Cómo ser un madrugador habitual

madrugadora

Llevo un par de semanas levantándome a las 6:45 para ir al gimnasio antes de trabajar. El gimnasio lo abren a las 7:30, asi que tengo el tiempo justo para hacer algo de deporte y llegar al trabajo a las 9.

Tengo la suerte de que el trabajo y el gimnasio se encuentran prácticamente a 10 minutos en coche. Durante varios años he hecho el deporte por la tarde, al salir del trabajo. Sin embargo aunque este año me he convertido en un estudiante, mis días siguen teniendo 24 horas y prefiero emplear las tardes para estudiar, hacer alguna actividad relacionada con el hogar o incluso quedar con algún amigo para tomar una cerveza.

Obviamente si pretendo seguir haciendo deporte tengo que sacar esas horas de algún sitio y el mejor lugar para hacerlo es bien temprano, por la mañana. Sin embargo, madrugar no es tarea fácil, a mi por lo menos me encanta dormir. Levantarte 1 hora antes de lo normal con lo bien que se está en la cama en invierno, requiere una gran fuerza de voluntad.

A continuación te dejo la traducción de uno de los posts más populares de Steve Pavlina. A mi personalmente me ha ayudado bastante para conseguir levantarme temprano. Quizá ahora que empieza el frío puedas poner en práctica alguna de las técnicas necesarias para conseguir madrugar. Espero que te guste.

Cómo convertirte en un madrugador habitual

¿Las personas madrugadoras nacen o se hacen? En mi caso, definitivamente me hice. Cuando tenía 20 años nunca me acostaba antes de las 12 de la noche, como consecuencia me despertaba muy tarde y no conseguía coger el ritmo del día hasta media tarde.

Sin embargo, después de un tiempo no podía seguir ignorando la correlación existente entre madrugar y el éxito. En algunas ocasiones hacía un gran esfuerzo y conseguía madrugar. Al hacerlo descubría que mi productividad aumentaba, no sólo por la mañana, sino que se mantenía constante a lo largo de todo el día. Además me inundaba una agradable sensación de bienestar.

Siempre he sido una persona proactiva y en ese momento tomé la firme decisión de convertirme en un madrugador habitual inmediatamente. Sin perder más tiempo programé la alarma para que sonara a las 5 de la mañana … y volví a despertarme a las 12.

Lo volví a intentar muchas veces más cada mañana sin llegar a obtener grandes resultados. Llegué a pensar que quizá había nacido sin el gen de madrugar. En cuanto el despertador comenzaba a sonar, lo primero que hacía era apagarlo y volverme a dormir.

Pasaron varios años en los que tuve prácticamente avances nulos en mis nuevos intentos de madrugar. Entonces un día decidí investigar un poco más sobre el tema y descubrí que estaba enfocando el problema de manera equivocada y por eso razón los resultados no llegaban. Es muy difícil convertirse en un madrugador habitual utilizando la estrategia equivocada, sin embargo con la estrategia correcta es es algo muy sencillo.

La estrategia equivocada

La estrategia errónea más extendida es la siguiente: Tú asumes que si te quieres levantar temprano tendrás que acostarte antes. Entonces calculas cuántas horas de sueño duermes cada noche y las adaptas a tu nuevo horario. Si te acostabas a las 12 y te levantabas a las 8 (8 horas de sueño), ahora tendrás que acostarte a las 10 para levantarte a las 6. Suena bastante lógico ¿verdad? Sin embargo esta estrategia casi siempre fracasa.

Dos corrientes de pensamiento

Existen dos corrientes de pensamiento relacionadas con los patrones de sueño. La primera de ellas sostiene que tienes que acostarte y levantarte a la misma hora cada día. A priori este pensamiento parece algo bastante práctico para las sociedades modernas en las que necesitamos horarios predecibles que nos garanticen el descanso.

La segunda corriente mantiene que debes escuchar las necesidades de tu cuerpo y acostarte cuando estés cansado y no levantarte hasta que de manera natural te despiertes. Esta corriente está basada en la biología. Nuestros cuerpos saben cuánto descanso necesitamos, por lo tanto debemos escucharlos.

A través del método de ensayo/error descubrí que ambas corrientes están equivocadas si lo que buscas es convertirte en una persona más productiva. Aquí está el porqué:

Mi descubrimiento

Si siempre duermes un número X de horas, muchas veces te acostarás sin tener el sueño suficiente. Si te lleva más de 5 minutos dormirte cada noche, eso quiere decir que no tienes suficiente sueño. Estás perdiendo el tiempo tumbado en la cama sin dormir. Otro problema es asumir que necesitas las mismas horas de sueño cada noche. Esto es falso. Tus necesidades de sueño varían de un día a otro.

Si duermes basándote en lo que tu cuerpo te dicta, probablemente estés durmiendo más de lo que necesitas (desde 10 a 15 horas semanales – el equivalente a un día entero). Además tus mañanas serán menos predecibles al despertarte a horas distintas cada día, por no hablar de los problemas laborales que surgirían.

La solución óptima para mi ha sido combinar las dos corrientes. Es algo muy sencillo. Muchos madrugadores habituales lo hacen incluso sin ser conscientes de ello. Sin embargo para mi supuso romper una barrera mental muy resistente. La solución es irme a la cama cuando tengo sueño (y sólo cuando tengo sueño) y programar la alarma siempre a una hora fija (7 días a la semana). Por lo tanto siempre me levanto a la misma hora (a las 6 en mi caso) pero me acuesto a horas distintas cada noche.

Me acuesto sólo cuando tengo demasiado sueño para estar levantado. Si no puedo leer más de 1 o 2 páginas de un libro sin que se me cierren los ojos, es hora de dormir. La mayor parte de las veces que me acuesto, caigo dormido antes de que pasen 3 minutos. Me tumbo, me pongo cómodo y enseguida me duermo.

Algunas veces me voy a la cama a las 9:30, otras veces permanezco levantado hasta las 12. Aunque la mayoría de las veces suele ser entre las 10 y las 11. Si no tengo sueño, me quedo levantado hasta que mis ojos no aguantan más. Leer es una actividad excelente para invertir estos momentos ya que se hace muy obvio cuando estás demasiado cansado para seguir leyendo.

Cuando mi despertador suena cada mañana lo apago, me estiro durante un par de segundos y automáticamente me levanto. No pienso en ello. Con la práctica he aprendido que cuanto más tiempo tarde en levantarme más probabilidades habrán de que vuelva a quedarme dormido. Por lo tanto no me permito tener conversaciones interiores conmigo mismo sobre los beneficios de volver a dormirme tras apagar el despertador.

Después de varios días utilizando este enfoque descubrí que mis patrones de sueño oscilaban con su propio ritmo natural. Si un día dormía poco, automáticamente me entraría sueño antes y por lo tanto obtendría más horas de sueño al día siguiente. Si por el contrario me sobraba la energía, dormiría menos. Mi cuerpo conocía el momento oportuno para dejarme KO porque sabía perfectamente que al día siguiente me levantaría siempre a la misma hora, y esa hora no era negociable.

Con este enfoque dormía una media de 90 minutos menos cada noche y sin embargo me notaba mucho más descansado que antes. Dormía prácticamente el 100% del tiempo que estaba en la cama.

He leído que muchas personas que padecen insomnio se acuestan cuando no tienen sueño. Si no tienes sueño y te cuesta dormirte rápidamente, levántate y permanece despierto un rato. Resístete al sueño hasta que tu cuerpo comience a liberar las hormonas que te roban la consciencia.

Si te vas a la cama cuando estés lo suficientemente somnoliento y te levantas siempre a la misma hora, curarás tu insomnio. La primera noche estarás despierto hasta tarde pero acabarás quedándote dormido. Posiblemente al día siguiente te sientas más cansado de lo normal tras haber dormido pocas horas y además haber madrugado. Sin embargo, el día pasará y al sentirte más cansado te acostarás antes la segunda noche. Tras varios días siguiendo esta dinámica, acabarás estableciendo tu propio patrón de sueño.

Por lo tanto, si quieres convertirte en un madrugador habitual (o simplemente tener un mayor control sobre tus patrones de sueño), entonces intenta esto: Acuéstate sólo cuando tengas demasiado sueño para seguir despierto y levántate a la misma hora cada mañana.

Photo Credit: madrugadora via shutterstock

The following two tabs change content below.
Isidro Migallón
Creador y Director de contenidos de Psicocode. Especialista en Marketing Online. Estudiante de Psicología por la UNED. E-mail: info@psicocode.com
Isidro Migallón

Últimos posts de Isidro Migallón (Ver todos)

Comentarios

  1. Esperanza dice

    Muy interesante este artículo. He llegado a él ahora que estoy organizándome para compaginar trabajo, deporte y estudio.
    Siempre he tenido problemas con los horarios de sueño, pues de manera natural tiendo a acostarme en la madrugada y levantarme sobre las 9-10. Algunos días durmiendo más y otros menos, pero la hora de despertar era la misma.
    Me ha sorprendido ver que de manera autónoma logré aprender a madrugar siguiendo el mismo sistema que se expone en este artículo. Primero fue incorporar los fines de semana a la rutina del despertador, luego adelantar la hora poco a poco, hasta llegar a las 6:30 entre semana y las 7 en fin de semana, a no ser que haya trasnochado y me permita dormir hasta las 9-10.
    La duda me surge a la hora de acostarme, ya que tengo una especie de crisis de sueño a las 9-10 y si no me acuesto entonces, me desvelo hasta la 1-2 y pierdo unas horas de sueño que luego pueden llevar al traste todo el trabajo hecho para transformar una trasnochadora en madrugadora.

  2. Rafael Aguilar dice

    Me identifiqué con muchos de los puntos. Yo también soy un madrugador habitual, pero igualmente lo soy por decisión y no por naturaleza. Comencé cuando tenía 17 años, y recuerdo que en ocasiones llegaba a irme a la cama antes de las 10 y no conseguía conciliar al sueño hasta la 1, con lo que lo único que lograba era pasar 3 horas de desesperación sin poder dormir y al día siguiente estar igual de cansado que de costumbre al tener que levantarme diaramente a las 6.

    Esa es, de hecho, la falla que encuentro en el método sugerido por Pavlina: el objetivo de adoptar hábitos correctos de sueño es descansar adecuadamente y tener energía todos los días, pero haciendo lo que él recomienda se consigue descansar unos días sí y unos días no, dependiendo de lo que el caprichoso cuerpo dicte. Sin embargo, el trabajo y la escuela exigen cumplir de la misma manera diariamente, y no hay nada peor que encontrarse en uno de esos días en los que no se durmió bien pero hay que trabajar de todas maneras.

    En mi caso, tras un tiempo pasando por esta situación sin estar satisfecho, decidí que no podía seguir viviendo en la incertidumbre de si este día dormiría bien o no, y opté por tomar el control sobre mis horas de sueño recurriendo a una solución externa: pastillas de melatonina. Como sabe cualquiera que tenga algo de conocimiento sobre el cuerpo humano, la melatonina es la hormona inductora del sueño que la glándula pineal produce naturalmente para regular los ciclos de descanso; por lo tanto, es natural, no tiene efectos secundarios y no genera adicción.

    Llevo tomándola de forma espaciada desde hace varios años con excelentes resultados. Solo la tomo en aquellos días en los que debo dormir temprano pero no tengo sueño, usualmente una hora antes de ir a la cama, y en dosis de 2 a 5 mg dependiendo de mi nivel de energía. Aunque sé que los estudios sobre su efectividad varían, para mí ha sido la panacea que necesitaba para regular mis ciclos de sueño y ultimadamente mantener mi productividad a un alto nivel todos los días.

    Recomiendo que acudan con su médico y se informen sobre los beneficios de la melatonina, y espero puedan obenter los mismos resultados que yo disfrutando de una vida de sueño reparador todas las noches.

  3. Jesús dice

    Me has borrado el comentario anterior, pero lo vuelvo a poner. Este artículo es un plagio de: http://www.stevepavlina.com/blog/2005/05/how-to-become-an-early-riser/

    Aunque Steve Pavlina permite la copia de sus artículos en http://www.stevepavlina.com/blog/2010/12/releasing-my-copyrights/ como ves en la sección de “Attribution” indica lo siguiente:

    “If you do give attribution, I’d appreciate it if you’d include a link to my blog or mention the URL http://www.StevePavlina.com. Partly this is so that people can find the full body of my work, including my latest creations, all in one place. And they can connect with the awesome community here too.”

    Me parece muy feo, lo primero que te atribuyas como propio este “descubrimiento” que no es tal, lo has leído en este blog y debido a su éxito has querido emularlo en el tuyo y segundo que borres mi comentario anterior indicándote de manera bastante respetuosa que esto es una copia del verdadero autor e ideólogo de lo que aquí expones, que no es otro de Steve Pavlina.

    Espero que seas coherente y al menos mantengas este comentario para no tratar a tus lectores como tontos y que sepan perfectamente de dónde salen las ideas que leen.

    • Isidro Migallón dice

      Hola Jesús, no te había borrado el comentario. Creo que al poner tanto enlace automáticamente lo ha bloqueado, pero como puedes ver te lo acabo de desbloquear. Eres la segunda persona que me dice lo de Steve Pavlina y como verás, en el cuarto párrafo explico detalladamente de quién es el artículo y enlazo a la fuente original. Además, esto no lo he añadido al ver tu queja sino que lo escribí tal cual en el momento de publicar el post hace ya 5 años. Es importante leer los posts detenidamente antes de quejarnos o dejar acusaciones.

      Un saludo

  4. DianaP dice

    Hola! Me ha gustado mucho este artículo y es que yo empecé a hacer algo así cuando me quedé sin empleo.
    Pasé una temporada muy dura. No tenía motivos para levantarme por las mañanas, seguro que si hay alguien leyendo que se haya visto en la misma situación lo entenderá perfectamente.
    Pero cambié el chip y empecé a obligarme a levantarme todas las mañanas a las 8:00, desayunar, hacer algo de ejercicio en casa, hacer algún cursillo por Internet o distraerme en la biblio, cocinar…
    Las rutinas son necesarias para muchas cosas y es totalmente cierto que motivarse para madrugar, aunque no tengas la necesidad, hace que el día cunda más y te sientas mejor.
    Ahora tengo un trabajo de horarios bastante caóticos, pero igualmente intento ser constante con la hora de levantarme.

    Muchas gracias por el artículo y… ¡a madrugar!

    • vianey dice

      Excelente recomendación, yo desde muy pequeña tengo dificultades para levantarme temprano. En la actualidad tengo clase a las 7:00 am y el 90% llegó tarde, mi fuerza de voluntad se impone unos días pero luego recaigo, por lo regular echo la culpa a mi rituna diaria ya que salgo temprano y regreso a las 10:00 pm a casa. No sabía que hacer para superar esto, pero cuando leí tú publicación me brillaron los ojitos. Lo pondré en práctica, muchas gracias! Saludos!

  5. Paloma dice

    Hola, soy estudiante de Psicología y me parece que el artículo esta bien planteado pero tengo una duda. Las personas con insomnio ademas de esta técnica ¿necesitan fármacos? ¿O alguna otra técnica complementaria?

    Un saludo

  6. Enrique dice

    Muy bueno el articulo y el analisis!

    Yo he vivido personalmente esta situacion al encontrar un trabajo en el que la jornada comenzaba a las 6:30 de la mañana, y teniendo un habito de estudio / trabajo por la noche……imagina!

    Pues intente aplicar las teorias erroneas y descubri, que a fin de cuenta mi rendimiento de estudio en mi casa era optimo entre las 19:00 y las 01:00, siendo casi imposible poder dormir antes……eso si a las 5 y media en pie obligatoriamente…….

    Así pue, empecé a conjugar una especie de mix en el que depues de trabajar y comer, me “echaba una siesta” durante una parte de la tarde, dejando que mi cuerpo descansara…….y asi al levantarme por la tarde mi rendimiento aumentaba mucho, a la vez que podia seguir levantandome a la misma hora y acostandome segun mi necesidad!!

    Un saludo!

  7. Cristina dice

    ¡Buenas tardes! Me ha parecido un artículo muy interesante. Y creo que me va a servir de gran ayuda. Pero me surge una gran duda… ¿¿¿Cómo consigo levantarme de la cama??? He probado de todo. Tu hablas de madrugadores natos, pues yo creo que soy una perezosa nata. Soy incapaz de levantarme de la cama a la hora que tengo que levantarme. He intentado irme a la cama más pronto, esperarme hasta caerme de sueño para meterme en la cama, poner el despertador 30 minutos antes de la hora, a adelantar el reloj hasta 15 minutos… Y da igual, por h o por b siempre me levanto tarde y por lo tanto llego tarde. ¿Qué podría hacer?
    Gracias

  8. Susana dice

    Buenas noches, desde hace bastantes años me cuesta dormir y mi sueño es lcomo yo lo llamo “ligero”, me despierto con cualquier ruido …, voy a probar tu propuesta. Me levanto todos los días a las 6:30 horas, pero no hago caso a las señales de sueño, no decido dormir cuando mi cabeza me lo pide, … , prestare atención a ver que pasa. Pase lo que pase, después de un par de mese, volveré a comunicarme.
    Un saludo.
    Gracias pr tu blog.

  9. Cecilia dice

    Hola!! la verdad el articulo esta buenisimooo!! lo pondre en practica hoy mismo. En 66 días te cuento…
    Saludos desde Uruguay,
    Cecilia.

  10. DavidTP dice

    Me gustó mucho el artículo y la verdad es que yo tengo un descontrol del sueño enorme. Intento madrugar todos los días, pero por mucho que me planeo hacerlo, cada mañana que me levanto todas las promesas de la noche anterior me dan absolutamente igual. Es como si me levantara con el ánimo deprimido. Es verdad que me cuesta acostarme y por la mañana estoy hecho polvo, de ahí quizá la desgana. Algo que no se ha comentado es que hacer para las personas que no tienen obligaciones por la mañana, como es mi caso. Yo estoy estudiando psicología de forma no presencial y obligarme a levantarme temprano me resulta horroroso porque no hay una movitación extrínseca que me lo imponga. Me resulta tedioso autoexigirme madrugar en estas circunstancias. No obstante, gracias por el artículo, meditaré sobre el tema y me impondré una rutina de sueño mas responsable e intentaré ser mas exigente conmigo mismo.

    Saludos a todos y ánimo

  11. patricia dice

    hola isidro!! me encanto este articulo!! me cuesta demasiado levantarme temprano porque me fascina dormir jaja, sin duda alguna lo pondre en practica hoy mismo!!! muchas gracias por todo lo que publicas me ha servido de mucho!! saludos y muchos exitos!!

  12. dice

    Hola, interesante tema. Yo como muchos me cuesta mucho levantarme, ya que me duermo muy noche, y aun cuando pongo el despertador no funcionaba muy bien, ya que lo apagaba y me volvia a dormir, hasta que se me ocurrio poner el despertador lejos de la cama, donde me tengo que levantar y caminar para apagarlo; desde entonces ya levantada ya no me vuelvo a acostar y santo remedio. Saludos

  13. Mika dice

    Mi problema es que llevo unos meses sin trabajar, prácticamente no tengo ninguna actividad,algún día a la semana ayudo a mi pareja en su trabajo. Intento mantenerme el tiempo ocupado,voy a clases de ballet,leo lo máximo posible..y las tareas de la casa. En septiembre quiero apuntarme al curso de Uned para acceso a la universidad para mayores de 25años,para hacer Psicología. La pregunta es:como puedo madrugar si no tengo porque hacerlo? Como matar el tiempo antes de que el me mate a mi?
    Me he bajado casi todos los resúmenes del grado de psicología(de echo en uno de ellos aparecía el nombre de esta web) estoy intentando leer lo que mas me llama la atención aunque también aparece el problema,me cuesta persistir.
    Gracias por esta web tan maravillosa y por tu tiempo,por compartirlo con todos nosotros. Un abrazo

  14. Aldeanos dice

    Como Se Debe Hacer Si Estamos Hablando De Una Manera De Controlar El Sueño Que Se Debería Hacer Para Esas Personas Incluyéndome Que Hacen Deporte Estudian y Permanecen Su Tiempo Completo Hasta El Tope y Solo Pueden Descansar Dos Horas Como Hacer Para Que Su Cerebro No Debilite Gracias Saludos.

  15. José Antonio Torres dice

    Gracias por tu artículo Isidro. Soy un dormilón que me levanto sobre mediodía e incluso a la hora de comer, cuando madrugo me encuentro mejor. Intentaré seguir tus consejos.

  16. alma dice

    interesantes sus temas, me gusta la forma sencilla de tratar-los, y para “madrugar2 creo que España lo conoce poco esta forma de vivir……….aqui he aprendido como se puede dormir hasta despues de las 10……jaja….Me volveré en mis formas anteriores de realizar el dia y madrugar- me resulta más productiva. un saludo

  17. miriam dice

    Hola! Estoy estudiando psicología, y buscando unos apuntes he encontrado esto de casualidad, y me ha encantado! Lo pondré en práctica hoy mismo 🙂
    Ya ves la hora a la que estoy escribiendo el mensaje, no soy capaz de dormir y despertar a la hora que quisiera, asi que por mucho sueño que tenga mañana, seguiré tus pasos 🙂

    Un saludo y gracias por el artículo!

  18. Eve dice

    MUY BUENO LO INTENTARE Y ESPERO TENER EXITO PORQUE SOY UNA DORMILONA SIEMPRE ME DESVELO Y ME ENCANTA PARARME TARDE PERO COMO BIEN LO DICES ESO NO ES NADA PRODUCTIVO

    SALUDOS

  19. ABRAHAM SÁNCHEZ FERRER dice

    Hola. Gracias por la web. Me ha gustado, y la he añadido a favoritos. Te seguiré. Mi problema es que una semana trabajo de mañana (me levanto a las 5) y la otra de tarde (trabajo hasta las 23,30 de la noche). Tengo problemas para dormir, sobre todo el domingo de cambio de turno, y cuando trabajo de tarde me levanto tardísimo. ¿Qué patrón seguirías tú? Porque levantarme a las 5 todos los días… He pensado en levantarme una semana a las 5 y la otra a las 7 u 8. Un cordial saludo.

    • nestor dice

      Abraham, tengo el mismo problema ya que trabajo con turnos rotativos hace ya 21 años, al principio me costaba y mucho ya que tambien trabajaba los fines de semana. pero ya desde hace unos pocos años decidí no hacerlo mas, sí me pierdo de algunas hs extras que muy bien me vendrian, pero las gano en salud mental. despertarme a las 4:45 para entrar antes de las 6am, me cuesta bastante. cuando trabajo de tarde, de 14 a 22. llego a casa a las 23 casi, y agradesco a la telev. x cable y a internet por existir porque llego a casa con todas las luces y energías y ya no hay nadie para conversar asique me acuesto casi amaneciendo a veces y despues el horario de trabajar de noche, es muy comodo, solo que dormir de día no es lo mismo, siento que no se descanza igual.
      de todas maneras el hecho de no trabajar los fines de semana, hacen que pueda reprogramarme para la semana siguiente.. y no cuesta tanto, aunque no sea lo mismo!. espero entiendas.
      saludos

  20. Inma dice

    Hola Isidro, gracias por tu artículo, me ha parecido muy interesnte y lo pondré en práctica lo antes posible.
    Te agradecería cómo hacer si yo trabajo por la noche siempre, una noche sí y otra no. ¿El resto de los días hago lo que tú dices?

    Suelo dormir por la mañana cuando llego a casa, después de dar unas cuantas vueltas por la casa(me llegan las 12)y me levanto sobre las 2 (con hambre), luego me echo un ratito de siesta que es imposible perdonar.De hecho cuando salgo de excursión lo paso fatal ese momento de la siesta.¿Cómo puedo llevar una disciplina lo más coherente posible?

    Muchas gracias por tu ayuda.

    Saludos

    • Isidro MigallónIsidro Migallón dice

      jajaja…Inma me pones en un aprieto! Con ese horario a mi me resultaría casi imposible madrugar de manera habitual. De todas maneras debes de tener en cuenta que madrugar tiene sentido si trabajas por la mañana, con el fin de hacer alguna actividad (por ejemplo estudiar o hacer deporte) antes de trabajar. Pero si tú trabajas de noche, puedes hacer esas actividades por la tarde. Un saludo!

  21. fernando dice

    Hola, me gusto mucho tu articulo, pero hay algo en que realmente no se habla y es cuando llegan los fines de semana y ahi es distinto.
    Me encantaria leer un articulo hablando sobre esos viernes en los que tienes algun cumpleaños, fiesta de conocidos y llegar tarde a casa.
    Como manejas esos dias en los que sabes que te autoexiges despertarte 6 am como expusiste en tu casa?
    Muchas gracias, son excelentes cada uno de tus articulos!
    Espero tu respuesta
    Fernando

    • Isidro MigallónIsidro Migallón dice

      Personalmente el fin de semana no me lo tomo de manera tan estricta. Aunque lo que sí intento es dormir el mismo número de horas, es decir, si entre semana me acuesto (por ponerte un ejemplo) a las 11 y me despierto a las 6, he dormido 7 horas. Si luego llega el fin de semana y me acuesto a las 2 o las 3 una noche de manera excepcional, intentaré no levantarme más tarde de las 9 o las 10. Un saludo!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *