Cómo convivir felizmente con tu ego

ego

Algunas veces nuestro Ego nos puede jugar malas pasadas. Sin apenas darnos cuenta toma el control de algunas situaciones en nuestras vidas y nos crea conflictos totalmente innecesarios.

Aprende a convivir con tu ego sin que este te perjudique en tu vida y en tus relaciones con los demás.

¿Qué es el Ego?

Llamamos Ego a la instancia psíquica a través de la cual la persona se reconoce como “yo” y es consciente de su propia identidad. Es la instancia que maneja nuestros pensamientos, recuerdos, percepciones y sentimientos conscientes.

“Todo lo que te sucede lo mides según tu ego”.

¿Cómo se nos presenta nuestro Ego?

Se nos presenta en esa vocecita interior que muchas veces sale al exterior y que generalmente empieza la frase diciendo “YO….”

Esa vocecita que, algunas veces, escuchas decir:

“(YO) Puedo hacerlo. Lo voy a hacer” (EGO positivo)

Y otra sin embargo, te dice lo contrario:

“Me rindo (YO) no voy a ser capaz” (EGO negativo), o

“este tío que se ha creído, no tiene ni idea de lo que está hablando, (YO sí lo sé)”

Nuestro Ego puede ser en un determinado momento nuestro mejor amigo y segundos después el peor de nuestros enemigos.

Es el que organiza nuestras ideas y experiencias y nos da sentido de identidad.

Cuando tienes a tu Ego como aliado… Todo es perfecto.

Tu ego te motivará, te ayudará y dará fuerzas para superarte, para progresar, para conseguir aquello que deseas…

Es el Ego el que hace que un atleta de élite consiga su medalla de oro, a pesar del esfuerzo, sudor y lágrimas que supone para él/ella

Este le repetirá una y otra vez: “(YO) voy a lograrlo”

Sin embargo, cuando tienes a tu Ego como enemigo no te permitirá ser feliz.

A nuestro ego le encanta tener todo bajo control y suele aparecer su lado oscuro cuando nos sentimos amenazados, no aceptados o criticados. En estos casos solemos responder de forma irascible, vengativa, orgullosa, incluso violenta.

El Ego se va autoconstruyendo a través de la adquisición de los conocimientos, creencias, hábitos y experiencias que tenemos a lo largo de nuestras vidas. A partir de todo esto, el Ego crea tu mapa de la realidad y te hace creer que todo lo que sucede a tu alrededor es una realidad objetiva. Cuando lo cierto es que está cargada de subjetividad.

Todo esto puede hacernos creer que tenemos la verdad absoluta en muchas ocasiones, que las cosas se han de hacer como nosotros decimos, que la opinión de los demás no es acertada y la nuestra sí.

En este contexto, podemos decir que las personas que viven dominadas por el ego están engañadas, se creen superiores y no ven la realidad.

ego

¿Quién decide que tú tienes la razón en una discusión?… Tu Ego

De hecho, me atrevería a decir que nuestro ego es el culpable de todos y cada uno de los conflictos que tenemos. (Entendido conflicto como enfrentamientos, luchas, enemistad).

El problema con el Ego empieza cuando esa vocecita toma el control de nuestras vidas y te hace creer que él eres tú.

De nosotros dependerá que dejemos que nuestro ego trabaje a nuestro favor o en nuestra contra

¿CÓMO?… Tomando conciencia de él cuando aparece.

Según el investigador, Iván Durán Garlick, autor del libro “El Ego”:

“la mente de una persona con poca autoconciencia es un hotel cinco estrellas para el ego”.

Así que esto es lo primero que debemos hacer:

Tomar conciencia cuando este aparece,

Presta atención e intenta detectar cuándo aparece en escena tu Ego y este intenta tomar el control.

Una pista!!!… Cada vez que te escuches diciendo “YO….” lo más probable es que tu Ego haya salido a escena.

Por ejemplo, en una discusión.

Cuando te encuentres inmerso en una discusión empeñado en demostrar que tú tienes razón… es tu Ego el que está tomando las riendas…

Cuando se trata de tener razón el Ego aparece en su máxima expresión.

¿Qué hacer entonces?

Lo primero es tomar conciencia de que ha aparecido a escena y ser tú el que decida si vas a dejar que domine la situación o no.

“Somos tan limitados, que creemos siempre tener razón” (Goethe)

Tomar esa decisión una vez que hayas detectado cuando aparece tu Ego es sencillo, solo pregúntate:

¿Va a ser positivo para mí dejar que mi Ego tome el control? ¿Me beneficia esa actitud o me perjudica?

Si la respuesta es que no es positivo… Simplemente no permitas que tome el control…

Así de sencillo!… la decisión es solo tuya, tu eres la única persona que puedes hacerlo callar.

Tu Ego es importante en tu vida… pero tu felicidad mucho más, ¿no crees?

Photo Credit: Ego via Shutterstock

The following two tabs change content below.
Nuria Andreu
Coach. Experta en Inteligencia Emocional. Formadora en habilidades socio-emocionales. Facilitadora en Técnicas de Liberación Emocional (EFT) y PNL, y especialista en Educación consciente y Mindfulness. Autora del libro: “EmoEduca-les”
Nuria Andreu

Últimos posts de Nuria Andreu (Ver todos)

Comentarios

  1. dice

    Interesante. El ego nos acompaña siempre, así que resulta beneficioso para nosotros mismos utilizarlo de manera positiva. Ser consciente de él, de cuándo aparece, y ser así capaces de gestionarlo adecuadamente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *