Cómo reconocer a una persona envidiosa

persona envidiosa

Fue hace exactamente 2,000 años que el gran poeta romano Ovidio escribió el que tal vez  es su libro más emblemático: Las metamorfosis.  Es ésta una obra monumental que narra la historia del mundo hasta entonces conocido. En ella también se hace una alusión larga a la diosa Envidia (cabe aclarar que esta referencia es inspirada por su contraparte griega: Némesis), y queda hermanado desde entonces y para siempre este sentimiento con su complementario que son los celos (Ptono).

También para la creencia cristiana es importante la envidia –ya como sentimiento-, porque forma parte de Los 7 pecados capitales, es decir que es uno de los vicios en los que pueden caer las personas envidiosas. Es importante hacer notar que la palabra “capital” no hace referencia a la importancia de dichos pecados, sino que quiere decir que éstos son el origen del resto de los pecados humanos. Así pues, la envidia es la madre de muchos vicios más: los celos, la traición, la deshonestidad, la injusticia, etc.

Rastreando etimológicamente la palabra, podemos darnos cuenta que proviene del vocablo invidere que está compuesta por “in” que significa “poner sobre” así como de “videre” que quiere decir “mirar”. Por tanto, la envidia en esencia no es otra cosa más que “poner la mirada sobre algo”. Sin embargo no solamente se trata de posar la mirada en algo o en alguien, para que la envidia adquiera su significado coloquial es necesario que cumpla con su requisito más necesario: esa mirada sobre algo o alguien es, por lo regular, malintencionada, celosa y hostil.

Entonces, como puedes irte dando cuenta, la envidia forma parte de nuestro repertorio como personas, lo cual no es necesariamente algo “malo”; incluso algunos antropólogos sostienen que este sentimiento puede llegar a estar bien encaminado y ser positivo para la sociedad porque provoca una lucha contra el conformismo y hace que busquemos metas más altas a través de la imitación de los demás. Tomando como cierta esta idea significaría que todas las personas logramos superarnos en la vida a través de envidiar, particularmente como parte de una sociedad.

persona envidiosa

Sin embargo y a nivel individual, es más recurrente que cuando se siente envidia, ésta se quede en un estadio de pura amargura y mala sangre. Pero, ¿por qué una persona envidia? ¿Cuál es el mecanismo que provoca que alguien sienta malestar ante el bienestar y los triunfos –de cualquier tipo-, de otra gente?

Aspiraciones inalcanzadas de una persona envidiosa

Desde luego y por la misma complejidad de cada ser humano, hay múltiples factores que provocan la aparición de este sentimiento, pero en este artículo me limitaré a mencionar tres de los que considero más importantes.

En primer lugar, tal vez la característica más evidente de este sentimiento es la incesante aspiración de tener algo que no se posee. Y aquí puede entrar para la persona envidiosa la la justificación de la automotivación, ya que todos anhelamos un crecimiento y evolución en nuestras vidas, lo cual se logra aspirando a tener; sin embargo el asunto da un brusco cambio hacia la envidia cuando ese algo que no se posee es disfrutado por alguien más o le pertenece a otra persona.

Entonces, quien quiere poseer eso de lo que carece se frustra y obsesiona con la idea de adueñarse de ello. Pese a lo anterior es aquí en donde entra una paradoja, la cual es que para la persona envidiosa no es soportable el aceptar que se desea algo que otra persona tiene y él no, por tanto usa un mecanismo de defensa demeritando aquello que íntimamente desea.

Al hacer la denostación del objeto de deseo (persona, logro o cosa), no se da cuenta que en su afán de no parecer mezquino –en particular ante sus ojos-, logra exactamente eso. Y como esta actitud no le basta, entonces pasa al segundo punto.

Y tiene que ver con este deseo que te he mencionado anteriormente, aunque ya no como aspiración sino como hostilidad. Inmediatamente después de que la persona envidiosa desprecia aquello que íntimamente desea pero le asusta reconocer que así es, aparece la cancerosa idea de que quien sí dispone de ello lo pierda o, al menos, deje de disfrutarlo. Aquí es donde radica el considerado pecado de la envidia. Y ¿por qué? Porque cuando aparece este pensamiento, la persona envidiosa pasa a la acción.

Persona envidiosa

Al igual que el Yago shakesperiano cuyo potencial para generar intrigas se destapa cuando es despreciado en favor de Casio para el ascenso a teniente que deseaba, la persona envidiosa comienza a tejer una red de actitudes clara y abiertamente en contra del objeto de envidia. Empieza a murmurar, a correr rumores, a levantar falsos y a tratar de convencer a los demás que tiene la razón en lo que tanto defiende.

En la mayoría de las ocasiones estas actitudes toman la virulenta forma de ataques directos cuyo fin es perturbar la tranquilidad, felicidad o disfrute del objeto de su deseo inalcanzado. Si la persona atacada cae en el juego, el envidioso obtiene la sensación de triunfo que le hace sentirse mejor. Lo triste sin embargo, es que ésta es una victoria pírrica, porque como la envidia es similar a un saco sin fondo, mientras más placer momentáneo se obtenga entonces más querrá el envidioso, por lo que nunca se sacia y eso le hace permanecer en estado de sufrimiento permanente.

Complejo de inferioridad disfrazado de la persona envidiosa

Y es con respecto a lo anterior que toco el tercer punto. La frase atribuida a Napoleón Bonaparte acerca de que la envidia es una declaración implícita de inferioridad, es lo suficientemente acertada en este caso.

Y este complejo de inferioridad que florece en la persona envidiosa se siembra en la infancia. Cuando el niño empieza a tener las primeras relaciones sociales con su entorno –familia, amigos, escuela-, ocurre que a veces se siente amenazado con respecto a perder lo que tiene a manos de los demás, y si no logra enfocar adecuadamente este sentimiento de desprotección acerca de posesión, crece carente de la confianza necesaria para entender que todas las personas son poseedoras de aspectos positivos que otras no tienen lo cual es absolutamente normal y no encierra peligro alguno para él.

Si nadie le transmite o enseña la confianza que da el entendimiento de saber que ninguna persona es mejor que él por el hecho de poseer algo distinto, el niño comienza a sentir que no es lo suficientemente bueno para tener lo que el otro tiene o ser como el otro es, lo que le dispara la sensación de inferioridad y desamparo.

La manera en que reacciona entonces es disfrazando esa idea de inferioridad devastadora a través de diversos mecanismos como la competitividad descarnada, el enjuiciamiento de sí mismo, la inflexibilidad personal e interpersonal y, desde luego, la envidia. No es nada raro que las personas envidiosas tengan una idea grandiosa de sí mismas, llegando incluso a rebasar los límites de la empatía, la ética y la moralidad con el fin de mantener su frágil autoestima en puerto seguro o, al menos, conocido.

¿Qué hacer para lidiar cuando eres blanco de una persona envidiosa?

O –peor aún-, ¿qué hacer si eres tú el envidioso? Son preguntas de mucho interés. Antes que nada debes estar plenamente consciente de algo y es que no hay manera alguna de evitar ser envidiado. Hagas lo que hagas jamás podrás detener que ese sentimiento invada a algunas personas a tu alrededor. En ocasiones seremos partícipes de envidias “blancas” que surgieron en un momento y no se volverán a repetir, por lo que podemos seguir adelante con nuestra vida sin apenas mella. Pero la mayoría de las veces la envidia se mostrará en su parte más oscura.

Cuando esto ocurre –seas víctima o artífice-, es conveniente detectar el sentimiento apenas al aparecer y una de las mejores formas de hacerlo es observando si dicho comportamiento se repite. Esto nos permite darnos cuenta si hay que tomar una medida precautoria al respecto.

Tal vez la más sana de esas medidas es mostrar indiferencia ante la persona envidiosa y su actitud, sin embargo en ocasiones nos veremos obligados a mandar un mensaje claro y fuerte en respuesta del tipo “más vale que detengas tu envidia o tendrás que pagar consecuencias”.

Cualquier cosa que escojas debes de permanecer claro en algo: la envidia no se refiere a las carencias de la persona que es el blanco, sino que habla exclusivamente de las carencias del que envidia. Lo cierto es que una persona envidiosa no es capaz de ver en el otro más que lo que hay en sí mismo. Así que la próxima vez que alguien te muestre envidia o tú sientas envidia, recuerda que eso solamente dice cosas de su personalidad, no de tu personalidad.

Photo Credit: Antonio Guillem

Photo Credit: Mujer envidiosa via Shutterstock

The following two tabs change content below.
Vicente Herrera-Gayosso
Psicólogo, video blogger, orador motivacional y autor mexicano. Es egresado de la Universidad Tecnológica de México (Licenciatura en Psicología).

Comentarios

  1. Mariela dice

    Entonces es envidia cuando alguien te ataca viendo o criticando algo que tenes mal…. que estas muy flaca… o con diferentes cosas contra una. Tenia una c

    • Mariela dice

      Tenia una conocida que sieeempre que me veia tenia algo para decirme…. atacandome por una cosa o por otra. Me re molestaba
      Hasta que le pare el carro porque ya me tenia arta. Y ademas ella era maaaasss flaca que yo. Pero no… siempre me caia con algo contra mi. A mi no me molesta ser flaca… siempre lo fui y no engordo mi fisico generalmente es asi. Pero que alguien me quiera hacer sentir mal por como soy…. repetidamente . Me saca de las casillas

  2. silvia dice

    no se si sera malo o bueno pero me creo tan superior que estoy segura nunca he sentido envidia por ninguna persona al contrario me alegra que las bonitas esten cada vez mas lindas que las feitas se pongas bien bellas me encantaria que este mundo estuviera rodeado de bellezas exoticas eso seria genial seria un reto verme cada vez mejor y no precisamente por envida todos los pecados capitales se pueden combatir y en la pelea podemos encontrar lo mejor de nuestro ser por que no es lo que nos toque es lo que nos propongamos ser.

    • Laura dice

      ¿Qué significa que una persona envidiosa no es capaz de ver en el otro más que lo que hay en sí mismo?

      Creía que ocurría todo lo contrario, que veía en otr@s cualidades que no veía en sí misma y las deseaba para sí.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *