Las conversaciones profundas te hacen más feliz

conversaciones profundas

¿Cómo crees que las personas son más felices? ¿Hablando del sentido de la vida y de la situación del mundo actual o por el contrario teniendo conversaciones banales acerca del tiempo y de Gran Hermano?

Un reciente estudio llevado a cabo por Matthias Mehl, psicólogo de la Universidad de Arizona, ha demostrado que las personas que pasan gran parte del día teniendo conversaciones sobre temas profundos se sienten más felices que aquellas personas que tienen conversaciones poco interesantes.Estos resultados pueden parecer contradictorios si tenemos en cuenta el dicho de “No te preocupes y sé feliz”. A priori podríamos pensar que vamos a ser más felices si dejamos de lado ciertos temas espinosos para los cuales no existe una solución clara. Sin embargo el estudio demuestra que ocurre lo contrario, es decir, seremos más felices si tratamos de lleno estos temas.

Estudio sobre conversaciones profundas

En el estudio participaron 80 personas que aceptaron llevar una grabadora durante 4 días para registrar todas sus conversaciones. Posteriormente un grupo de investigadores clasificó dichas conversaciones entre “conversaciones profundas” o “conversaciones banales”.

En una segunda fase del experimento se les pasaron a los participantes cuestionarios para evaluar su grado de felicidad y satisfacción ante la vida.

Los resultados mostraron una correlación positiva entre las puntuaciones de felicidad registradas en el cuestionario y el número de conversaciones profundas identificadas por los investigadores. Es decir, las personas que puntuaban más alto en el cuestionario sobre la felicidad eran aquellas que habían tenido mayor número de conversaciones profundas.

La persona más feliz según el cuestionario había tenido un 46% de conversaciones profundas durante esos 4 días frente al 21% de conversaciones profundas de la persona menos feliz. Por el contrario las conversaciones banales habían ocupado el 10% del tiempo de la persona más feliz frente al 30% del tiempo de la persona menos feliz.

En resumen

Persona más feliz: 46% conversaciones profundas + 10% conversaciones banales

Persona menos feliz: 21% conversaciones profundas + 30% conversaciones banales

Los resultados no suman 100 porque había un componente de conversaciones que no entraba en ninguna de las dos categorías (por ejemplo conversaciones prácticas acerca de hacer la compra, etc.)

Los motivos

Parece ser que hay dos motivos principales que explican porqué nos sentimos mejor teniendo conversaciones profundas:

  • Los seres humanos necesitamos darle sentido a nuestras vidas. A través de las conversaciones profundas tratamos de encontrarle sentido a un mundo caótico y esto nos hace sentirnos más seguros.
  • Somos animales sociales que necesitamos conectar con otras personas. Las conversaciones profundas nos hacen conectar de una forma mucho más integrada con la persona que tenemos delante.

Los pilares de nuestra felicidad se sustentan en sentirnos seguros e integrados.

Así que ya sabes, la próxima vez que vayas a cenar o tomar café con tus amigos elige bien los temas de conversación.

Fuente: The New York Times Blogs

Photo Credit: Conversación via Shutterstock

The following two tabs change content below.
Isidro Migallón
Creador y Director de contenidos de Psicocode. Especialista en Marketing Online. Estudiante de Psicología por la UNED. E-mail: info@psicocode.com

Comentarios

  1. Mário Pinto dice

    Buena elección, para no variar.
    Asimismo, en línea con una crítica que formulé a un estúdio de la UCLA sobre la reducción de la masa cerebral e su correlación con la edad, en la que se afirmaba que la meditación podría evitar dicha realidade, perdida esa motivada en gran medida por el aumento de la eperanza de vida estimada en diez año desde 1970, creo que la posibilidad de prescindir de heurísticos acumulados durante la vida y la necesidad de estimular el surgimiento de nuevas sinapses, pasa justamente por la interacción y el temporal desequilíbrio homeostático por ella provocado. Asi, opino que la plasticidad neuronal debería tomar lugar preponderante en los trabajos o paradigmas propuestos en el âmbito de la cognición y en su deterioro.

    Saludos

    Mário

  2. jose luis dice

    Ya creo que el mero hecho de estar por aquí leyendo estos artículos, refutan los resultados del estudio: Seguimos buscando explicaciones, razonamientos y argumentos en los que apoyarnos, debatir, estar a favor o en contra; tomarlos en nuestra cartera de sapiencia; e incluso adaptar esas nuevas informaciones que parecen explicar aquello que no sabíamos como enmarcarlo; en en parte de nosotros. Amigos… ¡seguimos aprendiendo! y no hay mejor manera que compartir, debatir, oír y seguir.
    ¡Gracias Isidro! eres un mooooooonstruo!

  3. Daniel García dice

    Me parece arriesgado correlacionar directamente la felicidad de las personas con el número de conversaciones profundas que tienen. ¿Cómo saben que están aislando felicidad y conversaciones profundas? ¿Qué tipo de test pasan? ¿Cómo saben que esa felicidad o infelicidad no se debe a otros eventos o se pueden explicar a través de otros factores? Su estado de animo, el día del test, puede tratarse simplemente de una cosa puntual, afectada por una gran cantidad de variables, que a priori, me parece que se escapan en el estudio. Aun así me parece muy interesante y espero que con el tiempo se pueda afirmar con seguridad puesto que soy de los que prefieren tener conversaciones profundas. Tendré que leerlo.
    Un saludo

  4. dice

    estoy completamente de acuerdo con este estudio, de hecho a veces he sentido una sensación de soledad e insatisfacción cuando me acerco a personas que sus temas de conversación son de lo más banales y me acabo apartando de ellas.Es difícil encontrar personas con las que merezca la pena conversar.
    Gracias

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *