Practicar la gratitud: los beneficios de ser agradecido

gratitud

En los últimos meses he recibido algunos regalos que han viajado desde otros países hasta aquí: un collar de Costa Rica, una figurita de Colombia, una pulsera de Ghana, un imán de Lituania, té y curry de Sri Lanka. Cada vez que recibo uno de esos regalos pienso: “Esto viene desde muy lejos, de un sitio que nada tiene que ver con mi vida, con lo que conozco, y esta persona se ha acordado de mí y ha decidido regalármelo…” y entonces me siento inmensamente agradecida, y emocionada… y qué bien me hace sentir esa emoción!

Practica la gratitud

Practicar la gratitud es una de las cosas más fáciles, rápidas, poco costosa y que aporta un gran beneficio tanto a nosotros mismos como a los demás.

Muchas veces creemos que lo que tenemos, lo que somos, la gente que nos rodea, tiene que estar ahí sin más, nos olvidamos de que en realidad es un privilegio. Se nos olvida dar las gracias a los amigos, a la familia por estar ahí. Nos olvidamos de agradecer el poder disfrutar del Sol, de la brisa del mar, del sonido de las olas, de la sonrisa de una compañera del trabajo, de una buena película, de un mensaje de un amigo, etc.

Si a lo largo del día pensamos en todas las pequeñas cosas o gestos que nos han hecho sentir bien, seguro que son muchos más de los que pensamos. Si somos agradecidos es posible que esos pequeños gestos se vuelvan a repetir en nuestra vida.

Como decía antes ser agradecido es muy fácil: una sonrisa, un “gracias”, una pequeña nota o mensaje. Es un esfuerzo muy pequeño en comparación a lo que provoca.

Esto hace saber a la otra persona que sus actos son importantes y que de alguna manera nos ha ayudado con lo que ha hecho o dicho. Recuerda algún gesto o momento en el que alguien te haya agradecido algo, ¿cómo te has sentido? Posiblemente…agradecido! Si, es curioso, pero una de las características de la gratitud es que genera más gratitud! Parece que esta actitud no tiene desperdicio!

Además el ser agradecido nos aporta más beneficios. Los demás te tendrán en alta estima, les agradará estar y relacionarse contigo y valorarán los esfuerzos que hagas por ellos. Mejora la comunicación y tus relaciones con los demás. Te hace sentir mejor persona y valorada por los demás, lo que contribuye a elevar tu autoestima y seguridad en ti mismo. Además al enfocar tu atención en hacer el bien y ser agradecido también mejora tu propio estado de ánimo.

Consejos para practicar la gratitud

1. Presta atención a lo que te rodea, a lo que te pasa cada día que te hace sentir bien, que te aporta emociones positivas y párate a saborearlo y disfrutarlo. Trata de poner el foco en todo lo bueno que te rodea y aprovecha para disfrutar lo máximo posible ese momento.

2. Muchas veces damos por hecho que los demás conocen lo que pensamos y sentimos, pero la realidad es que la otra persona no tiene por qué saber que te sientes agradecido si no se lo dices o demuestras. Agradece de la forma que consideres adecuada o más te apetezca en ese momento, pero que sea de corazón, de verdad, sincera.

3. Cuanto más la prácticas más la automatizarás y terminará por salirte solo, sin tener que pensarlo.

4. Ten en cuenta que los demás no tienen por qué actuar como tú. Es decir, no esperes que todo el mundo te corresponda de la misma forma porque entonces es muy posible que acabes frustrándote. Cada uno es libre de actuar y pensar como quiera. Agradece pero sin esperar nada a cambio, sólo porque te hace sentir bien.

Si aún no lo has hecho empieza a practicar la gratitud y toma nota de los beneficios que te reporta.

Photo Credit: Gratitud via Shutterstock

The following two tabs change content below.
Pilar García
Licenciada en Psicología, especialista en Psicología Social y Clínica con consulta en el centro de Madrid.

Comentarios

  1. dice

    Gratitud es levantarse cada mañana con una sonrisa dando gracias a la vida aunque esta no te sonría. Es compartir con aquellos que en este momento no tengan la misma suerte que tú, es amar a la familia, amigos y no desear el mal a aquellos que te lastiman, es perdonar y perdonarte, es desear un bien material sin tener que pasar por encima de los demás, es estar en paz contigo mismo…

    Un estupendo articulo.

    Saludos

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *