7 hábitos de las personas ignorantes y cómo no convertirte en una de ellas

personas ignorantes

Siempre que escuchamos la palabra ignorancia o “incultura” pensamos en una carencia de conocimientos, pero si prestamos especial atención a esta última, a su etimología, nos daremos cuenta del vínculo que tiene en el aspecto de la agricultura.

La palabra “inculto”, se refiere a la tierra que no logró que florecieran plantas. Si llevamos este significado al plano personal, nos encontramos con una persona con poco crecimiento intelectual.

Se hace bastante raro para una persona de mente abierta y con conocimientos extensos toparse con un individuo con características totalmente opuestas; empiezan a nacer interrogantes acerca de su personalidad, forma de pensar y su peligrosa resistencia a adquirir nuevos conocimientos o experiencias y permitir que la planta crezca y sea un granito importante en el mundo.

Lo triste de este tipo de personas es que tienen una visión bastante limitada y cerrada del mundo y al negarse una aproximación a la literatura, buen cine o contenido útil, privan sus efectos como motivadores intelectuales. Tristemente se sienten bien en su ignorancia y se basan en la idea de que mientras menos sepan, mayor es la posibilidad de que se sientan cómodos con lo que los rodea.

Los siguientes hábitos nos recuerdan que no tenemos nada que envidiarles. Son ciegos sin lentes que se resisten a mirar lo que hay más allá de sus percepciones:

1. Dedican gran parte de su tiempo libre a ver la televisión

En este punto no quiero dar a entender que ver televisión te hace una persona inculta o ignorante, ya que es un medio en donde puedes encontrar muchas cosas útiles, de información y aprendizaje que te permiten abrir el entendimiento a nuevos panoramas. Por otro lado, también están esos programas mediocres que apuntan a un sector poco crítico, con la intención de solo “divertir” al espectador con imágenes que poco contribuyen al desarrollo humano. Las personas incultas se sientan frente a una pantalla de TV a “comerse” shows de mala calidad y no cuestionan lo que miran, haciéndolos participes de lo que sea que se transmita en la pantalla.

2. Critican aquello que no entienden

Es normal ver como este tipo de personas solo intentan criticar de forma negativa nuevas realidades que se presentan cuando visitan otro lugar, solo por el hecho de que se hace ajeno a lo que conocen. Estos individuos piensan tener la razón en sus palabras y no dan cabida a opiniones que permitan contrastar sus puntos de vista. Un claro ejemplo de esta actitud son las personas que a la religión como un mundo inamovible y suelen tener fundamentos carentes de sentido cuando se ven enfrentados a puntos de vista lógicos.

3. Tratan de convencer al resto de las personas que están por encima de todos, sin importarles nadie

Todas las penurias, dificultades o inconvenientes por la que puedan estar pasando miles de personas no tienen importancia para una persona que no tiene empatía por el prójimo. Ya que creen que sus opiniones y percepción de la realidad es la correcta y sin equivocaciones, estas personas suelen ser el centro de atención y siempre insinúan que su vida se encuentra por encima de la de los demás. Se manifiestan como individuos arrogantes, orgullosos y egoístas.

4. Les encantan un cotilleo

Chismes y más chismes. Justamente en eso basan las personas incultas la mayor parte de su comunicación. Muestran poco interés a una conversación edificadora con intercambio de opiniones, más bien se ven hundidos en un mar de rumores que ellos mismos han creados. Son fanáticos de la creación de historias ajenas para poder criticar personas, juzgarlas o simplemente para tener de qué hablar, porque en una vida donde no existe el conocimiento real, no existe un proceso de desarrollo y aprendizaje que nos sumerja en temas más útiles.

5. Están enganchados a las redes sociales

Se utiliza Internet como herramienta para buscar y ofrecer información de todo tipo: se puede utilizar Internet a modo de gran biblioteca universal, para compartir información sobre gustos y aficiones, para localizar direcciones y un largo etcétera. Es una herramienta muy poderosa con un sinfín de información para aprender y comunicar. Sirve de puente entre millones de personas, culturas, idiomas, personas celebres. Pero su amplitud ofrecen numerosas cosas, y justamente las personas incultas usan esta herramienta, en su mayoría, para ver chistes o chismes en Facebook y YouTube. Desperdician su tiempo en contenido poco útil, en lugar de aprovechar los innumerables recursos que ofrece.

6. Se ríen y se burlan de las personas que son más inteligentes

Este punto está bastante relacionado con los primeros, y es que justamente sus ganas de ser el centro de atención y de pensar que sus opiniones están del lado de lo correcto, los convierte en personas que burlescas de aquellas más inteligentes en muchas áreas. Esto también podría servirles como una forma de autodefensa incluso antes de que exista un ataque porque ellos mismos están conscientes de su mente limitada y optan por demostrarse en otros ámbitos, como el físico en un encuentro a golpes.

7. Se codean con personas que tienen características parecidas

Los humanos somos muy diversos, tenemos gustos e inclinaciones muy diferentes. Unos somos científicos y otros son humanistas, y por instinto nos solemos acercar a esas personas que comparten nuestros gustos, pensamientos y aficiones. Justamente lo mismo pasa con los sujetos incultos, que suelen asociarse con personas del mismo nivel humano.

Las personas incultas están en todas las clases sociales y no se reconocen a simple vista, pero una vez que los detectamos identificando una serie de cualidades, no damos cuenta que nos enfrentamos a una persona con pensamientos muy limitados y que difícilmente podrá cambiar.

Muchas veces lo que puede transformar a un individuo es la magia mística de los libros o una película, pero también debemos comprender que mientras no ataque a otros o juzgue su manera de vivir con un tono violento, tiene todo el derecho de mantenerse lo más desinformado que pueda, porque quizás así, se concentrará en su fantástica felicidad, esa que los intelectuales dejaron ir desde sus primeros años de descubrir el mundo real.

Photo Credit: adolescente via Shutterstock

The following two tabs change content below.
Edith Gomez
Edith Gómez es editora en Gananci, apasionada del marketing digital, especializada en comunicación online. Se niega a irse a la cama cada noche sin haber aprendido algo nuevo. Le inquietan las ideas de negocio y, más aún, aportar una mirada creativa al pequeño mundo en el que vivimos.

Comentarios

  1. Ismael dice

    Chapó! te has sembrado con un artículo contrastado y documentado. Una persona con Asperger cuadraría en ello y no por ello carecería de ignorancia y cultura. Olvidas la condición de Homo demens del ser humano. Espero que no seas psicóloga porque sería para inhabilitarte.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *