¿Cómo podemos saber si somos alcohólicos?

somos alcoholicos

En mi experiencia como psicóloga en el campo de las adiciones y el alcohol, muchas veces me ha surgido esta pregunta de familiares y amigos.

¿Cómo podemos saber si somos alcohólicos?

El alcohol es sin duda la droga que más se consume en nuestra sociedad. Además de ser una de las drogas legales, es también una droga de consumo diario ligada a la gastronomía, las reuniones sociales y la diversión de fin de semana.

Por estos motivos es normal que muchas personas se pregunten si por el hecho de consumirla a diario son adictos a la misma.

Para poder despejar estas dudas lo primero que tenemos que saber es cómo se define el alcoholismo y qué es lo que sucede en el organismo de una persona para que la podamos denominar como adicta a esta sustancia.

La Organización Mundial de la Salud (OMS) denomina en la actualidad al alcoholismo “síndrome de dependencia del alcohol” y está incluido en la Clasificación Internacional de Enfermedades No. 10 (CIE-10). El alcoholismo forma a su vez parte de una categoría denominada. “Trastornos mentales y del comportamiento debidos al consumo de sustancias psicótropas”.

El principal componente de las bebidas alcohólicas es el etanol (CH3CH2OH), éste es un depresor del sistema nervioso central, es decir, adormece progresivamente las funciones cerebrales y sensoriales.

En ocasiones se confunde erróneamente con un estimulante, ya que en un primer momento produce euforia y desinhibición conductual. Esto se debe a que primero afecta a los centros cerebrales responsables del autocontrol, lo que conduce a que nos dejemos llevar por los efectos del consumo de esta sustancia. Además de esta falsa creencia sobre el alcohol le acompañan otras muchas como son que es bueno consumirlo una vez al día.

Los efectos del consumo de alcohol varían según la persona, edad, peso y sexo. Las mujeres son más susceptibles al alcohol, también lo son las personas más jóvenes, sobretodo si están en etapas de desarrollo como son los adolescentes y las personas con menor índice de masa corporal. Si tenemos el estomago lleno o vacío y cómo se encuentre nuestro cuerpo ese día, influirá en los efectos que nos cause el alcohol.

¿Qué criterios se tienen que cumplir para saber si una persona es alcohólica?

Los criterios serían los siguientes:

No podemos determinar qué dosis en gramos de alcohol es la mínima que una persona tiene que ingerir a diario para considerarla alcohólica ya que, como hemos dicho, depende de muchos factores personales. Pero sí podemos determinar qué serie de condiciones se tienen que cumplir.

En primer lugar tiene que aparecer el síndrome de abstinencia, definido como el uso del consumo de alcohol para aliviar los síntomas de malestar causados por la falta de esta sustancia en el organismo.

También, nuestro cuerpo tiene que adquirir tolerancia a la sustancia, es decir, la necesidad de consumir cada vez cantidades mayores de alcohol para conseguir el mismo efecto.

Y por último se debe dar un cierto grado de dependencia. La dependencia del alcohol generalmente se caracteriza por la necesidad imperiosa de beber alcohol y la incapacidad para limitar la cantidad o dejar de beber una vez que comenzó a hacerlo.

Si vemos que una persona cumple estos tres criterios, no necesariamente a diario sino cada vez que consume alcohol, podríamos estar ante un claro caso de alcoholismo.

Photo Credit: Mujer alcohólica via Shutterstock

The following two tabs change content below.
Raquel Alonso
Licenciatura en Psicología en la Universidad Miguel Hernandez de Elche. Experto en Toxicomanías y alcohol. Tratamiento y Técnicas de deshabituación
Raquel Alonso

Últimos posts de Raquel Alonso (Ver todos)

Comentarios

  1. dice

    Estimadas Raquel,
    Muy interesante el tema. gracias por exponerlo. Como complemento al diálogo que se ha generado, quisiéramos agregar que, aunque lo que señalas es correcto, lamentablemente, la abstinencia y la tolerancia pueden ser condiciones difíciles de pesquisar, incluso en personas con un grado de alcoholismo avanzado.

    Por esta razón, suele ser más aclarador si uno trata de observar también 2 cosas:

    1) Si se ha reducido, en algún grado, el control que se tiene sobre el consumo
    2) Una cantidad importante de los intereses o actividades tienen que ver con el consumo

    El punto 1 resulta claro cuando alguien ha tenido consecuencias negativas importantes a raíz del consumo, y aún así no logra reducir o dejar de tomar lo suficiente para evitarlas en el futuro.

    Sin embargo, no es necesario haber tenido consecuencias demasiado importantes o graves para pensar que uno pueda tener un problema. Existen alcohólicos muy hábiles para evadir las consecuencias, y también algunos contextos bastante tolerantes. Por esto, puede ser de utilidad intentar observar también algunas situaciones cotidianas que uno nota que se repiten más de lo que uno quiere, como por ejemplo: Para el cumpleaños de Pepito me había propuesto tomar máximo 2 tragos, sin embargo, terminé tomando 4 o 5; Para el Matrimonio de Juanito tenía decidido tomar sólo para hacer un brindis, y quizás tomarme una copa de vino con la comida, pero después seguí tomando toda la noche; etc.

    El punto 2 que expusimos más arriba es más sutil y largo de explicar, pero quizás sea aclaradora la experiencia de estar pensando persistentemente desde el Lunes en lo que se va a tomar el día Viernes.

    Por último, quisiéramos agregar que, para cualquier diagnóstico serio, o para descartar la presencia de un problema, es necesario y recomendable consultar con un profesional especialista en el tema.

    Saludos

    Psicólogos de Santiago
    http://www.psicologosantiago.com
    https://www.facebook.com/psicologosantiago.uc/

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *