La técnica de los 5 porqués

chica preguntando

La técnica de “los 5 porqués” fue desarrollada por Sakichi Toyoda, fundador de Toyota. El objetivo de esta técnica es encontrar la auténtica explicación que subyace a un determinado problema con el fin de solucionarlo de raíz y evitar que vuelva a producirse en el futuro.

La técnica de los 5 porqués

– Mi coche no arranca (el problema)

1. ¿Por qué? – Está sin batería

2. ¿Por qué? – El alternador no funciona

3. ¿Por qué? – La correa del alternador se ha roto

4. ¿Por qué? – La correa del alternador ha superado su vida útil y aún no la he sustituido

5. ¿Por qué? – No sigo adecuadamente las instrucciones de mantenimiento del vehículo.Este método me ayuda a tomar conciencia de que soy el responsable del problema antes de ponerme a lanzar improperios contra el concesionario o el vehículo.

Normalmente cuando llego al 5º nivel obtengo la verdadera razón que ha originado el problema. Una vez aquí podría seguir profundizando y acabaría preguntándome porqué soy una persona dejada o despistada. Aunque de tanto profundizar también podría caer en el error de culpar a la sociedad, a la educación o incluso a mis propios padres.

A continuación muestro otro ejemplo (ficticio) que podría suceder en mi trabajo:

– Mi jefe no está contento con los catálogos que he creado este año (el problema)

1. ¿Por qué? – Ha habido varios fallos ortográficos en el texto

2. ¿Por qué? – No ha habido tiempo de chequearlos en profundidad

3. ¿Por qué? – Tenían que ser enviados a imprenta con urgencia

4. ¿Por qué? – Había una feria urgente de la cual no me habían informado

5. ¿Por qué? – No he exigido desde el principio del año un calendario detallado con todas las fechas de las ferias.

Una vez más compruebo que la culpa vuelve a ser mía. Puedo caer en la excusa fácil y culpar a la persona que me ha enviado unos textos erróneos o a la falta de coordinación entre las personas que gestionan la asistencia a las ferias.

Y seguro que también tienen algo de culpa. Sin embargo, con el tiempo he aprendido a tomar conciencia que ante cualquier problema que se genere a mi alrededor, siempre tengo la posibilidad de modificar algo que evite su ocurrencia en el futuro. Y eso es algo totalmente independiente de quién sea el responsable.

Lo primero que hacemos cuando surge un problema (principalmente en el mundo laboral) es tratar de encontrar la coartada salvadora que nos exima del mismo.

Buscamos desesperadamente en “la bandeja de elementos enviados” ese e-mail de confirmación que núnca recibió el cliente para poder justificarnos ante nuestro jefe. Cuando lo encontramos experimentamos el alivio del condenado a muerte que ha sido absuelto en su hora final.

¿Y si por un momento hiciésemos exactamente lo contrario? Es decir, ¿y si ante el surgimiento de cualquier problema removiésemos cielo y tierra por averiguar qué es lo que podríamos haber hecho para evitarlo? Como ya he dicho, da igual si la culpa es tuya o no. Seguro que podías haber hecho algo para evitarlo o al menos minimizarlo.

Photo Credit: Chica dudando via Shutterstock

The following two tabs change content below.
Isidro Migallón
Creador y Director de contenidos de Psicocode. Especialista en Marketing Online. Estudiante de Psicología por la UNED. E-mail: info@psicocode.com
Isidro Migallón

Últimos posts de Isidro Migallón (Ver todos)

Comentarios

  1. dice

    Esta es la primera vez que me da por comentar en estos post. Es una buena reflexión. Casi diría de sentido común para aquellos que quieren guiar sus pensamientos a soluciones, y no a problemas. Un elemento que me gusta destacar cuando trabajo no es tanto la “culpa”, sino la “responsabilidad”. La culpa te deja vendido, te imposibilita hacer nada puesto que todo el mal recae sobre uno mismo. Mientras que la responsabilidad, sólo busca la causalidad, además de asumir que ante todo, uno mismo tiene el control de la situación siempre.

    Un mensaje muy valioso. Lo tendré en cuenta. Un saludo y gran trabajo este portal.

  2. Eddy dice

    poes no creo eso echarme la culpa de todo no es nada bueno psicológica mente hablando jamás hago eso¡ soy psiquiatra y la culpa es un sentimiento y un pensamiento, si mi carro es.nuevo para eso están los servicios cada 5000 km. la agencia debe advertirte, para eso pagas los servicios, y si ya es usado debes saber que elegiste un usado y hacerle su chequeo cada cierto tiempo, pero nunca te culpes de nada vale¡ cuídate y no hables tantas tonterías mejor cuenta tamales¡¡¡

  3. Betty dice

    Ok, entiendo el punto, siempre tenemos tenemos algo de responsabilidad en lo que nos sucede, aunque no sea nuestra culpa, o no seamos la causa directa

  4. Jorge dice

    A mí me ocurrió algo similar a este último ejemplo.
    El caso es que yo a principio de año pedí a mi jefe un calendario, pero este me dio largas.
    El haber insistido quizá habría podido tener peores consecuencias que los posteriores fallos por no haberlo tenido.
    Conclusión: todo es cuestión de prioridades, y a veces inexorablemente deberemos improvisar y hacer, sea bien o mal, pero hacer y no siempre es culpa nuestra.

  5. Rosa dice

    ya, pero hay 2 maneras de tomarse estos pensamientos:
    1. mira qué cosa aprendí, que no se volverá a repetir. ahora estoy otro poquito más cerca a ser mejor persona.
    2.otra cosa que cagué. si es que soy un inútil. no soy capaz ni de seguir unas instrucciones básicas.
    Entiendo el punto del ejercicio, pero puede no ser conveniente para todo el mundo.

    • Isidro MigallónIsidro Migallón dice

      Tienes razón en lo que comentas Rosa, pero el punto del ejercicio consiste en aprender a ser un poco más responsables de nuestras acciones y no por ello tener que culparnos o pensar que somos inútiles. Yo puedo tener un error, tomar responsabilidad del mismo y aprender para que no me vuelva a suceder. De todas maneras muchas gracias por tu comentario porque culparnos absolutamente de todo no es bueno ni tampoco es veraz. Un saludo!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *