Superar una ruptura de pareja: 10 claves

superar una ruptura

“El tiempo lo cura todo” Suelen recomendarlo los curtidos en experiencias como elixir mágico: el tiempo.

Y aunque el tiempo nos otorga el maravilloso regalo de modular la intensidad del recuerdo, ni para todos es fácil ni mucho menos rápido.

De las consultas que recibo, de las conversaciones en las que me veo sumergida, profesionales o personales, una parte bastante importante tiene relación con las relaciones de pareja y todo lo que a la misma la envuelve. Y cuando la pareja deja de serlo… bienvenido problema.

Y es que como cantaba Mecano “Me cuesta tanto olvidarte” es un típico tópico en las rupturas.

¿Podemos hacer algo como profesionales?

Creo que más de lo imaginas. No existen fórmulas mágicas ni elixires autocurativos, existen nuevos enfoques de una misma situación, recursos que puedes aprender y aplicar en tu vida diaria para que sea más fácil superar la tristeza y hacer un “borrón y cuenta nueva”

Te dejo diez claves para te resulte más sencillo abrir un nuevo capítulo en tu vida.

1. Acepta la realidad

Parece obvio, pero no lo es. Es normal que desees que la situación sea diferente. Es normal que quieras sentir la felicidad que sentías (y que sentirás). Es normal que sientas decepción porque tus expectativas se han truncado.

Lo que realmente nos hace sufrir no es lo que ha pasado sino la percepción de lo que ha pasado. Y no digo con esto que no estés sufriendo. Digo, y si me permites afirmo, que la mayoría de los casos, la persona imagina que lo pasará peor de lo que lo pasa. Voy a recordar una conocida anécdota de un violinista que en pleno concierto en Nueva York vio cómo se rompía una de las cuatro cuerdas de su violín. Decidió no parar de tocar y adaptar la melodía a las cuerdas restantes, por difícil que fuera el objetivo.

Terminado el concierto explicó su decisión: “Hay momentos en los que la tarea del artista es saber cuánto puede llegar a hacer con lo que le queda”.

Y aunque nuestra realidad no sea tan pública como la del violinista, lo cierto es que la vida nos pone a prueba cuando vivimos una ruptura de pareja. Podemos lamentarnos de lo mal que nos sentimos o podemos aceptar que la realidad es la que es, preguntarnos qué tenemos, qué nos queda y cómo lo podemos vivir para recuperar el armonioso sonido en nuestra vida.

2. Relativiza

Por mal que te sientas, por mucho dolor que sientas y por mucho que creas que se acaba el mundo, no es lo mismo una ruptura de pareja que recibir una noticia comparable por ejemplo a una enfermedad grave o irreversible. Además… ¿puedes imaginar mientras lees estas líneas la cantidad de personas que rompen en el mundo? No te pasa sólo a ti, y si otros lo superan, ¿Por qué tú no?

3. No busques culpables, no los hay.

Aún incluso si hay una tercera persona. No hay culpables. Vivimos en un mundo globalizado en el que interactuamos con miles de personas. Si encuentras en tu pareja aquello que quieres en tu vida (y lo mismo tu pareja contigo) te dará igual conocer a mil personas más. Es más, reiterarás tu decisión.

4. Y de todos modos, el amor no tiene porqué durar para siempre.

Hay parejas que viven juntos y se aman toda la vida. Hay parejas que dejan de amarse. Y no es ninguna tragedia. Si hoy conoces a otra persona y resulta que te das cuenta que vive de acuerdo con esos valores que para ti son eje vertebral de tu vida, además sientes atracción física y cuando lo/a conoces más eres consciente de que quieres conocerle/a más… quizá sea el momento de reflexionar contigo, de tomarte un buen café contigo mismo y después decidir y hablar con tu pareja. No tienes obligación de ser feliz al 75% si puedes serlo al 100%

5. Evalúa.

Si tu pareja te plantea la necesidad de un “tiempo para pensar” puedes pensar que el mundo se cae, y todo aquello que antes criticabas en tu pareja, ahora se suaviza y no encuentras motivos ni justificación para hacerlo. Es más, hasta la/o alabas… Ni tanto ni tan calvo como reza la expresión.

Haz un listado de aquellas cosas que puedes hacer ahora en tu “tiempo de espera” que antes no podías hacer (verás cómo crece la lista).

Recupera de tu memoria y de tu interés, aquello que no encontrabas momento para hacer. Hazlo por escrito y déjalo en lugar visible. Te ayudará.

6. Aprende a estar contigo mismo.

Parece paradójico pero siendo cada uno de nosotros la persona con quién más tiempo pasamos somos muchas veces los grandes desconocidos. Aprende a tomar un café contigo mismo, a ver una película contigo, a pasear por la playa contigo… descubrirás sensaciones nuevas, aprenderás a escucharte y sentirte, y valorarás mucho más tu “presencia” consciente.

7. Y curiosamente, y en el mayor de los casos, este re-encuentro te lleve a tener una vida social más activa.

¿Por qué? Verás que es sencillo, cuando te enfocas en ti, en tu interior, en lo que te hace feliz y lo que quieres, eres capaz de decidir también con más claridad aquello que no quieres. Lógico, ¿no? Como si de un imán se tratara, las personas con quienes “sintonices” se acercarán a ti y tú a ellas, a las actividades que te apasionan, a aquello que te hace sentir plen@ y feliz. Y ahí es donde puedes encontrar otras interesantes personas…. 😉

8. Bajo este enfoque de atender a tus propias necesidades, re-descubriéndote, aprovecha y re-descubre tu casa.

Re-diséñala, no hace falta gastarse mucho dinero. Cambia la imagen para que esté en sintonía con tu persona: desde una lámina, hasta un dibujo en la pared (¿por qué no?), hasta una foto tuya grande… puedes hacer mil cosas a muy bajo coste para cambiar la imagen de tu casa y que sea diferente. Sobre todo y lo más económico, tira (o retira) elementos … ¡más barato imposible! No convivas con una imagen del pasado que no enriquece.

9. Cuida tu imagen exterior.

Claro, la autoestima también se conquista desde fuera. Indiscutiblemente la raíz no se ve, es interna y navega en nuestro interior. Si bien también podemos trabajarla, lo que ahora más rápidamente te interesa es verte “estupenda” y no dejarte. Sin dejar de cultivar y atender tu autoestima, que se sentirá resentida y es normal, cuida tu aspecto y tu salud. Tu ropa y tus complementos. No hace falta gastar grandes cantidades de dinero, y de convertirte en otra persona, sino de gustarte a ti misma.

10. Usa la música

Pero ¡cuidado! no caigas en las canciones tristes de desamor, que están a la orden del día. Tu ex no es lo único del mundo, y “tú y yo somos uno” suena muy bien pero no es real, acuérdate del punto uno…acepta la realidad. No somos uno ninguna pareja, cada uno es cada uno, y las canciones, las letras de las canciones no ayudan precisamente a fomentar la idea de la individualidad dentro de la pareja, más bien todo lo contrario, fomentan la dependencia lo cual no ayuda en absoluto a crecer ni como pareja ni como persona.

Por tanto, “música maestro” sí, pero con selección.

Así que concluyendo… cuando inicias tu proyecto de vida con otra persona, lo haces pensando que será “para siempre” , y efectivamente, es para siempre, para siempre que dure el amor. El amor entre la pareja puede acabarse, pero no significa que se acabe el sentido de la vida para ti. Re-invéntate.

The following two tabs change content below.
Beatriz Muñoz
Coach profesional, formación acreditada por ASESCO. Especializada en Comunicación y gestión de equipos. Estudiante de Psicología por la UNED.
Beatriz Muñoz

Últimos posts de Beatriz Muñoz (Ver todos)

Comentarios

  1. Lizbeth dice

    uno se casa con la idea de que el amor es para siempre, y moriremos de viejitos, te imaginas los hijos, se planean viajes, tal vez lo que más duele es la pérdida de todo aquello que no pasara, todas las ilusiones que nos hicimos, claro que duele la ausencia, claro que duele que te digan que no te aman, claro que duele que ya no despierte a tu lado en las mañanas, pero para mí lo más difícil es imaginarme mi vida sin el, sin los planes, sin los hijos. Tengo una semana que me dejaron, una semana que me entere que los gemelos que etaba embarazada no nacerían. se que todo es tiempo al tiempo y con ayuda de nuestras actitudes y autoestima, pero no por eso deja de doler,

  2. Maria dice

    Me ha gustado mucho este artículo.Lo leo en un momento crucial pues estoy superando una separaciòn,llevo casi un año y aún convivo con esos momentos en los q temo la soledad y tengo pensamientos muy idílicos de lo q podīa haber sido mi relación y no fue…creo que en la distancia todo se idealiza enormemente.Gracias!!

    • Beatriz Muñoz MoranteBeatriz Muñoz Morante dice

      Me alegro mucho que te sirva de apoyo. Estoy segura de que en breve lo recordarás sin esa implicación emocional tan intensa que durante las primeras etapas se siente. Seguro que nuevas oportunidades se presentan en tu vida, y con ellas la ocasión de conocer a esa persona importante que comparta contigo aquellos valores por los que cada mañana te levantas.
      Ánimo 🙂

  3. norma susana alcantara dice

    Gracias por los valiosos tips, Beatriz. Estos servirìan para el que es dejado por una ruptura de pareja, yo me pregunto en el caso de la muerte de la pareja, algunos de estos tips servirían para transitar el duelo? Saludos.

    • Beatriz dice

      Pues efectivamente, son aplicables. Al fin y al cabo, cuando una relación llega a su fin se atraviesa una especie de “duelo”, que no es comparable a una fase de pérdida real,aunque sí podemos hacer un símil de la situación, y como indicas, es aconsejable hacer uso de recursos, por ejemplo como éstos, que pueden ser muy útiles para quién queda sol@.
      Tendré en cuenta tu comentario, y escribiré algo específicamente.
      Gracias.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *