7 claves para descubrir si estás preparado para cambiar

preparado para cambiar

Llevas años leyendo libros, visitando diariamente blogs de desarrollo y motivación, te haces propósitos del año nuevo para hacer más deporte y alimentarte mejor, estás tratando de meditar un poco cada día… pero no llegas a ver cambios de verdad en tu vida, parece que no avanzas, que te has quedado estancado y desmotivado con todo este mundillo del desarrollo personal y bienestar.

No te estoy contando nada nuevo: ésta ha sido la tónica de mi vida. Hace poco, en una conversación con un amigo que practica activamente el yoga y lleva varios años meditando, le pregunté cuál era la fórmula, cómo conseguir esa fuerza de voluntad para meditar todos los días, respirar de forma consciente, hacer ejercicio, en definitiva: estar más motivada.

Mi amigo es muy sabio y me transmitió una idea muy simple. Hay 3 formas de cambiar algo en tu vida, me dijo:

  • A través de la iluminación (cosa que les pasa a unos pocos).
  • A través de un esfuerzo consciente: el estudio y la perseverancia (no me apetece hacer algo, pero estudio esa materia, y además me esfuerzo activamente en realizarla diariamente).
  • A través del sufrimiento (me pongo enfermo o tengo un problema muy grave en mi vida y no me queda más remedio que cambiar).

Dado que la vía de la iluminación está reservada para los privilegiados, resulta que si no escoges la vía de la perseverancia, es posible que te toque cambiar por la vía del sufrimiento. Tú eliges. Una idea muy simple que me dio mucho que pensar.

Aunque también es posible que no te suceda ninguna de las 3 cosas mencionadas arriba y te quedes exactamente donde te encuentras ahora. Tal vez en el fondo tu vida actual, por mucho que esto te pese, te satisface, aunque no sea la vida ideal que hubieras querido tener. Porque el cambio cuesta y mucho.

Si te sientes un poco como yo y crees que hay algo en ti que se resiste al cambio, a pesar de saber de forma consciente que cambiar sería muy positivo para ti, te invito a leer estas reflexiones que tal vez te hagan darte cuenta de si realmente estás preparado para el cambio.

1. El cambio supone realizar un profundo trabajo de introspección.

Cuando inicias un proceso de coaching, por ejemplo, en las primeras semanas tienes que enfrentarte a ti mismo, a tus debilidades, tus creencias, tus miedos. No todos están dispuestos a pagar el precio del cambio ni preparados para dar un paso al interior de uno mismo. Puedes encontrarte con algo que no esperabas o que negabas que estuviera dentro de ti.

Cuando estuve formándome como Coach, tuve que probar toda la metodología en mis propias carnes. Recuerdo un ejercicio muy potente que realizamos como tarea: Diario Emocional. Se trataba de transcribir durante 10 días todas nuestras emociones, pequeñas o grandes, y, entre otras cosas, ver cuáles predominaban en nuestro día a día.

Al hacer este ejercicio me llevé una verdadera sorpresa: resultaba que yo, una chica pacífica y amable con todo el mundo, estaba llena de ira que no conseguía expulsar. Darme cuenta de que algo como la ira (uno de mis contravalores) era parte de mi vida diaria me había dolido y me hacía sentir mal conmigo misma, pero era un paso necesario para iniciar un proceso de cambio de verdad.

Plantéate: ¿estás dispuesto a enfrentarte a tus emociones ocultas, a mirarle a los ojos a la verdad o puede que sea esto lo que te frena?

2. Cambiar supondrá trabajar de forma activa tus emociones ocultas.

No sólo habrás tenido que conocer tus miedos, emociones o creencias arraigadas, sino entender de dónde provienen, qué causas tienen y trabajarlas para que dejen de hacerte daño. En realidad, te estás enfrentando a tu dolor, a lo que está bajo la superficie, mientras que por fuera te sientes cómodo, todo está en calma y en apariencia no te está dando problemas. ¿Para qué remover los traumas y los dolores del pasado?

Es verdad que sacar nuestras emociones más profundas a la luz y tratar de entenderlas o de cambiarlas es duro, pero es un paso necesario si realmente quieres cambiar. Si lo que pretendes es ignorar tus sentimientos y esperar que el cambio aparecerá en tu vida, probablemente éste no llegará o no será duradero.

A mí siempre me ha costado muchísimo ponerme a meditar, a pesar de que siempre he sabido que era necesario e importante para mi crecimiento como persona. Cuando me quedaba sin pensamientos, sin ideas, sentía mi vacío y trataba de huir de él a través de cualquier actividad que no fuera quedarme en silencio, quedarme quieta. Poco a poco entendí que uno de mis miedos era el miedo al vacío y la única forma de enfrentarme a ese miedo era experimentándolo.

La gran pregunta es: ¿estás dispuesto a revivir y pasar por momentos dolorosos emocionalmente?

3. Cambiar te obligará a dejar tu zona de confort.

Una de nuestras mayores resistencias al cambio es el miedo a abandonar nuestra queridísima y trillada zona de confort. Tendrás que dejar de ser tú, el tú de antes, y empezar a realizar acciones totalmente nuevas para ti, diferentes, exponerte, vivir de forma activa tu cambio real.

Imagínate que te toca hablar en público y que tu mayor miedo es el miedo al rechazo. Cuando decides cambiar, sabes que tendrás que pasar por situaciones incómodas, situaciones que tratas de evitar a toda costa. Pero el verdadero cambio está en precisamente eso: ir a por esas situaciones, buscarlas, provocarlas casi. Da vértigo, ¿verdad?

En mi profesión como Coach también me enfrento al mismo miedo de siempre: miedo a hablar en público. Recuerdo mi primera vez hablando delante de 30 personas en mi primera charla-taller. Había estado preparando con muchísimo mimo el evento y por fin había llegado el día clave: no tenía manera de aplazarlo, ahí estaba delante de personas dispuestas a escucharme. La chica tímida y callada de antes tuvo que dar paso a una nueva mujer. No me quedó más remedio que ser mi nueva yo, pensar de una manera diferente: yo puedo, soy valiente, confío en mí.

4. El cambio no se va a producir enseguida.

Y esto te hará muchas veces replantearte tu situación, querer tirar la toalla. Si después de todo lo que me cuesta, no veo resultados, ¿qué sentido tiene seguir haciéndolo?, ¿qué pasa si hoy lo dejo? Nos pasa a todos. La desmotivación asoma por la puerta. Nos trata de reconducir a nuestro pasado, augurándonos comodidad, tranquilidad, seguridad.

Pero si lo dejas a medias, volver al punto de partida no va a ser fácil. Es como ir al gimnasio: has empezado con mucha ilusión la primera semana, yendo casi todos los días; en la segunda has flaqueado un par de días; en la tercera tuviste demasiados contratiempos para poder ir más que el domingo; y en la última semana tienes tanta pereza que decides dejarlo. Si total: no notas cambios realmente visibles en tu cuerpo.

El secreto está en seguir haciéndolo, incluso si notas que no hay avance, simplemente convertirlo en tu rutina, y darte un plazo: los resultados llegarán, aunque al principio no los veas. La cuestión es: ¿tendrás suficiente paciencia y motivación para seguir esforzándote?

5. Tu cambio afectará también a tu entorno.

El cambio puede influir en tu relación de pareja, familia o a nivel laboral. Puede que no todos estén de acuerdo con lo que haces, porque no querrán perder a la persona que siempre has sido. Tendrás que ser fuerte y saber lidiar con nuevas situaciones que se van a dar cuando inicies un proceso de cambio en tu vida. Algunos —casi siempre con la mejor de las intenciones— te aconsejarán incluso que no lo hagas, haciendo hincapié en las cosas que podrías perder.

Cuando decidí dejar de trabajar para otros y empezar mi carrera como Coach, llegué a escuchar todo tipo de consejos bienintencionados. Gente cercana o no tan cercana me disuadían de lanzarme a la aventura de emprender, dándome ejemplos de personas que han fracasado.

También me ocurrió cuando tomé la decisión de irme a vivir al extranjero. Mi familia no quería verme tan lejos y ponían en entredicho que me fuera bien en un nuevo país.

La solución es ser lo suficientemente fuerte y tratar de salir de un entorno que no aprueba tus decisiones. Rodearse de gente adecuada y que te apoya es la clave.

6. El cambio puede influir también en tus prioridades vitales.

Cambiar es en realidad pasar de una situación a otra, de una manera de pensar a otra, de una forma de ser a otra. Y cambiar algo importante en tu vida, puede cambiar también tu escala de valores, necesidades… puede que cambies tu manera de ver la vida. Y esto no sólo afectará a los demás, sino especialmente a ti mismo. La idea que tenías de ti y del mundo ha cambiado en parte. ¿Estás dispuesto a convertirte en una persona nueva y a vivir una nueva vida?

Si eras una persona dependiente en tus relaciones, de repente descubres que no necesitas sólo a tu pareja para ser feliz, y empiezas a vivir más en consonancia con tus propias necesidades, a realizar aquellas actividades que antes no te atrevías a hacer, a descubrir nuevos hobbies, hacer nuevos amigos, etc.

Puede que cambie también tu escala de valores: de querer ayudar a los demás y ponerles en primer lugar, es posible que ahora te pares a pensar en ti mismo. Algunos pueden incluso llegar a tacharte de egoísta.

En los últimos 5 años mi vida sufrió cambios importantes a varios niveles y mi escala de valores cambió. Yo siempre había puesto en primer lugar a otros, especialmente a mi familia, y mis necesidades en segundo lugar. Durante años pensé que mi trabajo no era una prioridad en mi vida, sino una manera de sostenerme y llegar a fin de mes.

Ahora veo la vida de una manera completamente nueva: me preocupo por mí misma en primer lugar, porque sólo si estoy bien, puedo ayudar a otros. El trabajo ahora para mí es esencial: es la forma de autorrealizarme como persona. Soy una nueva persona y me siento orgullosa de ello.

7. Un cambio importante en tu vida puede desencadenar nuevos cambios a otros niveles.

Una de las causas que más nos inquieta a la hora de cambiar es la gestión de las posibles consecuencias que tendría nuestra vida tras el cambio.

Puede que deseemos muchísimo un cambio en una determinada área de nuestra vida, como por ejemplo trabajar por cuenta propia o dejar un trabajo que nos amarga. Pero si intuimos las dificultades a las que nos vamos a enfrentar después, podemos convertirnos en nuestros primeros saboteadores.

Un ejemplo muy simple: ser autónomo te puede dar más libertad, pero al mismo tiempo supondrá mayor responsabilidad. Serás tú quien tendrá que tomar tus propias decisiones y gestionar tu empresa. Y si te equivocas, no podrás echarle la culpa al jefe o al gobierno. Has sido tú quien ha decidido cambiar.

O tal vez resolver tu relación de pareja signifique tener que dejarla y no estás preparado para estar solo, porque es tu mayor miedo. Así que te sabotearás todo lo que puedas, dejando tu problema inicial sin solución y preguntándote qué haces mal.

Por ello, plantéate: ¿cómo podría cambiar tu vida a otros niveles si decides realizar esos cambios deseados? ¿Hay algo que pierdes? ¿Estarías dispuesto a asumir las consecuencias?

Conclusiones

Si deseas fervientemente cambiar, si llevas tiempo tratándolo pero nunca llega el momento o la cosa no funciona por ningún lado, sé sincero contigo mismo, pregúntate: ¿estoy dispuesto a cambiar?, ¿a pagar el precio?, ¿cuál es mi mayor miedo?, ¿qué excusas están detrás de mi indecisión?, ¿qué es lo que no quiero ver en estos momentos?

Si descubres el bloqueo y decides cambiar tu situación, ¡enhorabuena! Pero si aún sientes que no estás del todo preparado y que hay otras cuestiones que atender antes de iniciar un cambio en tu vida, no pasa nada. Tal vez ahora no sea el momento más adecuado para ti.

Lo importante es detectar lo que te frena y dejar de sentirte culpable por no alcanzar todos tus objetivos. Es posible que tengas que resolver otros asuntos antes. Enfócate en ellos y date tu tiempo. Recuerda que todos tenemos nuestro propio ritmo de crecimiento y transformación.

Photo Credit: Mujer superwoman via Shutterstock

The following two tabs change content below.
Maria Mikhailova
Life&Career Coach. Escribo sobre autoestima y autorrealización. Ayudo a las personas a reinventarse para descubrir su pasión y realizarse profesionalmente.
Maria Mikhailova

Últimos posts de Maria Mikhailova (Ver todos)

Comentarios

  1. •Sandra dice

    Uno de los mejores post que he leído relacionados al cambio .. super claro y directo. Con las pautas exactas que debemos seguir para alcanzar nuestra transformación. Felicitaciones! Soy de Guayaquil – Ecuador!

  2. Gio dice

    Hola tu escrito, Llego a mi en el tiempo indicado pues tengo una intensa necesitdad de cambio. Asi que manos a la obra Por que estoy dispuesta a perderlo todo. Y enfrentar Mis miedos.

  3. alexandra dice

    Wow! Me he sentido demasiado identificada con lo que escribiste… me siento igual… quiero hacer nuevos cambios en mi vida y tengo los mismos temores que tu tuviste en cierto momento Gracias!! Me llegaron tus palabras al alma…

  4. dice

    En estos momentos en los que desde diferentes plataformas se alienta quizá de una forma irreflexiva al cambio, a dejarlo todo alegremente y dar un giro total en la vida, es de agradecer un artículo tan completo, que ofrece un análisis pormenorizado de los factores a tener en cuenta antes de iniciar dicho proceso. Una mirada madura e inteligente y sin embargo optimista. Gracias, María!

    • María dice

      Gracias por tus palabras, Alicia. Tienes razón: parece que deberíamos cambiar todos y de forma casi radical. Sí, el cambio es necesario, pero si no lo conseguimos, nos sentimos frustrados y eso lleva al sentimiento de culpa. Yo muchas veces me he sentido así, pensando que algo iba mal en mí, hasta que me di cuenta de que todos tenemos nuestro propio proceso de crecimiento. No es necesario ni siempre es posible cambiar, y menos de la noche a la mañana. Hay muchas cosas detrás o dentro de cada uno que nos impiden o nos dificultan el cambio. La cuestión es aceptarnos y poco a poco ir tomando pequeñas acciones, sin obsesionarnos por los resultados, que es lo que la mayoría peor llevamos. Queremos resultados ya y esto es muchas veces contraproducente. Disfrutemos del proceso, aceptemos nuestras limitaciones y demos pequeños pasos…

  5. Deva dice

    María, entre ambas polaridades , hay grados.Hay personas que como tu dices , quieren darle un sentido transcendente a la vida y un impulso fuerte hacia la excelencia como persona y no se conforman con crecer , divertirse , reproducirse y morir .Pero también hoy en día ,precisamente por la crisis , mucha gente se plante un cambio , pero no deja de ser , un seguir a la corriente. El inconsciente colectivo está revuelto y la masa reacciona , pero sin producirse auténticos cambios a título personal.Es seguir la corriente igualmente , antes desde la total despreocupación y ahora desde la crispación .Pero sin ahondar sinceramente en las causas del antes y del ahora.La crisis sistémica continuará hasta el 2024 y el estilo de vida anterior a la crisis no volverá , por mucho que algunos se empeñen en volver a los ” buenos tiempos ” y esa es la cuestión , algunas no asumen los cambios o si llegan que sean para volver a ser todo como antes.Por supuesto que hay bichos raros , tal vez los mas indiferentes ante todo lo que está pasando .

    • María dice

      Hola Deva. Muy interesante lo que comentas del inconsciente colectivo. Efectivamente, estamos en un momento de grandes cambios y no hay vuelta atrás. Al final incluso los que se resisten al cambio, acabarán por cambiar, porque la vida nos empuja a ello. El tema laboral por ejemplo cambiará muchísimo de aquí a 10 años, por lo menos. La tecnología y la globalización hará que muchos trabajos dejarán de existir como los conocemos hoy (sólo hay que pensar en los drones).

  6. Deva dice

    Interesante el artículo. Desde mi experiencia personal ,tanto sobre mi vida como la de gente cercana a mi , observé , que hay vidas bastante cómodas de vivir , sin grandes sufrimientos ,un tanto ” planas ” , ese tipo de gente , mas que cambios lo que buscan es un poco de “emoción” o de ” aventura”en sus vidas , y piensan que la moda new age , o el último método de moda de lo que sea ,profesión de moda ,etc.se lo va a traer.Este tipo de personas abundan , como el hombre masa de Ortega y Gaset
    En el otro extremo , están algunas personas , con una vida desde el principio , como una montaña rusa , con mucho sufrimiento de diferentes tipos , dentro de este grupo , dependiendo de si hay una motivación fuerte hacia la excelancia y si hay una buena materia prima genética , a base de un esfuerzo incentivado por el deseo de no querer seguir esa vida de sufrimiento , al mismo tiempo hay un gusto por la tranquilidad y rutina porque sus vidas ya son bastante impredecible de por si , lo que lleva a una práctica de lo que sea en el retiro con respecto a ciertos hábitos mundanos , y la tranquilidad , que a su vez , lo llevan a la iluminación.
    Es como cualquier otra cosa en la vida , en parte se nace , y en parte se hace.

    • María dice

      Muy interesante tu observación, Deva. Es cierto lo que dices: hay un tipo de personas que viven una vida que yo llamo normal: estudian, trabajan, se casan, compran una casa, tienen hijos, etc. Luego tienen sus hobbies y se van de vacaciones en verano. Algunos buscan cosas llenas de emoción o novedad. En realidad es la gran mayoría de personas que conozco. Por eso cuando estás en medio de todos ellos, eres la rara, no sigues el mismo patrón. En mi caso no puedo decir que mi vida haya estado plagada de mucho sufrimiento pero nunca he querido llevar una vida sin más, haciendo lo que la gran mayoría hace. Tal vez por eso me he encontrado con mis propias dificultades, casi creadas por mí y eso ha sido un motor de crecimiento y búsqueda interior. Creo que está en la mano de todos hacerlo, sólo que algunos se acomodan o creen que no están tan mal. Luego llegan las crisis y ahí muchas veces comienza el cambio. Pero respeto el camino de cada uno. Hay personas que necesitan cambiar y sienten que la vida sirve para algo más, mientras que los hay que están a gusto (o creen estarlo) y esto es muy respetable. Yo presiento que mi vida estará llena de búsqueda, de preguntas y respuestas, de dificultades nuevas y retos nuevos y eso me hace sentir viva. La vida es mucho más interesante así 😉 aunque también muchas veces incómoda.

  7. María dice

    Muchas gracias, Pau. Intento transmitir lo que siento, lo que he vivido y sigo viviendo. No somos máquinas perfectas siempre dispuestas a cambiar, a estar mejor, motivados las 24 horas del día. Aceptar que somos humanos y podemos equivocarnos, y sobre todo aprender de ahí es para mí una clave imprescindible para ser más felices. No me gusta vender secretos de éxito, porque no hay secretos en esta vida: veo la vida como aprendizaje, como superación paulatina, y quiero disfrutar del camino. En el último año he aprendido la gran importancia de mis fracasos y ahora me es más fácil avanzar, porque sé que necesito equivocarme para encontrarme al final del camino, o más bien, durante el mismo. Gracias por tus palabras 🙂 En mi blog personal puedes leer más artículos que publico todas las semanas.

  8. Pablo Baldi dice

    Gracias por el tono del articulo! Derrama comprnsion y amor….no todos lo hacen….me pareces una gran profesional…quisiera seguir leyendo tus articulos! Muchas gracias!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *