Asertividad: el éxito de las relaciones sociales

relaciones sociales

¿Te cuesta relacionarte con algunas personas?, ¿no sabes cómo expresar lo que sientes?, ¿te callas por no molestar?, ¿estallas cuando ya no aguantas más?.

Si te identificas con algunas de estas preguntas es porque no eres del todo asertivo. Como decía Aristóteles, el ser humano es un ser social por naturaleza, por lo tanto, dominar el arte de las relaciones sociales nos reporta más que satisfacciones. Por un lado, nos hace conseguir nuestros objetivos de forma eficiente, lo que aumenta nuestra autoestima; y por otro, nos hace sentir integrados en el mundo.

La asertividad consiste en conocer nuestros derechos y defenderlos, respetando a los demás y expresando nuestros deseos de una manera amable, abierta y adecuada; logrando lo que deseamos sin molestar a los demás.

La mayoría de las personas se hayan en los dos extremos opuestos. Unas son pasivas, no expresan lo que sienten porque creen que van a ofender a la otra persona. Respetan a los demás pero no se respetan a sí mismas. Y otras son agresivas, defienden con exceso sus intereses sin tener en cuenta a los otros, provocándoles, esta actitud, muchos problemas.

Estas dos formas de comportarse trae una serie de consecuencias negativas; la persona no logra alcanzar sus objetivos y si lo hace es con mucho malestar. Además se sienten con baja autoestima y con la sensación de falta de control.

Habitualmente la persona oscila entre estos dos estados (pasivo-agresivo), aguanta por no tener problemas ya que no sabe expresarlos de forma satisfactorias y cuando no puede soportarlo más, explota y se muestra agresiva.

Ser asertivo es el secreto del éxito de las relaciones sociales y, conseguirlo, es más fácil de lo que imaginamos. Sin embargo, hay un primer paso que hay que dar y es, perder el miedo al rechazo. Si nos enfrentamos a este miedo, el camino, para llegar a dominar este arte, será muy transitable.

Puedes empezar a practicar desde ya con las siguientes recomendaciones:

  • Inicia las conversaciones expresando tus deseos: “me gusta…”, “me siento..”
  • Si algún comentario de alguien no te agrada, házselo saber pero sin atacar a la otra persona. Por ejemplo, “Sé que no lo has hecho con mala intención, pero no me ha gustado lo que me has dicho”, al terminar sonríe.
  • Cuando estés en situaciones sociales, estate pendiente de ti misma, obsérvate´, mira tu cuerpo, tus manos y atiende tu respiración. Esto te ayudará a estar más tranquila.
  • Rodéate de personas positivas e intenta evitar aquellas que te hacen sentir mal.

Para concluir, os recomiendo un libro que me encanta para quienes quieran profundizar en este tema y se titula “La asertividad, expresión de una sana autoestima”, su autora es Olga Castanyer . Además, para quienes trabajan en este campo, existe una escala de habilidades sociales (EHS) de Tea Ediciones donde se valora la asertividad del sujeto entre otras valoraciones. Es un material muy interesante para profesionales.

En definitiva, tenemos en nuestro manos el poder de las relaciones sociales, solo hace falta aprender cómo hacerlo y practicar a diario.

Photo Credit: Amigas tomando café via Shutterstock

The following two tabs change content below.
Esther Redolosi
Psicóloga sanitaria experta en psicopatología y salud, con formación en psicooncología. Actualmente atiendo a adultos y niños en centros privados de Cádiz.
Esther Redolosi

Últimos posts de Esther Redolosi (Ver todos)

Comentarios

  1. Vanesa dice

    Muy interesante el artículo. Tengo problemas desde hace años en mis relaciones con otras personas, había oído hablar de la asertividad pero al leerte he comprobado que soy pasiva.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *