¿Qué quieres en la vida?

vida

A esta pregunta el 95% de las personas responde sin pensar demasiado:

SER FELIZ

Efectivamente, no hay duda, la mayoría de los seres humanos queremos ser felices.

Si formas parte del 5% que no quiere esto, no sigas leyendo, seguro que tienes mejores cosas que hacer que aprender algo básico para tu felicidad. Para el resto, presta mucha atención, porque estoy seguro de que vas a aprender cosas que nunca antes te habías planteado.

La felicidad no existe

Menuda forma de empezar…

Te acabo de decir que esta entrada puede cambiar tu percepción en cierto sentido y de repente te suelto esto. Me explicaré, porque obviamente esa afirmación tiene matices importantes:

Por supuesto que existe la felicidad entendida como momentos en los que experimentas alegría y satisfacción en tu vida. Experiencias como ver a tu hijo recién nacido o conseguir una meta que verdaderamente deseabas durante mucho tiempo, sin duda te reporta una felicidad inmensa.

A lo que me refería, tal y como hablé en su día en la entrada “La fórmula de la felicidad” es que la felicidad no es algo permanente en la vida, sino que se encuadra en momentos de la misma. Por eso perseguirla como un fin en el que instalarse de forma permanente, es sin duda algo que te causará más infelicidad que el efecto que deseas.

Si esperas alcanzar algo que objetivamente es prácticamente imposible conseguir, es bastante fácil que caigas en la frustración.

En mi opinión ser feliz está asociado a sentirse pleno, es decir, algo más relacionado con un sentimiento interior de congruencia y de realización personal que siendo trabajado puede llegar a ser constante en tu vida.

Feli… bertad?

Entendida la felicidad como ese estado de plenitud que antes mencionaba, si existe algo unido a ello de forma inseparable, es el sentimiento de libertad. Tan inseparable, tan sumamente intrincado, que me atrevería a decir que no es posible experimentar la plenitud sin sentirse verdaderamente libre.

Reflexiona por un instante si podrías sentirte feliz si no pudieras llevar a cabo algo verdaderamente importante en tu vida. Por más que lo pienso, en mi caso sería imposible.

Pero…

¿Qué significa realmente ser libre?

En mi opinión ser libre significa moverse con libertad en la dirección que deseas sin que una limitación te impida ir más allá. Cuando hablamos de libertad tendemos a pensar que ser libre es cuestión de movilidad.

Pensamos en el preso que está confinado en una celda o en un esclavo sometido a hacer algo que no desea. Ser libre significa poder hacer lo que quieres, estar donde quieres, con quien quieres. Sólo en un estado de total independencia serás libre y conseguirás el poder para ir más allá: para transcender

Para que eso suceda necesitas mucho más que tener libertad de movimiento.

De hecho la libertad total tiene 4 dimensiones:

Dimensión física

Es la dimensión que comentaba anteriormente.

Si por alguna razón no tienes libertad de movimiento para hacer aquello que deseas, sentirás frustración.

Esto no se refiere sólo a estar confinado en un espacio físico, sino también a la capacidad que te ofrece tu cuerpo de hacer cosas como andar, ver, oír. Recuerda que tu cuerpo es tu vehículo en este mundo en el que vives, y de él dependes para experimentar tu vida.

Un cuerpo limitado te impedirá tener libertad suficiente para hacer determinadas cosas, por lo que has de mantenerlo en el mejor estado posible para evitar que se presenten problemas que dificulten tu camino hacia tu realización personal.

Dimensión intelectual

Si tu cuerpo es el vehículo, tu cerebro es el GPS y la electrónica que hace posible que el cuerpo se mueva. Disponer y tener la capacidad de adquirir el conocimiento necesario para realizar aquello que deseas y tomar las decisiones apropiadas en tu vida, es esencial.

El aprendizaje es fundamental para poder llegar cada vez más lejos, siendo la falta de educación y de formación en general una enorme barrera. Por eso es fundamental aprender nuevas cosas siempre orientadas con tu propósito vital, y evitar el aprendizaje de otras que puedan limitarte.

Dimensión emocional

Siguiendo con la analogía del coche, las emociones son el motor.

Son las responsables de que te muevas en la dirección correcta, al igual que pueden hacer que te paralices e impedirte que avances como quisieras. Conviene entender que la inteligencia intelectual y la emocional están íntimamente ligadas, pues es tu sistema de creencias el que se va a traducir en emociones que te frenen (miedo) o que te hagan ir hacia adelante.

Esta forma de pensar no es fácil de identificar y de modificar, ya que es herencia de tu entorno sociocultural y familiar. Por eso te recomiendo que cultives tu inteligencia e independencia emocional, porque suele ser la llave para alcanzar la plenitud en tu vida.

Dimensión financiera

Si lo piensas bien, las 3 dimensiones anteriores dependen en gran medida de esta dimensión.

Si hubieras nacido en un país pobre con régimen dictatorial, es muy probable que no hubieras podido viajar o salir de tu país y tu formación probablemente habría sido limitada y muy sesgada.

Piénsalo bien. El dinero es el medio que tienes para satisfacer muchas de tus necesidades.

Pero no sólo eso, también ofrece multitud de oportunidades como el acceso a la salud, a viajar, a la formación. Sin la educación apropiada no podrás desarrollar un talento que te permita ganar dinero a través del mismo.

Considérate afortunado por haber nacido en un país que dispone de la riqueza suficiente para ofrecerte educación, atención médica y en definitiva multitud de oportunidades para desarrollarte de forma plena.

Es por eso que tienes que fomentar tu inteligencia financiera, para disponer de este recurso tan importante en tu vida.

Estos 4 grados de libertad están completamente entrelazados entre sí, por lo que es vital en la educación de todo individuo aprender a alcanzarlos por sí mismo.

Si bien la mayoría de las personas alcanzan de una forma natural la independencia física, la independencia intelectual y la emocional son una consecuencia de tu educación y de tus experiencias personales.

Una adecuada inteligencia en esas dos dimensiones, te permitirá desarrollar el talento necesario para alcanzar la libertad financiera, la cual puede proporcionarte los recursos para solventar limitaciones físicas que puedan aparecer, así como crecer intelectualmente y emocionalmente.

¿Tienes suficiente independencia en las 4 dimensiones de la libertad para vivir de forma plena tu vida?

Te invito a que nos cuentes en los comentarios qué dependencias observas y de qué modo crees que las puedes solucionar.

Photo Credit: Pareja en coche via Shutterstock

The following two tabs change content below.
Álvaro López
Lifestyle coach. Ayudo a profesionales inconformistas con talento a reinventarse para alcanzar el estilo de vida que desean
Álvaro López

Últimos posts de Álvaro López (Ver todos)

Comentarios

  1. Gloria Peralta.G dice

    Buenas tardes Alvaro.
    Considero que la felicidad es una decisión de cada individuo.. Como ha comentado una participante en esta discusión constructiva. Víctor Frankl es un gran ejemplo de ello: encontró sentido en un lugar tan atroz como un campo de concentración. Y lo único que en ese momento tenia era a el mismo y las ganas y motivación de salir de ahí , y se se sintió feliz y de ahí la Logoterapia. Cuando le encuentras sentido a tu vida si lo decides eres feliz. Entiendo lo del dinero, pero una/o puede ser feliz sin tener dinero aunque este te ayuda a comprar medicamentos, comida, ropa, cazados etc. Pero muchas personas en este mundo no tienen dinero y son felices con tres dimensiones. Cada persona como quiere ser feliz de acuerdo a su actitud frente a la vida..
    Gracias por la oportunidad de expresarnos. Saludos afectuosos desde mi República dominicana.

    • dice

      Hola Gloria,
      Estoy de acuerdo que la felicidad es una decisión, el problema es que no somos conscientes del 80% de las cosas quw decidimos 🙂
      En cuanto a Viktor Frankl creo que no es lo mismo encontrar sentido que felicidad, no creo que de pueda ser feliz mientras exterminan a familiares y amigos. El sentido o propósito te lleva a sentir una motivación interna extraordinaria, que ed lo que nos levanta cada día y nos hace sentir realizados, pero creo que no es lo mismo que ser felices.
      Gracias por tu reflexión 🙂

  2. María dice

    No podría dejar de participar en esta discusión, Álvaro! Lo cierto es que como dicen muchos, la felicidad es algo subjetivo, pero también como comentan por aquí es una actitud ante la vida. Y uno puede ser feliz en la discapacidad o infeliz teniéndolo todo (como esos cantantes que se suicidan, por ejemplo, habiendo alcanzado el éxito).

    Coincido con tu idea de plenitud. Cuando nos sentimos plenos, ahí está la felicidad de alguna manera. Lo que pasa es que muchos confunden la felicidad con alegría o éxito o alcanzar determinadas cosas, materiales o inmateriales. Pero la actitud es algo que sí podemos desarrollar, si queremos, claro está. Si no, Víctor Frankl es un gran ejemplo de ello: encontró sentido en un lugar tan atroz como un campo de concentración. Porque lo que nunca nos van a poder quitar es nuestra libertad de elegir cómo enfrentarnos a la vida.

    Para mí la felicidad es decisión de cada uno. Si tengo una tragedia, pasaré un duelo durante un tiempo y lógicamente me sentiré fatal, pero de mi actitud dependerá cómo querré vivir el resto de mi vida. No estoy hablando aquí tampoco de traumas o tragedias que te marcan de por vida. Pero todos conocemos casos de personas que han pasado por un infierno y consiguen vivir con la actitud positiva. Todo es cuestión de las ganas que tiene uno de cambiar y de vivir.

    Para mí, ya desde el punto de vista subjetivo, la felicidad consiste en tener un propósito en la vida, saber quién soy y qué hago en este mundo. Pero éste es mi nivel de conciencia. Cada persona decidirá qué es felicidad para ella.

    • dice

      Muchísimas gracias María por pasarte y dejar tu visión sobre el tema,

      Como siempre, encerrar cuestiones que no son tangibles en palabras lleva a que no todos entendamos lo mismo sobre el mismo término.

      Conozco la obra de Viktor Frankl y la admiro, y soy partícipe de esa idea de que la actitud es fundamental a la hora de dirigir la propia vida.

      Pero discrepo en eso de que “todo es cuestión de las ganas que tenga uno de cambiar y de vivir”. Cuando tienes 40 años, y no has trabajado tu introspección, es fácil que tu subconsciente dirija tu vida, y por muchas se tengan, hay cosas que son sencillas de controlar. Por eso estamos nosotros los coachs y por supuesto los psicólogos trabajando para ayudar, pero esas personas que no tienen libertad económica no pueden permitirse un “acompañante” en ese ansia que tienen por alcanzar la felicidad, y por lo tanto se ven atrapados en un quiero y no puedo.

      En cualquier caso es todo tan subjetivo y sujeto a interpretación que podríamos debatir permanentemente sin alcanzar la verdad. Como decía aquel refrán: “ni al enemigo ni a la verdad se les busca fuera”

      Un fuerte abrazo

  3. dice

    hola Alvaro! estoy de acuerdo lo que comentas en el artículo. pienso que la felicidad es algo subjetivo para cada ser humano. la “felicidad” podría depender varios factores, desde como percibimos los estímulos del exterior,pero también de cómo interiorizamos dichos estímulos y de qué significado le damos cada uno a esas vivencias y porque no pudierad epender de la actitud personal de cada uno. saludos!

    • dice

      Muy de acuerdo con tu comentario Arif,

      La actitud es algo fundamental a la hora de vivir la vida de un modo positivo. De hecho tener o no limitaciones, más que ahí fuera, está en nuestra mente.

      Recuerdo en mi viaje a la vida a gente simple sin estrés con una actitud ante la vida muy alegre y positiva a pesar de las limitaciones económicas que tenían.

      Muchas gracias por tu comentario!

  4. Antonio dice

    Hola Alvaro:

    Bueno, estoy deacuerdo en algunos puntos que comentas, pero no lo estoy del todo en otros. De hecho, me han chocado las primeras lineas del artículo en el que comentas que la felicidad no existe.

    El gran problema de la gente de hoy, es que trata siempre de encuadrar cada cosa en su sitio, es decir, si esto existe o no, si esto va en este grado o en el otro, si esto pertenece a esta rama o a la otra, y así hasta que cuando te das cuenta has desperdiciado gran parte de tu vida en tratar de encuadrar un gran tesoro, sin apenas disfrutar de él.

    Con la felicidad pasa lo mismo. Si existe o no, en realidad no importa. De hecho, siempre he promovido a que aquella persona que diga que no es capaz de encontrar la felicidad, que la fabrique él mismo.

    Porque realmente se puede fabricar, se puede crear y no es tan difícil como parece. Lo malo es que las personas apenas tienen tiempo de estas cosas y cuando le hablas de felicidad a alguien te dice que mejor hablamos en otro momento, que ahora no puede.

    Ser feliz es un tema personal, al igual que muchas otras cosas en la vida, por tanto, tan sólo se puede enseñar a alguien a ser feliz cuando éste comprende su verdadero yo, y transforma su vida en felicidad.

    Eso de que hay que tener ciertas cosas en la vida para ser feliz, es todo ficticio y un tópico muy usado. Todo lo que necesitas lo tienes en tu mente. El cerebro no distingue entre realidad o ficción, por lo que si eres capaz de mentalizarte positivamente, sin duda actuarás de forma positiva, y así con todo.

    Hay gente a la cual le gustaría tener un estilo de vida distinto, y aún así, son tremendamente felices. ¿Por qué? Porque así se mentalizan.

    Te invito a leer este artículo sobre el falso concepto que se tiene hoy en día sobre la felicidad http://www.elexitoenvida.com/2014/11/creer-que-eres-feliz-y-serlo-realmente.html

    Todo está en tu mente, y la felicidad también. No te puedo decir de qué color es mi felicidad, ni lo grande que es, ni lo que mide ni pesa, pero te aseguro que está ahí, porque la he creado yo, y morirá conmigo.

    Por lo demás, un buen artículo.

    Un saludo.

    ANTONIO BARRAGÁN

    • dice

      Buenos días Antonio,

      Me alegra que discrepes y que te haya impactado esa frase en la que digo que “la felicidad no existe”. Precisamente pretendía provocar y creo que lo ha conseguido 🙂

      En cualquier caso, creo que si has leído el artículo al completo habrás visto que a continuación he escrito “por supuesto la felicidad existe pero…” Obviamente esta es mi opinión, y no tiene porqué ser la de nadie más.

      He leído el artículo en tu blog,y aunque estoy completamente de acuerdo con lo que expones, en mi opinión hablas de éxito y no de felicidad. Está muy en la línea de lo que dice Ken Robinson en “El elemento” que sin duda para mi es uno de los libros que deberían de estar en todas las escuelas.

      En este artículo que escribí como invitado en otro blog yo también doy mi particular visión sobre lo que es la felicidad http://www.hanakanjaa.com/2014/09/12/la-formula-de-la-felicidad/

      Como expongo en el mismo y he dicho aquí, para mi la felicidad es algo que se encuadra en momentos de la vida, igual que existen otros de tristeza o pesadumbre.

      Dices en tu post: “Cuando verdaderamente tú alcances la tuya (la felicidad), comprenderás que tampoco nadie podrá competir con ella, ni derrumbarla, ni sobrepasarla, ni yo ni nadie.”
      Me gustaría saber cómo una madre a la que asesinan a su hijo o una chica que es violada puede ser feliz en el periodo de duelo.

      Yo no consigo encontrar la respuesta.

      Obviamente, todo está en el cerebro, muy de acuerdo, y el cerebro es tan complejo que si has sufrido traumas en la infancia o tienes miedos porque la sociedad o la cultura en la que vives te los ha infundado, no vas a entender si quiera qué es lo que te pasa, ni vas a tener herramientas para controlar tu cerebro.

      Como digo en el post que anteriormente he enlazado, estoy bastante en contra de la “venta de felicidad” que habla de que se puede ser feliz como si de comprar leche al supermercado se tratara. No todo el mundo dispone de las mismas circunstancias, pasado, ni recursos, ya no sólo para alcanzar la paz interior (que es a lo que yo entiendo cuando la gente habla de la felicidad), sino para dejar de sufrir por las adversidades de la vida.

      Podríamos debatir largo y tendido sobre el asunto: es lo que tiene hablar de conceptos subjetivos e intangibles que quedan supeditados a la interpretación de cada persona.

      Muchas gracias de nuevo Antonio por abrir este debate, creo que ayuda a que los que están en el otro lado encuentren su “verdad” y no se queden con la que nosotros aquí exponemos.

      Un abrazo sincero

  5. Celia dice

    Trabajo en un centro con discapacitados físicos severos, vamos, que algunos d cabeza para abajo no mueven ni un músculo. Entonces según esto, con su dimensión física tan alterada (también tienen muy alterada la dimensión financiera ya que pocos recursos tienen) ¿no pueden ser felices?

    • dice

      Hola Celia! Gracias por tu pregunta, es verdaderamente buena.

      Evidentemente, es prácticamente imposible alcanzar las 4 dimensiones de la libertad que arriba menciono.

      Tener tan mermada tu “libertad de movimiento” no impide que seas feliz siempre y cuando aceptes tu situación de forma plena ya que el deseo de hacer algo que no puedes ni controlas te ancla en una emoción de frustración y tristeza.

      Existen muchos ejemplos de personas que a pesar de sus limitaciones se han realizado como son el caso de Stephen Hawking o Christy Brown, cuya vida fue llevada a la gran pantalla en la película “Mi pie izquierdo”.

      En mi opinión en problemas de discapacidad, la cuestión es que el enfermo se centre permanentemente en qué puede hacer y no en aquello que le limita para hacer otras cosas. No obstante ese proceso de aceptación no debe ser nada sencillo..

      De todas formas, hay muchos discapacitados emocionales en nuestra sociedad, que a pesar de tener su cuerpo y no son capaces de progresar ni ser felices por econtrarse atrapados en sus miedos.

      Un abrazo!

    • Fernando dice

      Perdona si mi respuesta no es la correcta. Pienso que este articulo corresponde o va directamente escrito a todas aquellas personas que teniendo a su manos las 4 tipos de independencias, y que qun asi no saben encontrar la total plenitud, prefieren vivir en ignorancia toda su vida. Sin embargo personas con algun tipo de empedimento (como las personas con las que trabajas) creo que ellos valoran y explotan en su totalidad las 3 independencias restantes, ellos saben que su independencia fisica no puede ser explotada, pero de ellos dependera si viven en ignorancia total como las personas que pueden poseer estas 4 independencias o aprenderan a vivir con lo que les toco y explotaran las 3 indepencias restantes.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *