Amortiguando golpes con sentido del humor

sentido del humor

Una vez me dijeron: “Ríete, ríete hasta que te lo creas, porque nada es tan importante”

La manera con la que encajamos las circunstancias vitales es determinante para nuestra manera de sentir. En una misma situación, podemos ver tantas reacciones como personas existen. Hay gente que se ahoga en un vaso de agua y dramatiza sobre casi cualquier percance que le ocurre y otros que se ríen a carcajadas de casi todo, incluso de las adversidades.

Este último tipo de persona, es aquella que es consciente de que nada en el mundo tiene tanta importancia como a veces queremos darle, ni siquiera la muerte…pues es algo natural, que nos ocurrirá a todos, antes o después.

Es cierto que no siempre procede el reírnos, pues hay momentos en los que la mejor alternativa es mantener la seriedad para no herir a otros o simplemente porque la situación no despierta esa reacción, y evidentemente hay emociones negativas que han de ser expresadas, pero también es cierto que regodearnos en el dolor o en lo negativo no va a solucionar ningún problema.

Quejándonos, poniéndonos ansiosos o deprimiéndonos, lo único que conseguimos es bloquearnos. Sin embargo, la calma y el sentido del humor promueven la creatividad y la búsqueda de soluciones, además de hacernos ver que muchas veces no hay lógica en nuestra forma de interpretar el mundo.

Está demostrado que el sentido del humor y la risa son un gran bálsamo frente a las preocupaciones o los problemas, ya que es incompatible con la ansiedad y en general, nos aleja de las emociones negativas, ayudándonos a encarar los problemas con una actitud más sana.

Los problemas no van a desaparecer porque nosotros nos pongamos nerviosos, nuestra actitud catastrofista no tiene utilidad alguna y usar algo que no es útil, y que incluso, puede agravar el problema, no es muy lógico. Por lo tanto, si voy a tener problemas y adversidades independientemente de la reacción que yo elija tener, mejor tener una actitud positiva que amortigüe un poco, o mucho, mi sufrimiento.

En psicología cognitiva existe una técnica muy relacionada con el sentido del humor que se llama “reducción al absurdo”. Se utiliza para desmontar aquellas creencias irracionales que muchas personas mantienen a pesar de su falta de racionalidad y que además generan un malestar intenso e inútil.

Consiste en llevar al extremo aquellos pensamientos o creencias irracionales de la persona para que se de cuenta de la falta de lógica y de la absurdez de mantenerlos.

De esta manera, la persona se da cuenta de que está haciendo exageraciones sobre la realidad o bien que está dramatizando demasiado, pero es una técnica que hay que llevar a cabo con mucha cautela, para no caer en malinterpretaciones por parte del paciente, pues puede pensar que lo estamos ridiculizando. Por lo tanto, el establecimiento de una buena alianza terapéutica es esencial para practicar esta técnica.

Otra técnica que podemos llevar a cabo para aminorar el impacto emocional de nuestras adversidades, es imaginar que somos los protagonistas de una historia de humor, de una viñeta o un cómic y reírnos de todo lo que nos está pasando. Para empezar, porque las adversidades son normales en nuestra vida y hay que aceptarlas, y por otro lado, porque realmente nada es tan terrible como tendemos a pensar y cuando pasen unos años nos estaremos riendo de esto que hoy nos ocurre…entonces, ¿por qué no empezar a reírnos ahora?

Photo Credit: Puño con muelle via Shutterstock

The following two tabs change content below.
Alicia Escaño
Licenciada en psicología por la UMA, máster en terapia de conducta y salud por la UNED.
Alicia Escaño

Últimos posts de Alicia Escaño (Ver todos)

Comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *