Enfréntate a tu sapo y aumenta tu productividad

sapo

Siguiendo en la línea de los 4 cuadrantes de la gestión del tiempo, existe una manera alternativa de priorizar nuestro trabajo basada en la idea de que existen 4 tipos de tareas que surgen por la combinación de dos variables.

La primera variable es la motivación que tenemos por realizar la tarea y la segunda es la urgencia o necesidad de realizar dicha tarea.

De esta combinación surgen las 4 tareas siguientes:

1. Aquello que NO QUIERES hacer y NO TIENES que hacer

2. Aquello que NO QUIERES hacer y TIENES que hacer

3. Aquello que QUIERES hacer y NO TIENES que hacer

4. Aquello que QUIERES  hacer y TIENES que hacer

Como habrás podido adivinar, el sapo se esconde detrás del punto número 2. Los sapos se definen como aquellas tareas que NO QUIERES hacer pero TIENES que hacer. Son aquellas tareas que no despiertan en ti la motivación suficiente para llevarlas a cabo y tiendes a procrastinarlas.

En todos los ámbitos de tu vida tienes varios sapos que todavía no has resuelto. Puedes tener sapos pendientes en el trabajo, en los estudios o incluso en el hogar. Dejar un sapo sin resolver puede ser algo más o menos peligroso dependiendo de la urgencia del mismo.

¿Cómo puedo enfrentarme a los sapos?

Dejar a un sapo vivo y merodeando por tu mente es la mejor manera de desviar tu atención e interferir con el resto de tareas que estés realizando. Por esta razón debemos generar la motivación necesaria que nos permita acabar con esos sapos de manera rápida y efectiva.

Personalmente encuentro dos maneras de generar dicha motivación:

1. Quitarle fealdad al sapo:

Consiste en convertir el sapo en algo atractivo y apetecible. Por mucho que mires al sapo con buenos ojos no va a convertirse en un príncipe. Va a seguir siendo un sapo. Por esta razón es necesario asociar el sapo a algo que nos motive, ya sea premiándonos con una recompensa después de haberlo realizado o añadiéndole un estimulante. A continuación ejemplifico con mi experiencia personal:

Sapo + recompensa: Soy un adicto a las series y en época de exámenes es cuando más capítulos veo. Cada vez que acabo de estudiarme un tema (el sapo), me premio con el visionado de algún capítulo.

Sapo + estimulante: Las tareas del hogar son sapos que consumen pocos recursos atencionales. Por esta razón podemos estimularnos con programas de radio o podcasts mientras las realizamos.

2. Convertir el sapo en un hábito

La mejor manera de convertir tu sapo en un hábito es comértelo primero. Esta estrategia consiste en generar el hábito diario de enfrentarte a tu sapo antes que al resto de tareas.

Siguiendo con mi experiencia personal, me encuentro con multitud de sapos a diario en mi trabajo. Cada día, cuando llego a la oficina busco en el correo hasta que encuentro a mi sapo del día. Una vez que lo tengo delante me enfrento a él sin demora. Cuando trabajo de esta manera me siento más productivo y libre de estrés que si hubiera dejado al sapo con vida molestándome con su croar.

¿Y tú cómo te enfrentas a tus sapos?

The following two tabs change content below.
Isidro Migallón
Creador y Director de contenidos de Psicocode. Especialista en Marketing Online. Estudiante de Psicología por la UNED. E-mail: info@psicocode.com
Isidro Migallón

Últimos posts de Isidro Migallón (Ver todos)

Comentarios

  1. dice

    En mi primer año de carrera en la uned me frustraba mucho. Tenia que hacer esquemas, resumenes, dibujos… lo que sea para que me entrara en la cabeza toda esa cantidad de informacion. Como ves mi sapo era bien feo jajjaaj
    Soluciones?
    1. Decidí ir a estudiar en la biblioteca. Así evitaba todas las distracciones del entorno.

    2. Estudiaba durante 1 hora y 15 min y luego me tomaba un cuarto de hora de descanso para pasear, tomar un cafe etc

    Me pasaba todo el día estudiando y de esta manera no se me hacia pesado.

  2. Helena dice

    Hola a todos! la verdad esque me he motivado bastante con este articulo gracias Isidro por los articulos los apuntes y dedicarnos tiempo, yo estoy contigo soy una fanatica de las series y cuando tengo que estudiar que es mi GRAN SAPO me surgen mil cosas que hacer y descubro 20 series nuevas tomare tu ejemplo de recompensarme. un saludo!

  3. dice

    Isidro te sigo desde que nos matriculamos en psicología allá en 2009, te seguía en la página anterior y ahora en esta. Un poco tarde para saludarte y felicitarte por tu página, pero ya sabes, más vale tarde que NUNCA…

  4. María Rodriguez dice

    Hola, yo tengo 2 Super-Sapos, que mas que sapos yo creo que son Dinosaurios…aprender Inglés y bajar 10 kg….¡Uf….lo que me esta suponiendo…! Yo creo..que al final mato el sapo..lo cocino y bajar los KG…no sé si los bajaré…(¿Cuantas calorias tiene el sapo frito…?) pero lo del inglés…a muerte…Saludos a todos.

  5. Sevi dice

    Tengo que renovar la instalación eléctrica de mi casa para poder tener calefacción, y me da una pereeeza!
    Mañana, me parece a mí que toca sapo pa comer!
    Me voy a estimular con Heavy Metal y cuando acabe me voy a fumar una trompeta tamaño trombón de varas! Así sí!! 🙂

  6. Jose dice

    Me parece exelente y como es natural lo voy a poner en práctica, gracias por tu comentario y el trabajo de presentarlo. Sigue así pues me origina grandes espectativas.

  7. pilar dice

    yo tengo muchos sapos pendientes en mi vida,que hacer cuando cuando tienes ALGO pendiente en tu vida y siempre encuentras dificultades?
    estudio y no apruebo,me desmotivo y pienso quizá debería colgar los libros…

    • Sevi dice

      Vete a por tu sapo más gordo! Ese ALGO que comentas, tiene todas las papeletas. Los libros ya los colgarás después del proyecto fin de carrera! 😉

  8. DRAKE dice

    Yo tengo varios casos de sapos:

    1) Hacer tareas domésticas, para ello pongo música que me guste en el ordenador, le subo el volúmen y me pongo a hacer todo lo que tengo que hacer.

    2) Para estudiar me conformo con el alivio que tengo después de “ya falta menos para acabar de estudiar la asignatura” y también como tu dices ver un capítulo de alguna serie.

    3) Si tengo que hacer recados fuera de casa me pongo el mp3 para entretenerme mientras voy de un sitio a otro…

    Y también veo muy eficaz lo de nada más levantarte o llegar al trabajo ponerte con las tareas más odiosas para quitártelas de encima rápido y así no tener que estar pensando constantemente “aún me queda por hacer la cosas esa que tanto me aburre”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *