Ciclos de sueño alternativos

Ciclos de sueño

Ciclo Monofásico

La mayoría de nosotros pensamos que sólo existe una forma de dormir: Nos vamos a la cama por la noche durante un intervalo de 6 a 8 horas, después nos levantamos y permanecemos despiertos alrededor de 16 horas. Cuando llega la noche volvemos a repetir el proceso. Este ciclo recibe el nombre de “sueño monofásico”  y tan sólo es 1 de los 5 ciclos de sueño que han sido practicados a lo largo de la historia por el ser humano. Las otras 4 formas de dormir reciben el nombre de “ciclos polifásicos” debido a las múltiples veces que tienes que echarte una siesta a lo largo del día.


Te preguntarás cómo es posible todo esto y si realmente es bueno para la salud. La ciencia que se esconde detrás de la teoría explica que lo más importante de cada ciclo es la fase de sueño REM. Dicho a groso modo, es en dicha fase donde nuestro cerebro realmente descansa y se recupera.

Si nos regimos por un ciclo monofásico (como es mi caso y probablemente el tuyo) tardamos de 45 a 75 minutos cada noche en llegar a la fase REM. Sin embargo, si cambiamos a un ciclo de sueño polifásico, nuestro cuerpo entrará en la fase REM inmediatamente sin necesidad de esperar esos 45-75 minutos que comentaba antes.

Como consecuencia nuestro cerebro logra descansar y recuperarse durante prácticamente el 100% del tiempo que permanece dormido. A continuación trataré de explicar cada una de las 4 formas de sueño polifásico conocidas:

Ciclos de sueño alternativos: UBERMAN

Consiste en pequeñas siestas de 20-30 minutos cada 4 horas. En total son 6 siestas al día con un cómputo total de tiempo dormido diario de 2 a 3 horas.

Las personas que practican este ciclo sostienen que es uno de los más eficientes. Proporciona un gran nivel de energía al despertar y además favorece la aparición de sueños lúcidos. Como contrapartida tiene un horario muy estricto que, en caso de no cumplirlo, nos hará sentir terriblemente cansados y bajos de energía.

La primera vez que tuve conocimiento de este ciclo fue leyendo a Steve Pavlina. Este bloguero estuvo practicando el ciclo Uberman 5 meses. Durante todo ese tiempo narraba a diario en su blog todas sus experiencias. Finalmente tomó la decisión de volver al sueño monofásico por la única razón de coincidir con el ciclo de su mujer e hijos.

Si no tienes problemas con el inglés y tienes curiosidad por conocer la experiencia de Pavlina, puedes leer sus artículos sobre el sueño polifásico aquí

Ciclos de sueño alternativos: EVERYMAN

Consiste en una siesta larga acompañada de 3 siestas cortas a lo largo del día. Puede haber dos variaciones:

A) 1 siesta larga de 3 horas + 3 siestas cortas de 20 minutos – Tiempo dormido diario: 4 horas

B) 1 siesta larga de 1,5 horas + 4/5 siestas cortas de 20 minutos – Tiempo dormido diario: 3-4 horas

El ciclo Everyman es más sencillo de programar que el ciclo Uberman ya que proporciona mayor flexibilidad en los horarios de nuestras siestas y además nos permite “saltarnos” alguna siesta cuando nos sea imposible tomarla.

Ciclos de sueño alternativos: DYMAXION

Consiste en siestas de 30 minutos cada 6 horas. Se trata del ciclo más extremo de todos ya que sólo proporciona 2 horas de sueño al día.

Ciclos de sueño alternativos: BIFÁSICO

Este ciclo es el más fácil de comprender. Se trata simplemente de dormir de 4 a 5 horas por la noche y luego echarnos una siesta después de comer de 1,5 a 2 horas para recuperar la falta de sueño nocturno. Muchos de nosotros, sobre todo en época de exámenes, practicamos inconscientemente el ciclo bifásico.

A nadie se le escapará que con los horarios laborales que tenemos resulta casi imposible practicar los ciclos polifásicos. La mayor parte de los testimonios que he leído provienen de personas que trabajan por su cuenta, jubilados o freelance. Si además tienes cargas familiares la cosa se complica. Las personas que practican los ciclos polifásicos buscan disponer de más horas al día para desempeñar las tareas que llevan entre manos y ser más productivos. Tengo que reconocer que siento cierta curiosidad por practicar alguno de estos ciclos pero hasta ahora me ha resultado imposible.

Photo Credit: Chica durmiendo via Shutterstock

The following two tabs change content below.
Isidro Migallón
Creador y Director de contenidos de Psicocode. Especialista en Marketing Online. Estudiante de Psicología por la UNED. E-mail: info@psicocode.com
Isidro Migallón

Últimos posts de Isidro Migallón (Ver todos)

Comentarios

  1. dice

    Desde el punto de vista neurobiológico, solo veo factibles el monofásico y el bifásico para que se generen todas las hormonas y neurotransmisores que restauran el organismo, que para eso sirve el sueño, para consolidad la memoria y restaurar y recuperar el equilibrio del sistema nervioso. No es para que descanse el cuerpo, para eso no hace falta dormir.

    • Jesica dice

      Totalmente de acuerdo, nuestro reloj biológico marca el ritmo para la regeneración celular que sólo se hace durmiendo y de noche, en la fase I. Personalmente yo trabajo de noches y ni durmiendo a horas intercaladas recupero, sólo noto esa recuperación y descanso cuando duermo las noches libres.

  2. dice

    Yo sin saberlo estoy en el monofasico normalmente y cuando estoy en periodos de exámenes y de mucho trabajo en el ciclo bifasico. Que interesante articulo, no sabia que había otras cuatro formas de sueño y que ademas no son perjudiciales. 🙂

  3. Yyor dice

    Cuando yo iba al instituto inconscientemente utilizaba el ciclo bifásico que acabó por quemarme un poco, la verdad, mucha falta de sueño durante mucho tiempo (Meses, casi un año entero…)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *