¿Cómo ves el mundo? ¿Rosa o Negro?

mundo rosa negro

Los astronautas dicen que nuestro planeta es azul. Un color muy científico y literario. Como nosotros. Que somos personas y personajes. Llenos de miedos y de fantasmas que a veces no nos dejan vivir. A veces nos perturban lo de hacer nuestros sueños realidad, lo de desplegar nuestro potencial y explayar nuestra mejor versión en el mundo. Nos impiden pensar que somos brillantes. Porque… ¿Acaso no eres tú alguien brillante? ¿No eres capaz de hacer cosas maravillosas? ¿Qué distingue a una persona brillante de una que no lo es? Solamente sus pensamientos. Su forma de pensar.

No eres lo que tienes, ni lo que ganas, ni lo que heredaste, ni lo que aparentas, ni lo que deseas, ni el daño que te hicieron un día. Ni lo que dices, ni lo que dicen los demás.

Eres lo que piensas.

Hay muchas formas de pensar. Pero voy a hablar de dos:

El mundo es rosa

Hay una persona que se fija en las cosas buenas de la vida. Ve pequeños detalles, que alguien le sonrió esta mañana en el metro, que el café de hoy tiene un sabor fuera de serie. Acaba la novela que leía y se conmueve con un triste final. Y esa emoción le parece más real y más mágica que la novela. Recuerda una escena íntima con alguna pareja anterior y se sonríe pícara. Se recrea en sus ilusiones. Habla de amor en distintas camas con distintas personas. Sufre ataques de risa. Se da mucha cuenta de que es libre cuando sale de ver una película de esclavos. Abre los brazos bajo la lluvia. Canta.

Queda con amigos y siente que no está sola en el mundo. Sueña. Baila. Y se atreve. A hablar con alguien que le gusta. A besarle. Alguien se queda embobado mirando su risa loca. Mira el mar pensando en sus sueños. Se enamora entregando su alma en una bandeja. Se busca en el silencio. Le brillan los ojos. A veces piensa tonterías. Otras veces piensa en grande. Se visualiza viendo el planeta desde fuera. Gasta su imaginación (la que no se consume se pierde). Piensa en su muerte. Y se entusiasma de seguir viva. Ve una oportunidad en cada día. Duerme la siesta. Hace cosas que le gustan, aunque no sean prácticas.

Disfruta un zumo de naranja. Te sonríe. Anda descalza sobre la hierba. Espera al amanecer como quien espera a su amor. Es una persona que se siente afortunada. Es como si diera las gracias a alguien, a Dios, al universo, a sus padres, no sabe a quién dárselas. Pero se siente agradecida. Para ella la vida es como un milagro. Donde el sol alumbra sus sueños. Donde hay aire para respirar. Hay pan y rosas. Y amigos, amor, árboles, luces, risas, deseos, teatros. El mundo es un lugar maravilloso.

El mundo es negro

Para otra persona la vida es un valle de lágrimas al que ha venido a sufrir. Todo un drama. Tiene el gesto serio en medio de un destino que será inevitablemente horrible. Consistirá en aguantar penas, mentiras, decepciones, desengaños, desamores, cosas injustas, personas malvadas, capullos que le harán la vida imposible, vecinos indeseables que le molestarán. Habrá tráfico cuando vaya al trabajo. Hará mal tiempo. Su jefe será otro capullo.

Cree probable cruzarse con delincuentes, con estafadores. Frunce el ceño. Ve problemas cada mañana. Ve en televisión aviones que caen, barcos que se hunden, ladrones, asesinos, corruptos. Hombres que violan. Y matan. Niños soldados. Torturas. Todas las cosas malas del mundo. Teme enfermedades. Teme lo peor. Teme enloquecer. Se asusta de sus propios pensamientos. Y presencia en su mente que todo se va a pique. Piensa en su dolor como si fuera un personaje de una tragedia de una obra de teatro. Con una forzosa tristeza, porque con tanta condena de crueldad no cabría otra cosa. El mundo es un lugar difícil y peligroso. Negro.

Todo es cierto. Los dos mundos existen. El rosa y el negro. Hay gente que sufre, gente que estalla de felicidad, hay penas, hay playas paradisiacas, hay cosas injustas, hay belleza, hay asesinos, hay amor, hay sueños, hay guerras, hay risas, hay muertes, hay orgasmos, hay psicópatas, hay canciones, hay verdugos, hay libros . Hay de todo. Hay tantos mundos como personas. Cada una vive en el suyo. Y sospecho que la llave maestra es relativizar. Crear algo que se parezca al equilibrio. El poder de nuestra mente es grandioso. Podemos elevarnos o enterrarnos. Cada uno elige. No todo es rosa. Ni negro. Probemos con el azul.

Photo Credit: Businessman via Shutterstock

The following two tabs change content below.
Carmen Calero

Carmen Calero

Psicóloga sanitaria. Email: carmen.vla@hotmail.com

Comentarios

  1. carlos sanchez dice

    Muy interesante necesario y oportuno este escrito en estos tiempos de carreras y luchas que por tener cosas materiales a una mayoría nos hunde en ese mundo oscuro y negro,hay que mirar el mundo rosa sin dejar de ver el azul aunque no sea facil.

    • Carmen CaleroCarmen Calero dice

      Como tú dices, no dejemos que nos hundan en ese mundo oscuro y negro. Y sepamos ver el rosa. Y el azul.Y todos los colores. Gracias por tu comentario Carlos. Saludos!

  2. Rosa Gil dice

    Muy interesante este artículo . El enfoque que le des a tu mundo puede definir tu vida. Lo que también es importante es identificar el enfoque de los que te rodean, que a veces puede influir bastante.

    Felicidades por la página en general.

    • Carmen CaleroCarmen Calero dice

      Así es, el enfoque de los demás también puede influir. Y hay tantos enfoques… negativos, pesimistas, irracionales… No digo que sea fácil el equilibrio. Pero tal como tu has dicho, tu enfoque puede definir tu vida. Muchas gracias por tu comentario Rosa.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *