Cómo convivir con personas problemáticas

personas problematicas

A lo largo de nuestra vida vamos a tener que convivir, queramos o no, con personas problemáticas.

¿A qué llamamos personas problemáticas?

Existen muchos tipos de personas problemáticas. Este tipo de personas pueden ser envidiosas, negativas, falsas, manipuladoras, descalificadoras, etc. Se trata de individuos dañinos que tienden a complicarnos la existencia y que pretenden influir en nuestras decisiones y comportamiento.

“El arte de vivir, se compone en un 90% en la capacidad de convivir con personas que no puedes soportar” (Samuel Goldwin)

Podemos hacer una síntesis de cuales son las características de estas personas que viven entre nosotros, básicamente, para complicarnos la vida: son personas que sólo saben hablar de sus logros, no saben escuchar, desalientan cualquier proyecto o ilusión que les comentas, se enojan y gritan con frecuencia, te intimidan y coartan tus sueños, son inflexibles, te culpan de sus problemas, siempre quieren tener razón, menosprecian tus ideas, etc. Ante esta clase de actitudes tendemos a ser cautelosos, vivimos la interacción con ellos incluso con cierto miedo y sentimos alivio cuando desaparecen.

“Los seres más mediocres pueden ser grandes sólo por lo que destruyen” (André Maurois)

No vamos a tratar aquí de analizar por qué estas personas se comportan así, pero podemos afirmar, que su manera de ser está reflejando, la mayoría de las veces, un mundo interior con problemas (frustración, baja autoestima, envidia, celos, inseguridad, resentimiento, etc) a los que sin duda deberían poner solución.

“…mala gente que camina y va apestando la tierra…” (Antonio Machado)

El comportamiento de toda esta gente que nos causa problemas y malestar resulta muy difícil de soportar y nos genera, muchas veces, malestar psicológico. Es preciso protegernos, establecer ciertos límites en la relación con estas personas para poder “sobrevivir”. Evidentemente no vamos a poder cambiar a estos individuos, pero sí podemos cambiar nuestras actitudes y comportamientos hacia ellos.

¿Cómo ponemos límites sin hacer daño, pero sobre todo, sin lastimarnos a nosotros mismos?

1. Potencia tu autoestima

Es tu mejor “arma”. No dependas de las valoraciones que hacen de ti los demás. Confía plenamente en tus capacidades y comportamientos. Lo que tú piensas sobre ti debe ser más importante que la opinión que tienen los demás. La necesidad de aprobación ajena puede llegar a ser un problema. Debes creer en tu potencial. Recuerda que la única persona que puede “limitar” lo que eres capaz de hacer, eres tú mismo.

2. Intenta rodearte de las personas que te quieren de verdad.

Evita a las personas problemáticas. Parece obvio, pero muchas veces no nos atrevemos a cortar con ciertas relaciones que no nos aportan nada o que sólo nos aportan aspectos negativos. No dediques tu tiempo a las personas que no merezcan la pena. Intenta rodearte de personas que te alienten y  motiven para conseguir tus metas y sueños

3. Potencia tu asertividad.

La asertividad es una habilidad social que consiste en aprender a defender tus decisiones ante otros. Debemos ser capaces de decir “NO”, de hacer valer nuestros derechos de una forma correcta y con habilidad social.

4. No quieras cambiar a nadie, sólo cambia quien decide cambiar

Debemos realizar cambios en nuestra conducta, encaminados a interaccionar de la forma más productiva posible con toda esa gente problemática. No te detengas a evaluar ni a intentar entenderlos, no merece la pena.

5. Tómate sus críticas y comportamientos inadecuados utilizando el humor

El sentido del humor te servirá para desdramatizar la situación y desarmará a quien intente hacerte daño.

Para terminar, una frase que a mí me parece muy acertada con relación a toda esa gente problemática, y que debe servir como recurso definitivo…

“Perdonar es no tener demasiado en cuenta las limitaciones y defectos del otro, no tomarlas demasiado en serio, sino quitarles importancia, con buen humor, diciendo: ¡sé que tú no eres así!” (Robert Spaemann )

The following two tabs change content below.
Julián Illán
Psicólogo e ilustrador. Creador de la web de psicología donpsico.es
Julián Illán

Últimos posts de Julián Illán (Ver todos)

Comentarios

  1. Conocete para que me conozcas dice

    Las personas problematicas son todas aquellas que no pasan nuestro control de calidad tomando como base el sentido comun para interactuar en el diario vivir por las calificamos como problematicas. La pregunta es: nuestra capacidad de ser o estar felices se siente limitada por la fustracion e impotencia de no poder hacer algo al respecto para que esta situacion mejore.
    Y opino lo siguiente como base tomo lo basico y fundmental del sentimiento de la felicidad, y razono; que felicidad es mayor la que sentimos cuando alguien es feliz por causa de algo que hemos hecho desinteresadamente por alguien, o la felicidad de no tener que hacer nada por nadie por que no es nuestro problema o sera que nuestro reto de vida y proposito de ser o estar es hacer que estas personas se den cuenta del potencial que tienen y no saben canalizar. Esto es para los conocen la verdadera felicidad.

  2. GUADALUPE ISABEL dice

    Y TENEMOS UNA ORDEN DEL SEÑOR…..WUAOOOO…..DICE SOPORTANDOOS…..WUAOOOO….
    Efesios 4:2 con toda humildad y mansedumbre, soportándoos con paciencia LOS UNOS A LOS OTROS en amor, Romanos 15:7 Por tanto, recibíos LOS UNOS A LOS OTROS, como también Cristo nos recibió, para gloria de Dios.
    Hebreos 3:13 antes exhortaos LOS UNOS A LOS OTROS cada día, entre tanto que se dice: Hoy; para que ninguno de vosotros se endurezca por el engaño del pecado. Romanos 15:14 Pero estoy seguro de vosotros, hermanos míos, de que vosotros mismos estáis llenos de bondad, llenos de todo conocimiento, de tal manera que podéis amonestaros LOS UNOS A LOS OTROS.

  3. Jo dice

    Muy buen artículo. Pero es muy difícil y doloroso vivir esta situación cuando se vive con un pariente cercano así: problemático(a) y tóxico(a). Por diversas circunstancias, me impide alejarme de esa persona y tengo que experimentar casi todos los días miles de malos sentimientos y actitudes hacia mí. De verdad esta persona me tiene hartísima, pero no me queda otra que aguantarla. Lo que no quiero es que se me “pegue” estas mismas actitudes de forma inconsciente o ser como esta persona. ¡No quiero eso! De repetir el mismo patrón negativo. Por suerte, no he acabado loca todavía.

  4. Aranza dice

    Muy buen articulo, muy digerible la informacion, cadavdia la situacion economica ,la sociedad , nos vamos encontrando con personas estresadas y negativas, pero con estos consejos, nos yuda para tolerarlos , uff !!

  5. Inx dice

    Me parece un artículo que es bastante interesante, el cual puede llegar a ayudar a muchas personas. Coincido en que es muy importante darse valor a uno mismo, y no entran en conflicto con esas personas, porque al fin y al cabo lo que quieren es eso, discutir y hacer sentir mal a las otras personas mediante la manipulación.

  6. Rub dice

    Un articulo muy interesante, pero ¿dandole la vuelta a la tortilla? Inconscientemte en algunos casos, podríamos ser cada uno esa persona tóxica para el resto. ¿Qué solución se le pondría a eso?

  7. Araceli dice

    Muy cierto, me gusto este artículo y me viene justo cuando lo necesito. Pienso que todos tenemos a nuestro alrededor gente nociva, tóxica, que nos chupa nuestra energía y la mayoría no sabemos como lidiar con gente así.
    Es aún peor cuando se trata de unfamiliar, ya que por el parentesco resulta mucho más difícil de evitar.

  8. Da-Sang dice

    Buen artículo!!! Me gusto mucho, ya que hoy día lidiamos en muchos lugares y situaciones con esta diversidad de personas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *