Cerebro y azúcar: Una inseparable pareja

cerebro y azucar

Aproximadamente la mitad del aporte total de nuestra dieta diaria (50-60%) debe proceder de la ingesta de los hidratos de carbono complejos (nutrientes que nos proporcionan energía y se encuentran en alimentos como cereales y derivados, tubérculos, legumbres…).

De este aporte nutricional, según las recomendaciones dietéticas más actuales de la Organización Mundial de la Salud (OMS; 2015), se aconseja que como máximo el 10% de nuestra ingesta total diaria (o idealmente inferior a este porcentaje) sea en forma de hidrato de carbono simple o lo que se conoce comúnmente como azúcares libres.

Esta denominación de azucares libres contempla aquellos que están presentes en los alimentos fabricados o procesados (snacks, chocolates, dulces, pasteles, bollería, etc), excluyendo las frutas y las verduras enteras frescas y la leche y derivados que contienen azucares contemplados como azucares intrínsecos y por tanto, no catalogados de la misma manera que los azucares libres en cuanto a consecuencias sobre nuestra salud.

El consumo de azúcar en España

Entorno a estos antecedentes teóricos, la realidad que reflejan los estudios científicos recientes es que las cifras del consumo medio diario de azúcares libres en adultos en España son de alrededor de 90g, ¡cantidad que representa más del 15% de la ingesta total diaria! Es decir, la realidad que indica este dato es que los españoles seguimos patrones de consumo muy superiores a las recomendaciones descritas por la OMS.

¿Qué está sucediendo o qué motivos pueden explicar este elevado consumo de azúcar? ¿Por qué el azúcar está tan presente en la dieta de los españoles? Para dar respuesta a estas u otras cuestiones, podemos decir que:

  • los españoles tenemos una tendencia al abuso de alimentos ricos en azúcares por su fácil disponibilidad.
  • las industrias alimentarias y campañas comerciales se encargan de inducir este elevado consumo entre la población, especialmente aquella que es más vulnerable como los niños y adolescentes.
  • la presencia de los profesionales en los centros sanitarios para luchar contra esta realidad no es suficiente.

Pero ¿Y nuestro cerebro? hoy nos centraremos en la idea que da lugar al titular de este artículo y que desde hace miles de años es más que archiconocida: nuestro órgano más complejo es bien sabido que es una unidad única glucodependiente, es decir, necesita el azúcar como sustrato energético para su correcto funcionamiento en nuestro organismo.

¿Qué provoca en nuestro cerebro el azúcar?

Cuando consumimos un alimento rico en azucares simples como por ejemplo una bebida azucarada, un dulce o bollería o bien un snack de chocolate, nuestro cerebro genera o libera unas sustancias llamadas endorfinas que son capaces de hacernos sentir una sensación de placer permanente.

Así pues, algunos alimentos con alta palatabilidad, altos en calorías y ricos en azúcares se ha visto que pueden tener un potencial adictivo hasta el punto de aparecer una dependencia psicológica muy distinta a la dependencia fisiológica conocida por todos.

Conducta adictiva

La presencia de una adicción se caracteriza por la conducta o comportamiento de la persona adicta totalmente condicionado o subrogado a la dependencia por aquello que le reporta un “enganche”, ya sea el azúcar, la comida, el alcohol o las drogas.

Conductas de pérdida de control en el acto de comer o en determinados alimentos ricos en azucares o bien, comportamientos alimentarios de ingesta compulsiva que tienden a cronificarse pueden ser indicadores de un patrón similar a la adicción o de representar un paralelismo con la dependencia de sustancias.

Es en estos casos cuando conviene reflexionar y pararse a pensar qué causas explican esta realidad para valorar si existen áreas vitales que no marchan bien o qué focos existen que nos generan malestar y una relación poco sana con la comida y poco equilibrada.

La importancia del contexto psicológico

Sea de un modo u otro, a día de hoy no podemos afirmar quizás que en estas situaciones exista una adicción al azúcar libre pero sí que podemos manifestar el riesgo de salud que comporta la ingesta excesiva de azucares en la ganancia de peso o en la salud de nuestros dientes.

Pero aún más a tener en cuenta es la importancia de identificar y detectar aquellos procesos psicológicos ligados a cada persona que también pueden explicar causas o motivos muy valiosos de estas situaciones que comportan el elevado consumo de alimentos ricos en azúcares libres que se está haciendo.

Así pues, a modo concluyente, es de vital transcendencia conocer tanto los factores sociales, culturales como los factores dietéticos y psicológicos ligados al consumo de algunos alimentos concretos, en este caso, a los alimentos azucarados.

Photo Credit: Chica con corazón de piruleta via Shutterstock

The following two tabs change content below.
Andrea Arroyo

Andrea Arroyo

Psicóloga (col núm. 24108). Graduado en psicología (UOC). Escritora en el blog PSICOCODE ( psicologia y desarrollo personal). Dietista-Nutricionista (col núm. 00213). Diplomada en Nutrición Humana y Dietética y Máster Oficial en Nutrición y metabolismo por la Universidad de Barcelona.
Andrea Arroyo

Últimos posts de Andrea Arroyo (Ver todos)

Comentarios

  1. Ronal dice

    He descubierto esta pagina, y me encanta :).
    Ahora bien, soy un amante del entrenamiento de la fuerza y nutricion. No soy el que mas sabe obviamente(soy un novato jijiji). Pero que el cerebro necesite glucosa, no significa que tengas que comer carbohidratos. Ya que para obtener glucosa, se puede hacer de dos formas: una comiendo hidratos de carbono o a traves de un proceso llamado gluconeogenesis(ruta metabolica que forma glucosa a traves de aminoacidos o acidos grasos).
    Los ultimos estudios estan demostrando que la grasa es el combustible favorito del cerebro, un fallo que se cometio hace años, es dar por hecho de que si el cerebro necesita glucosa, inflate a hidratos de carbono. Las recomendaciones de las organizaciones de que nuestra dieta sea 50-60% hidratos de carbono es una locura. A menos de que seamos deportistas no tiene sentido comer tantos hidratos.

  2. dice

    Disculpen pero yo sabia de que el cerebro se alimenta de glucosa, asi como de otras cosas como agua,oxigeno,grasas…

    ahora pregunto ya que aqui dice “nuestro órgano más complejo es bien sabido que es una unidad única glucodependiente, es decir, necesita el azúcar como sustrato energético para su correcto funcionamiento en nuestro organismo.”

    entonces es malo o bueno la glucosa,para el cerebro ?!?!??!?

  3. Rhander dice

    Es una realidad, los problemas de salud están limitando nuestro capacidad de que el organismo responda antes las enfermedades causada por intolerancia al comer. Debemos de ser consciente con respecto a la capacidad que tenemos de cuidar nuestra salud. Si respetamos nuestro cuerpo, es un tanto difícil, tener que asistir a un centro de salud; además, estos azúcares simples son causa importante en la propagación de la diabetes tipo 2.La salud depende exclusivamente de nuestros cuidados personales.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *