, por el simple hecho de querer buscar mis propios objetivos y tratar de alcanzarlos a mi forma.

De hecho, hoy en día eso es muy común. Aquel que decide emprender por su cuenta, parece que se está arriesgando porque se adentra en un mundo desconocido para los demás. Y todo ello porque la propia sociedad no deja vislumbrar otras alternativas a la vida.

Educación

La educación de hoy es la primera que cojea, cuando se aprovecha de mentes limpias y sencillas como son las de los niños para enseñarles cosas que se suponen les conducirán hacia una vida de éxito y felicidad.

Pero esa no es la verdad. La realidad de hoy pone como prototipo de hombre que ha triunfado en su vida, aquel que tiene su trabajo fijo, su casa, su familia, etc…

Si a este “prototipo” de perfección, le preguntásemos si lo que hace en su vida es lo que realmente quiere, un grandísimo porcentaje te dirá que no, pero que no puede ni debe quejarse porque se encuentra en una posición mejor que la mayoría.

En otras palabras, una especie de esclavo que vende su tiempo a la sociedad en la que vive, a cambio de dinero, ¿no es así?.

Me he encontrado con muchas personas que confiesan no ser felices, a pesar de tener todo tipo de lujos en su vida. Pero claro, si volvemos atrás descubres que en la escuela no te enseñaban este tipo de cosas, ¿verdad?.

La educación de hoy se basa en agrandar la mente con información desproporcionada, para luego dejarla discapacitada ante otro tipo de situaciones que requieren otras capacidades.

El hombre ha descubierto que todo aquello que aprendió, en realidad no le soluciona diversos problemas que ahora tiene y que la sociedad le ha puesto en su camino.

El miedo a ser distinto

La gente no quiere llamar la atención ni ser distinto a los demás por puro miedo.

El miedo es lo que limita tu capacidad de desarrollarte y avanzar. Y este temor surge cuando pretendes adentrarte en una zona a la que no sueles estar acostumbrado.

Recuerdo cuando el profesor preguntaba algo y nadie levantaba la mano para contestar. Yo creía saber la respuesta, pero tenía miedo. ¿Miedo a qué? A estar equivocado. ¿Y por qué sale ese temor si yo creía saber la respuesta? Porque el que nadie levantara la mano, era indicativo de que quizás yo estuviera equivocado en lo que pensaba. Lo que dice la mayoría va a misa, ¿a que sí?.

“No puede ser que nadie sepa la respuesta y yo sí. Mejor me callo, no vaya a ser que me equivoque”. Estos eran mis pensamientos y estaban basados en lo que los demás hacían y no en lo que yo era capaz de hacer.

Aunque parezca raro, más del 70% de la población actual, actúa de la misma forma. De forma inconsciente, tienen miedo a algo que se sale de lo normal, y por tanto prefieren darle de lado sin tan siquiera intentar probarlo por nosotros mismos.

La sociedad en la que vives, te genera unos parámetros que si te sales de ellos, te causarán temor. Es precisamente por eso que muchas personas logran cambiar sus vidas y triunfar en ellas a causa de grandes crisis o problemas. Cuando llega un momento en el que caes tan bajo que ya no puedes seguir cayendo más, el miedo desaparece porque ya no tienes nada a qué temerle, nada que perder y si aprovechas ese momento para iniciar de nuevo tu desarrollo personal de forma correcta, sin duda podrás estar más cerca de alcanzar la vida que deseas.

Una experiencia personal

Quiero contarte la experiencia que tuve con una persona que acudió a mí en busca de ayuda. Era un empresario, gerente de una multinacional.

Su día a día era idéntico. Se levantaba a las seis de la mañana y se pasaba casi dos horas en coche hasta que llegaba a la oficina. Solía terminar a las tres y se iba a almorzar con sus compañeros o muchas veces sólo. La tarde era igual, llamadas constantes al móvil, horas y horas delante del ordenador y dolores de cabeza interminables.

Cuando llegaba a casa, eran las ocho de la tarde. Su mujer y sus dos hijos lo esperaba, pero él estaba demasiado cansado como para ponerse a jugar con sus niños, que ya simplemente lo habían aceptado.

Una ducha, cena y….después de un rato, su cuerpo y su mente estaban ya tan sobrecargados que no le permitían mantenerse despierto mucho más. Por lo que se iba a dormir, cruzando tan sólo varias conversaciones con su mujer.

Al día siguiente otra vez, y así día tras día. Su estado de ánimo cambiaba conforme se acercaban los meses próximos al verano, porque sabía que por fín podría descansar. Pero claro, tan sólo tenía un mes de vacaciones y siempre se le quedaba corto.

Los domingos eran el peor día para él, ya que tenía tal angustia por la proximidad del lunes, que apenas disfrutaba del día que se supone que tenía para descansar.

Un hombre con dinero, casa, familia, etc… pero sin felicidad. ¿Te gusta ese tipo de vida? Pues es la vida que la sociedad de hoy te está enseñando a que tomes y le está mostrando a tus hijos como el modelo de vida perfecto.

Es mucho lo que tendré que arriesgar si hago lo que deseo

Volvemos a lo mismo. No estás siendo justo contigo mismo, pues estás valorando lo poco que tienes ahora con una suposición de lo que podrías conseguir mañana.

No se puede ser feliz haciendo lo que no deseas hacer. Esa es la única verdad. Tan sólo tienes que decidir qué quieres hacer con tu vida y qué quieres obtener de ella.

¿Esclavitud o libertad? El esclavo teme salir de su zona por el miedo a quedarse sin comer lo poco que le da su amo y decide esperar y quedarse, sacrificando sus deseos y sus sueños.

Sinceramente para mí, abandonar lo que el mundo me obligaba a hacer para sobrevivir, para luchar por lo que yo creía correcto y que se adaptaba a mis ideales y sueños, fue la mejor decisión de toda mi vida.

Tuve miedo de caer más bajo de lo que ya me encontraba, pero siempre pensaba una cosa: “Si caigo haciendo lo que me gusta, por lo menos no me dolerá tanto”.

Hazte una serie de preguntas: ¿Eres un esclavo de la sociedad? ¿Realmente haces lo que deseas y caminas en pos de cumplir tus sueños? ¿Ha influido tu entorno en tus decisiones y principios? ¿Has hecho cosas en tu vida porque tu situación actual te ha obligado a hacerlas?

¿Estás poniéndole años a la vida o vida a los años? No vivas por vivir, por pura inercia. Elimina los hábitos inconscientes que te hacen hacer cosas sin saber el porqué las haces. Analiza y aprecia cada paso y cada pensamiento que des, y cuestiona todas y cada una de las sensaciones y emociones que tienes en tu día a día. ¿Te gustan? ¿Son como tu deseas?

Y entonces, ¿a qué esperas para cambiar?

Photo Credit: Chica entre la multitud via Shutterstock

The following two tabs change content below.
Antonio Barragán
Licenciado en Psicología, coach y emprendedor. Creador de www.elexitoenvida.com
Antonio Barragán

Últimos posts de Antonio Barragán (Ver todos)

Comentarios

  1. Guillermo dice

    Me parece muy interesante el tema ya que hoy en día la globalización de los conocimientos es cada ves mas y mas extensa, y los jóvenes de hoy necesitan ser mas conscientes primeramente desde el SER, conociéndose ellos mismos…, EL SABER, que es el conocimiento que cada día integramos…, el SABER HACER, que implicaría realizar actividades que nos llenen de satisfacción desde el saber y el ser uno mismo. SALUDOS

  2. Carmen Ribe dice

    Me a encantado leerte porque no soy como los demás tengo algo en mente y voy a por ello no me gusta la forma de ser de alguien y no lo acepto. No puedo mentir callar como que no me importa cuando si me a importado o me a molestado. Por ello he perdido amigos y familia pero hasta decidí vivir sola. Estoy casada tengo 48 años una hija de 30 y dos hijos de 28 y 25 tengo la invalidez absoluta por la fibromialgia y según dicen depresión y ansiedad cuando en realidad es impotencia a no poder hacer lo que hacía a que me traten como una enferma que luego tiene que estar bien cuando les conviene a ser ignorada. Los días que viví sola fueron los mejores pero al irme de casa los hijos se fueron también dejaron al padre solo con todos los gastos tambiéntiene una invalidez absoluta por Esclerosis múltiple. Tuve que plantearme que hacer era volver a ser esclava pero no de la misma forma ahora tengo mis normas con el yo vivía bien vine ayudar si no te gusta lo que hago marcho. He ganado esa batalla pero otra se me resiste, el sentir pena por los demás, dolerme no poder ver a mi madre aunque no se lo merece, que me levanten la voz, el pensar como estarán los hijos eso aun me puede a días y quisiera liberarme de esa carga pues yo no importe a nadie cuando cay nadie se quiso enterar de como Ayudarme nadie me entendió ni me entiende cuando llevo la contraria porque yo he de sufrir por ellos me gustaría tanto saberlo.

  3. gvf dice

    Nos hemos convertido en ovejas dentro de un gran rebaño: No creo que nos hayamos convertido, la humanidad siempre lo ha sido, y es el motivo que nos ha permitido sobrevivir. Las ovejas descarriadas nos hacen evolucionar, pero si todas los fuesen habríamos desaparecido hace tiempo.

    ¿Eres un esclavo de la sociedad?: Todos somos esclavos de la sociedad en mayor o menor medida por mucho que queramos convencernos que no, vivimos en ella, seguimos sus reglas, tenemos un cierto margen de maniobra, pero en el global este margen es muy limitado.

    ¿Realmente haces lo que deseas y caminas en pos de cumplir tus sueños?: De nuevo, estamos hablando de un sueño acotado, limitado, un sueño cuyas fronteras estan marcadas por el mundo y la sociedad actual. Un sueño que lo es respecto a nuestra situación actual o a lo que creemos que es la pesadilla en la que viven los demás, pero en ningun caso un sueño libre.

    • Antonio dice

      Que la humanidad haya sido o haya hecho “algo” durante mucho tiempo, no quiere decir que sea lo mejor, ni que ahora mismo se tenga que mantener.

      Eso es lo malo de las personas, que tienen una mente para pensar por sí solas, pero sus pensamientos se limitan a lo que todos hacen, a lo que todos saben, a lo que dice la historia, a lo que dice la evolución.

      Te recuerdo que precisamente el ser humano ha sobrevivido a base de poner cosas en práctica y equivocarse millones de veces. Que antiguamente te obligaran a aceptar que la tierra era plana, no quiere decir que fuera cierto.

      Además, no estamos aquí para recordar las meteduras de pata de nuestra especie, y aunque tengas razón de que el ser humano ha sobrevivido gracias a andar en rebaños, eso sinceramente no tiene porqué importarte, o por lo menos a mí no me importa, porque si somos realistas, no creo que estemos en este mundo para preocuparnos por los demás, antes de por nosotros mismos.

      Le agradezco mucho a los “antepasados sus errores”, pero ahora por favor que dejen que yo cometa los míos propios en base a lo que yo pienso, y no a lo que piensan los demás.

      Por otro lado, confundes lo que es ser un esclavo, y vivir bajo una serie de leyes. Es lógico que todos tenemos que cumplir unas obligaciones, pero de eso a la esclavitud y a limitar tu vida a ellas, hay un mundo abismal…..unos lo ven y otros no, por eso unos sufren su día a día más que otros.

      Creo que vuelves a confundir términos, porque perfectamente puedes caminar hacia tus sueños sin necesidad de ser un “esclavo”, y repito….”esclavo”, (persona que no puede desempeñar su vida con libertad y está sujeta a las imposiciones de otro, en este caso su sociedad).

      ¿Sabes que no se puede robar, verdad? Porque así lo dice la ley. Pero puedes perfectamente ser rico y hacerte millonario, sin necesidad de robar y acatando las leyes. ¿Ves la diferencia? ¿Acaso ves eso como un sueño acotado?

      Las leyes y las obligaciones de sentido común son una cosa y la imposición de tendencias que marcan tu estilo de vida hasta hacerte llevar la vida que no quieres, es otra.

      No acotes tus sueños porque la sociedad te limita a hacerlo. Puedes conseguir todo lo que te propongas sin quitarle ni un átomo a tu objetivo.

      Modificar tus metas por culpa de tu entorno es la vía del vago. Adaptarse y buscar el camino libre para llegar a alcanzarlas, es otro camino, que existe, pero que no todos pueden ver.

      Un saludo amigo, y gracias por tu comentario.

    • Antonio dice

      Precisamente esa es la cuestión Yani. Entrar un poco en conflicto entre lo que queremos ser y lo que realmente somos.

      Un saludo y gracias por comentar.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *